Costa Rica: Aprender cómo aprender

40144058_10214790373025434_5153162166160850944_o

Querid@s amig@s y colegas del VIII Curso Internacional de Futsal en Costa Rica, que ha organizado mi amigo Carlos Sotela en la Ciudad de San José, es cierto que la vida a veces te hace regalos, por ejemplo, dibujarte una sonrisa para que quede prendida en tu memoria; y que así te ayude a re-vivir en el futuro recuerdos de las imágenes e instantes compartidos que quedaron prendidos nos sólo en la retina sino beyond, lo mismo ha ocurrido con los momentos que pasé estos días felices con todos vosotros. Me habéis obsequiado con el privilegio de vuestra amistad, sorprendido como se hace con un niño y enseñado como al alumno más necesitado.

Gracias Carlos por “la que has organizado de nuevo y van 3 veces” :-))) Imposible haber vivido esto sin ti, sigue en ello, es un fantástico programa formativo estos cursos. Ojalá se repita mucha más veces. Y gracias a todos los demás participantes y amigosque aunque nos hemos conocido menos, porque el tiempo y las posibilidades son finitas, ya formáis parte de la historia de días tan especiales. Estaremos en contacto on line y ojalá podamos volver a repetir juntos otro curso en un futuro no muy lejano. Gracias por haber sido tan generosos con este amateur al que regalasteis vuestro conocimiento y vuestro apreciado tiempo.

GRACIAS POR TODO ELLO !!! He sido feliz. Os echaré de menos…

¡¡¡ ABRAZOS FUERTES !!!

Permitirme que resuma algunos de los conocimientos que he tratado de comunicar para mejorar el aprendizaje de los entrenadores. Nuestro cerebro ama la rutina. Debemos aprender nuevas cosas, debemos aprender a aprender, pero sobretodo a desaprender. La gran lucha, la lucha más compleja.

El nuevo rol que todos debemos asumir es el de eterno APRENDIZ que implica:

  • Asumir que lo que sabemos debe ser cambiado
  • Reconocimiento de nuestra ignorancia frente lo nuevo
  • La ilusión por hacernos preguntas
  • Una férrea voluntad por volver a comenzar

Tener la humildad de aprender siempre y la valentía de saber compartirlo. Cuantas más preguntas te hagas más ideas tienes. Sin preguntas no hay ideas. Sin ideas no hay creatividad. Sin creatividad no hay innovación.

Desde mi punto de vista el gran problema que tenemos en la formación es que hemos uniformado los cursos de entrenadores: mismos títulos, mismos estudios, mismo tipo de profesores… Falta diversidad. La uniformidad es el mayor peligro para la creatividad.”

Pensar lo nuevo es pensar de nuevo. Lo nuevo no es el cambio, sino su velocidad. (“el principio del pensamiento se halla en el desacuerdo no solo con los demás, sino también con nosotros mismos”).

En este contexto, preparar a las nuevas generaciones de entrenadores o jugadores para el futuro es enseñarles a “aprender cómo aprender”. Se trata de lograr el dominio de los valores del aprendizaje. Es una competencia clave que parte del autoconocimiento (tener conciencia de cómo aprendemos cada uno de nosotros) y se transforma en una actitud hacia el aprendizaje por medio de la cual podemos aprender de qué y de quiénes nos rodean, dando lugar a estrategias y habilidades que permitan adquirir conocimientos nuevos, relacionarlos con los previos y construir un nuevo conocimiento.

Involucra generar una actitud de curiosidad permanente.

De las escuelas de FSbase no debería salirse sabido sino sabiendo aprender, porque lo que hoy es válido tal vez mañana no. Sin un buen desarrollo de la metacognición (lo que sabemos de lo que sabemos y lo que sabemos de como llegar a saber más) viviremos anclados en el pasado, por tanto, deberíamos desarrollar el sentido critico, el trabajo cooperativo, el manejo de sus emociones, la función ejecutiva, … a nuestros jóvenes jugadores

Es tan importante saber cómo aprendemos y cómo aprenden los demás… Tipos de aprendizaje:

La imagen puede contener: texto

Comentamos y discutimos que el mejor libro de táctica es aprender de los jugadores como ellos son, cómo el equipo está y puede llegar a ser, sin modelos, sin pré-conceptos o conceptos cerrados. Tarea simple pero difícil. La labor del entrenador es la del ceramista que moldea la figura en función de la calidad del barro que trabaja. (“es muy importante saber escuchar y tener confianza en los jugadores, sin perder la autoridad. Ellos se dan cuenta de si el entrenador les escucha. Además hay que recordar que no es lo mismo enseñar que conseguir que se aprenda”.

Horst Wein explicaba “Aprender a jugar a fútbol es muy similar a aprender cualquier idioma: es fácil aprender o memorizar alguna palabra al igual que es fácil en el fútbol memorizar un gesto técnico, por ejemplo, un pase o tiro a portería, pero es difícil fundir todo eso (las palabras o los gestos técnicos) en algo de una esencia superior (es decir, saber formar frases o jugar al fútbol)”.

Es por ello que el “objetivo” del aprendizaje de cualquier conjunto de tareas en el entrenamientos es conseguir que los jugadores aprendan las competencias que les permitan enseñarse a sí mismos el contenido y la comprensión, es decir, autorregular su aprendizaje. (Aprendizaje visible).

A͎P͎R͎E͎N͎D͎E͎R͎ no va unido, necesariamente, a que otro te enseñe, pero sí está íntimamente ligado a que alguien te entusiasme y te motive. El aprendizaje debe tender a que seamos capaces de aprender por nosotros mismos o hagamos ser capaces de ello a otros.

Las habilidades cognitivas que tanto valoramos (creatividad, pensamiento crítico, resolución de problemas…) no se desarrollan en el vacío. Se apoyan en los conocimientos. Pero deben ser conocimientos significativos: conectados, coherentes, que se comprenden y se pueden transferir al juego.

“Con un buen profesor, los alumnos aprenden a aprender, no a memorizar y a obedecer”, Tom Crean

El objetivo (en ataque) es conseguir gol. Todo está al servicio de ello: los sistemas, los conceptos, la distribución espacial, el ritmo de juego, el quinteto en pista… si en un momento dado hay oportunidad de chut fácil se acabó el cuento. La metes, y a volver a defender.

“Si no tienes ningún defensor delante no has de tomar ninguna decisión. La toma de decisiones también es un fundamento”, Chris Oliver

Un reto para nuestra profesión: Ser entrenador para enseñar lo que sabes y a la vez maestro para transmitir lo que eres. Y lo cierto es que no vemos las cosas como son, vemos las cosas como somos.

Esto es un juego de probabilidades. Las probabilidades no se esperan, se provocan. Y no hay mayor “regla de provocación”, que la intencionalidad. La intención de ser algo, la intención de hacer algo, la intención de adaptarse a algo… Las cosas, muy pocas veces, suceden porque sí.

Enseñar es aprender dos veces.

Anuncios

Manejabilidad del balón

TOKIO2017_13

Cierta vez le preguntaron a Einstein; cual consideraba que era la principal diferencia entre su inteligencia y la de otras personas. Einstein contestó: “Cuando la mayoría de la gente busca una aguja en un pajar, se detienen una vez que la han encontrado. Pero yo seguiré buscando hasta descubrir si puedo encontrar una segunda, una tercera y, tal vez, con mucha suerte. una cuarta o una quinta aguja”.

Un deporte como el fútbolsala, al ser eminentemente táctico, requiere primero soluciones cognitivas y luego motrices. El fútbolsala entendido como sistema abierto alejado del estado de equilibrio, ¿para que tanto mecanizar si nunca va a ser estable el sistema? Adaptación, esa es la clave.

A veces creo que somos observadores sin mayor cualificación que nuestra autocalificación de expertos en una disciplina en la que ni los que la protagonizan pueden explicar sus acciones.

 

Paco Seirul·lo nos explica que para golpear el balón en una determinada dimensión, el jugador tiene que organizar todo el cuerpo en esa determinada dimensión. Para diferenciar la superficie de golpeo del pie, también debe el jugador que reorganizar su cuerpo otra vez en la dimensión que quiere golpear el balón. En los deportes que se juegan con los pies y con las manos esto es totalmente distinto. Yo puedo estar desplazándome hacia la derecha y organizarme en otra dimensión que no es la de mi desplazamiento. En el futbolsala esto no es posible, esto complica las relaciones que yo puedo establecer en el espacio. Los grandes jugadores de futbolsala antes de desplazarse, deben identificar para que se van a desplazar. Mientras que los jugadores de otros deportes en los que se desplazan con los pies, pero trabajan con las manos pueden ocultar hasta el ultimo momento esta posibilidad de interacción con el oponente. En el futbolsala, si estoy corriendo hacia un sentido, las piernas que son los ejecutoras del gesto, están orientadas hacia esa dimensión. Debo estar continuamente recomponiendo mi actitud corporal para orientarme en la dimensión mas eficiente para relacionarme con mis compañeros. Si juego cerca a la linea de banda, hay un gran espacio de mi posibilidad de adaptación que este cerrada y tengo que orientarme en la dirección en la que observo mas espacio de cancha de juego, estoy coartando mi motricidad y necesito tener recursos superiores en ese espacio y en ese tiempo que en los otros deportes en los que puedo estar en esa dimensión de la banda y tener todo el espacio ocupado para relacionarme con las manos. Todo esto hace que el futbolsala sea claramente diferenciado porque lo cognitivo y lo motriz y lo condicional esta muy relacionado con el gesto especifico y habilidades técnicas del futbolsala.

 

Todo comienza en la calle”, Johan Cruyff. No existe mejor escuela para entrenar las habilidades motrices y el juego integrado que la calle.

El entrenamiento de la técnica tiene como objeto la educación del comportamiento motor del jugador de acuerdo con las características objetivas y generales de la técnica del Fútbol-sala, teniendo en cuenta las particularidades individuales del jugador, reduciendo las singularidades estilísticas hasta la medida que no impidan la aplicación racional de las fuerzas internas y externas para una realización eficaz del movimiento.

Como técnica se entiende en el Fútbol-sala:

  1. Como el modelo ideal de un movimiento. Este movimiento ideal se puede describir, basándose en los conocimientos científicos actuales y en las experiencias practicas.
  2. La realización del movimiento ideal al que se aspira, es decir, el método para realizar la acción motriz óptima por parte del jugador.

Por tanto, la técnica en el Fútbol-sala corresponde a una sucesión de coordinaciones motrices ideales que, conservando sus gestos básicos, puede sufrir modificaciones que corresponden mas a la personalidad del jugador (estilo personal). Ángel Cepeda en sus apuntes de la pizarra nos destaca:

  • La riqueza de habilidades técnicas te facilita resolver de forma racional y económica los problemas que se dan en el juego.
  • No busques una mejora grande y rápida, que sea pequeña y día a día, esa es la manera de cuando llegue, permanezca. “John Wooden”
  • La riqueza de habilidades técnicas permite que seas mas imprevisible porque te dota de varias soluciones para los problemas que el juego plantea.
  • Para ser mas rápido, lo mas eficaz es que aprendas a ser económico en tus movimientos y que elimines lo infructuoso.
  • El dominio de las habilidades técnicas hace que puedas aprovechar tus cualidades físicas y tu creatividad.

Actualmente, existe una importante tendencia a enseñar al jugador las técnicas correspondientes a cada uno de los roles que adopta en el juego. Sin embargo, no debemos pensar en nada extremadamente rígido. La labor del entrenador como responsable de la creatividad es entender que cualquier niño cuando empieza a jugar al futbolsala es un sistema creativo. La clave es mantener la creatividad mientras crece.

El entrenamiento tradicional se ha dedicado a ahuyentarla en vez de fomentarla, consiguiendo inhibirla conforme se iba superando etapas- el principal cometido del entrenador debería ser presentar el juego en los entrenamientos sin constantes ordenes o mandamientos y será el niño mediante su expresión motriz el que pueda generar soluciones creativas a los acontecimientos que se le van presentando. De este modo la creatividad aparece en el jugador principalmente como un método de subsistencia y será mediante su constante convivencia con la incertidumbre conforme va buscando alternativas, apareciendo una potencial capacidad de solución que le permitirá sostenerse en el juego.

Antes de hablar de Manejabilidad del balón (* Conducción del balón,* Control del balón) y de la Recepción del balón deseo aclarar, que en un jugador la mentalidad del atacante se crea, si este posee las cualidades exigidas y si dichas cualidades, vivas y presentes en el, son susceptibles de mejora.

 

MANEJABILIDAD DEL BALÓN (Conducción del balón y Control del balón)

El dominio de los movimientos pertinentes desde el control del balón hasta que este se desprende del pie del jugador o lo que es lo mismo el arte de gobernar el balón en movimiento.

Objetivos

Conducción del balón

  • Destreza y dominio del balón.
  • Espontaneidad en los movimientos con el balón conducido.
  • Facilidad para cambiar el tipo de gesto con balón.
  • Dominio del cambio de ritmo en los movimientos con balón.

Control del balón

  • Para llevar acciones colectivas de ataque que exigen la conservación prolongada del balón.
  • Para serenar los ánimos del equipo estando los adversarios a distancia.
  • Para recuperar el equilibrio.
  • Para esperar momentáneamente a que sus compañeros alcancen situaciones ventajosas o el espacio adecuado para iniciar el concepto de ataque elegido.

Consideraciones preliminares

Conducción del balón

  • En todo momento debe conseguirse la seguridad de posesión de balón.
  • Correcta coordinación de los movimientos para beneficiar las acciones oportunas del juego.
  • Dominar el mayor numero de movimientos distintos sin que exista perdida de control del balón.

Control del balón

  • Este recurso técnico solo se debe llevar a cabo cuando este debidamente justificado, pues con el se pueden crear fisuras de ritmo en el juego perjudiciales para la eficacia del mismo.
  • Aunque en la actualidad se puede considerar como medio de importante magnitud, la reiteración exagerada de este recurso puede implicar situaciones poco ventajosas en el juego colectivo.

CONDICIONANTES ESENCIALES 

 

Conducción del balón

  • Llevar a cabo solo los movimientos precisos y necesarios.
  • El ritmo y velocidad de los movimientos estará en consonancia con las exigencias especificas del juego en cada momento.
  • Movimientos consecuentes con la posibilidad de cambiar súbitamente el tipo de acción posterior.
  • Se debe conducir el balón sin necesidad de mirarlo continuamente pues implicaría la ineficacia del ejecutor al no tener dentro de su campo visual los elementos del juego.
  • Se debe proteger el balón ante adversario próximo, para lo cual el ejecutor se colocara entre el balón y el contrario. Por consiguiente, nunca el adversario debe ganar o cortar el frente, como tampoco una distancia que le posibilite tocar el balón. Para ello deberá el jugador que ejecuta la acción, proteger el balón con los hombros y la pierna de apoyo, que servirán de obstáculo para el marcador.

Conducir el balón es la acción de desplazarlo de una zona a otra del campo de juego, principalmente en la cual el jugador avanza en dirección de la portería de su adversario. Al conducir el balón será necesario el máximo de tacto con el balón, pues este debe ir fijado a los pies. Para ello debemos inculcar al jugador la necesidad de conducir al balón con los dos pies, generalmente con la parte externa o interna del empeine (formas mas habituales de conducir el balón), como también la posibilidad de conducción del balón con un solo pie (con la planta del pie), gesto especifico del Fútbolsala, consiste en ir pisando sobre el balón, dirigiéndolo hacia el frente, para atrás o para los lados.

Ahora bien, si consideramos que la dinámica del juego no permite que el jugador se preocupe constantemente del balón, sobre el que debe saber ejercer un control absoluto, la espontaneidad del movimiento se ve obligada en el gesto técnico, puesto que el control del balón durante la conducción del balón es una cuestión cuya solución depende de una íntima familiaridad con este. Es un error permitir que el jugador mire al balón, el entrenador impondrá desde el principio dos conceptos, la obligación de mirar al balón durante el control del mismo o momento del contacto, para posteriormente levantar la cabeza de modo que con la visión pueda obtener siempre una visión constante y periférica del juego. Por tanto, el jugador debe procurar no mirar demasiado al balón y si sentirlo en los pies.

Al conducir el balón el camino puede estar condicionado por la presencia de oponentes, por tanto, los pies deben estar sueltos y el cuerpo equilibrado, de esta forma el jugador tendrá opción de cambiar de dirección, intentar un regate, parar de repente, pasar o disparar a portería.

Por ultimo, educar al jugador que no debe conducir innecesariamente el balón, pues el desgaste físico y mental es mucho mayor.

Gesto técnico especifico

El cuerpo debe estar ligeramente inclinado hacia adelante, los brazos actúan como equilibrio del cuerpo y el balón situado debajo del cuerpo. El balón no es golpeado, sino arrastrado, pisado, conducido de tal modo que esta controlado junto los pies.

Todo jugador que decide conducir el balón tiene que dividir su atención entre el esférico y el movimientos de sus compañeros. Ademas, debe elegir el mejor pase y ejecutar el gesto técnico a la adecuadamente. Pero el compañero receptor del balón tiene otras grandes dificultades: sin perder de vista el balón, tiene que visionar lo que ocurre a su espalda – posición de los rivales, movimientos de sus compañeros, espacio útil, etc. Y a veces un compañero es más opositor que el propio opositor.

En el futbolsala cuando se conduce el balón y uno se desplaza con los mismos segmentos, los brazos solo se utilizan para equilibrarte y protegerte del rival o identificar los espacios que puedes ocupar con tu cuerpo, anticipándote al adversario. Tener que realizar la tarea de desplazamiento asociada al control del balón hace que el futbolsala sea uno de los deportes que exige mas motricidad humana.

La conducción también debe utilizarse y por tanto entrenarse con cambios de ritmo, donde stop y la arrancada son parte de la acción táctica. Tan importante como tener un buen primer paso de arrancada es tener un buen paso de frenada. Es complicado mejorar la conducción usando conos. Los conos no intentan robártela, no te empujan, ni tienes que cambiar de ritmo para pasarlos.

Las conducciones en el fútbolsala, cada día se trabajan menos y creo que son muy importantes. y cada vez estoy más en contra de limitar los contactos en una posesión o un partido reducido.

Los bloqueos indirectos y los cortes simultáneos provocan una limitación de tiempo y espacio para el pase o para la conducción del balón.

 

Control del balón

  • Todo jugador debe dominar el control del balón indistintamente con los dos pies al margen de su condición de zurdo o diestro, como la destreza de realizar gestos técnicos con otras partes del cuerpo, por ejemplo, cabeza, hombros, pecho, etc.
  • La gestoforma debe ser la adecuada y correcta, para que facilite la progresión sin la perdida de control  del balón.

El control de balón es una habilidad que todo jugador debe tener, por tanto para adquirirla es necesario una practica de entrenamiento a largo plazo y constante. No se puede ser un buen jugador, si no se sabe controlar el balón, esto quiere decir, que el jugador debe ser capaz de dominar y controlar convenientemente el balón, porque un buen control, nos permite saber manejar el balón de acuerdo con todas las situaciones que acontecen durante un partido.

Es el control del balón quien valoriza realmente el Fútbol-sala como deporte espectáculo, destacando aquellos jugadores que poseen una calidad especial en el manejo del balón, por encima de los jugadores con gran espíritu de lucha o de grandes chutadores.

Gesto técnico especifico

El control del balón obliga que el toque debe acertar el centro del balón. El cuerpo debe estar bien equilibrado y los músculos de las piernas relajados. Para conseguir el equilibrio, se debe inclinar el cuerpo ligeramente hacia adelante y mantener los brazos levantados y abiertos en forma de arco en una altura próxima al pecho. El juego de piernas de apoyo funciona es coordinado y la mirada esta fija al balón, pues este es el punto de referencia constante del equilibrio que dirigirá todos los movimientos.     

“Tener que realizar la tarea de desplazamiento asociada al control del balón hace que el fútbol sea de los deportes que exige más a la motricidad humana”. Paco Seiru-lo

Uno de los principales gestos técnicos que diferencian la calidad de un jugador, es el control del balón. Perfil adecuado y disposición para jugar. Perfilarse es poner la situación corporal más efectiva para darle continuidad al juego y darle volumen de juego. No nos interesa tanto controlar primero la ejecución técnica específica,sino que el jugador ofrezca primero la solución motriz al problema de juego que se ha dado.

La falta de capacidad técnica en el control de balón constituye en si un factor negativo de no poca importancia. La razón de esto es evidente. Si el dominio del balón, -que es el instrumento de juego-, es total y se ejercita sin solución de continuidad, el atacante se sentirá psicológicamente libre de preocupación de tener el balón en posesión. Como consecuencia de ello, podrá concentrarse completamente en la amplia problemática técnica, táctica y competitiva del juego, presente en cualquier momento del partido, y a la que debe hallar soluciones justas y apropiadas en períodos de tiempo brevisimos, y a veces de modo instantáneo.

Sobre la base de la experiencia, se ha demostrado que un control inseguro del balón absorbe aproximadamente el 50% de la concentración activa y disponible del jugador en acción, con reflejos negativos para el rendimiento conjunto del equipo.

Los grandes jugadores juegan con diferentes velocidades. Son intensos pero mantienen el control si hace falta. Saben que no sólo hay un RITMO en el juego. A veces hay que salir pausados para poder: tener mayor control, progresar juntos y cambiar el ritmo más adelante. Lo que mal empieza no puede acabar bien. Que importante es ralentizar a veces el balón (pases menos tensos, dar toques de más antes de jugar) para acelerar el ritmo con más ventaja después.

RECEPCIÓN DEL BALÓN

La acción especifica y efecto de recibir el balón, así como la gestoforma apropiada que se debe emplear, dejándolo en condiciones de ser jugado seguidamente.

Consideraciones preliminares

  • Será necesario dominarla la gestoforma especifica e inclusive la especial, para poder llevar a cabo cualquier procedimiento táctico ya sea individual como colectivo.
  • Es imprescindible evitar el fallo en la ejecución de la recepción para no perder el balón de cara a no padecer los efectos negativos que esto trae consigo.
  • El aprovechamiento del tiempo en el juego esta supeditado de alguna manera a la correcta ejecución de la recepción.
  • A menor índice de seguridad en la recepción menores posibilidades para efectuar los cambios de ritmo.
  • La velocidad del juego esta supeditada a la seguridad de recepción.

Condiciones esenciales

  • Las posiciones anteriores a la forma de contacto con el balón no deben ser unilaterales a los movimientos posteriores.
  • El receptor antes de tomar contacto con el balón no debe mirar de forma insistente al poseedor del balón del mismo, pero si en el momento que balón se dirija hacia el.
  • Igualmente no se debe mirar los pies durante la ejecución de la recepción, para tener dentro del ángulo de visión los elementos del juego y poder ser eficaz en la acción posterior.
  • Se debe proteger el balón ante el adversario próximo, para lo cual el receptor se colocara entre el balón y el contrario.
  • Si sacas la primera ventaja en la recepción del balón todo te resultara mas fácil.
  • Si recibes en movimiento consigues que el defensor empiece mal posicionado.
  • Recibir en equilibrio te permite estar preparado para jugar cualquier opción.
  • Cuando recepciones el balón debes saber cual es la situación de los otros nueve jugadores para que puedas elegir la mejor opción.
  • Si recepcionas con el balón separado del cuerpo sacaras mas ventajas porque planteas un complicado dilema al defensor: ¿defiendes mi cuerpo o el balón?

La recepción de balón como hemos visto, es el gesto técnico empleado por el atacante sin balón, en el momento de recibirlo que, aun siendo una acción natural, hay que recordar una vez mas que dicha acción normalmente se lleva a cabo en una situación de estrés, puesto que el atacante se ve sometido habitualmente a la constante vigilancia de su defensor.

El movimiento de recepción es un gesto técnico que debemos mejorar en la actualidad, condicionado sobre todo al acentuarse las condiciones desfavorables del atacante sin balón, debido al desarrollo de una defensa cada vez mas agresiva y dinámica. La cuestión, que antes solo tenía una importancia relativa, ya que se traducía en la simple resolución de un problema de amortiguar la fuerza que se imprimía al balón. El movimiento de recepción del balón es un movimiento fundamental muy importante, y debe formar parte de bagaje técnico de los jugadores, de modo que ya no se puede insistir en considerarlo como un movimiento espontaneo. Es evidente, que un buen movimiento de recepción, debe ejecutarse, a partir del momento que el atacante sin balón aprovecha todo el juego de piernas puesto en practica para liberarse de su defensor, posibilitando con este desmarque un margen lo mas amplio posible de seguridad para la recepción del balón. La técnica mas aconsejable es la de acudir al encuentro del balón, no la de esperarla. De este modo se previenen en lo posible los intentos de interceptación de los jugadores adversarios, que suelen ser extremadamente decididos y rápidos si actúan de acuerdo con los conceptos de la defensa activa.

Todos los jugadores que reciben el balón desde una posición retrasada normalmente utilizan dos toques, primero paran el balón delante de si y luego se giran en la dirección requerida. Con esto retardan mucho el juego. Como se trata de dar velocidad al mismo, se les debe enseñar que la recepción del mismo y el giro se deben unir en un solo movimiento. Para dominarlo, la posición del cuerpo del jugador es fundamental, un instante antes de recibir el balón, la situación de sus pies dará un giro de 45 grados aproximadamente – un cuarto de vuelta -, y cuando el balón supere su pie de apoyo, con el otro lo controlará a la vez que dará otro cuarto de vuelta, con lo que esta en disposición para orientar el juego en una nueva dirección, Sera valido tanto si le llega el balón por el suelo o por el aire. Esta acción del juego permite también en determinados momentos del juego que sea doblado por un compañero e igualmente descongestionar el juego, cambiándolo a otro espacio útil. Sin olvidar – si el rival intenta anticiparse – que pueda ser un eficaz regate en el 1×1.

Cuando se considera que la pérdida de la posesión tiene su causa en más del 50% de las veces en una errónea toma de decisión y no en una deficiencia técnica, estos problemas exigen más atención en el futuro”. Horst Wein

La técnica dentro del entrenamiento.

El problema de fondo a resolver en un período de tiempo no excesivamente largo, es convertir al jugador y al balón en elementos indisolubles. La costumbre de jugar con el balón es la forma de resolver este problema. Esta costumbre proporciona familiaridad con el balón. El dominio absoluto de las características físicas y de las propiedades dinámicas del balón son las condiciones imprescindibles que proporcionan al atacante el modo de realizar todos los movimientos individuales y de equipo, con naturalidad y precisión.

“El aprendizaje no se provoca por la repetición de las mismas situaciones sino por secuencias de situaciones que provoquen el desarrollo de procesos de interacción entre los sistemas”. Paco Seirul·lo

Son numerosos los sistemas que podemos utilizar para aumentar la capacidad del dominio del balón. Pero no basta con que el jugador se familiarice con el balón durante el trabajo de preparación o en el partido de entrenamiento. Se necesita algo mas, el jugador debe poder divertirse con el balón, en el sentido de dar a sus movimientos una dimensión espontanea y creativa. Así pues, durante los diez o veinte minutos de libertad que el entrenamiento concede a sus jugadores, hay que dejarles jugar con libertad con el balón. Gracias a ello se consolida un aspecto psicológico importante: la afirmación y la demostración del propio dominio sobre el balón.

Tenemos inculcar a los jóvenes jugadores que deben aprender a mirar antes de recibir el balón. Un entrenamiento utilizado para este aprendizaje son los rondos, donde los entrenadores limitan el numero de toques. Lo ideal es que el jugador sepa si tiene que jugar con dos toques o con cinco en función de lo que ocurre en su alrededor. Primero miro, luego decido y al final ejecuto, pero lo mas importante: decido antes de recibir el balón, no después.

Hay mucha comunicación dentro de un pase. Al aplicar cierta intensidad/velocidad y al elegir la distancia del pie del receptor a donde ejecutamos el pase estamos enviando muchas señales no verbales a mi compañero. Normalmente los jugadores controlan el balón con la pierna mas alejada del pase. Ello provoca que se necesiten menos toques para circular el balón y con ello se tiene mas visión para interpretar mejor el juego, esto explica en parte por qué parece ser que muchos jugadores que juegan el eje de la cancha tienen el pleno control del partido: a través de elementos muy sutiles asociados a un pase (velocidad, precisión, momento para darlo), ellos resuelven situaciones de juego; a través del pase, ellos eligen qué quieren que suceda después.

Todos sus jugadores pueden hacer las cosas bien dentro de una cancha, pero aún así el equipo jugar mal. En el fútbolsala llegar temprano o tarde no tiene sentido. Hay que llegar a tiempo. Si un jugador que tiene el balón no tiene solución es porque hay otros que no la quieren. Un juego asociado no puede existir si el pase es una urgencia para liberarme de presión o para sacarme responsabilidades. El pase es comunicación, no una transferencia de temores. Pasar es conseguir que puedan seguir pasando cosas. En el Pase ya está la próxima jugada

“Tenemos dos posiciones, con el balón, en la que insistimos en los espacios de ayuda (los que están cerca del balón) y los espacios de cooperación (los que están más alejados del balón)”. Joan Vilá

La sincronización entre conducción y pase es la base del fútbolsala: hasta cuándo puedo conducir para provocar el enfrentamiento y luego hacer el pase para el desborde de líneas. Muchas veces la primera linea de elaboración se pasan el balón sin ninguna intención, sin desbordar ninguna línea de presión. Un pase no es un pase si no se pasa de una línea o un oponente. Hoy hay una gran cantidad de pases a la carrera del compañero, pero sin tener en cuenta la intención del contrario. Toda aquella secuencia de pases que no tiene la efectividad deseada.

“Entrenar no es hacer ejercicios . No somos “hacedores” de ejercicios. Entrenar es hacer sentir el juego…” Genial Manuel Conde !!

Termino con una valoración del 1×1, este no empieza cuando el jugador tiene el balón, muchas veces no se obtiene ventaja debido a que el trabajo de control no ha sido bueno. Calidad de pase no supone solo no perder el balón sino también ayudar al receptor a no tener que modificar su desplazamiento en el control del balón. Un gran pase a un mal receptor potencial se convierte en un desastroso pase. El pase es la forma no verbal de hablar entre los grandes futbolistas. Mediante el pase, el emisor (normalmente con mejor panorama de la situación) le está avisando al receptor cuál sugiere que debería ser la jugada siguiente.

TOKIO2017_37Es preocupante que haya jugadores que no sepan cómo la quieren, qué son. Dónde se mueven con más soltura. ¿ Si no me reconozco, cómo me voy a reconocer en relación con el otro? ¿Cómo mirar más allá de nuestras circunstancias si no (re)conocemos ni las nuestras?

Autoperfeccionamiento o feedback en FS

 

11222964_855017677868747_4293123492908182694_n

Mahlo, F. (1969) define – acción táctica del juego – como un proceso cognitivo y motriz, para solucionar los problemas que el juego nos plantea. Este proceso se desarrolla de forma sucesiva o simultánea, encontrándose no obstante dentro de un raport temporal de un proceso frente a otro. Desde este último punto de vista, las acciones tácticas tienen las siguientes fases:

  • Percepción y análisis de las situaciones del juego.
  • Decisión de la acción a realizar.
  • Ejecución practica del acto táctico.
  • Autoperfeccionamiento o feedback.

Cuando nos referimos al AUTOPERFECCIONAMIENTO, hablamos del análisis de la ejecución adoptada en base a un resultado positivo o negativo, conocido como FEEDBACK o RETROALIMENTACIÓN. Por tanto, cuando los jugadores están aprendiendo una determinada habilidad, movimiento o ejercicio uno de los factores más importantes para asimilarlo correctamente es el de contar con una retroalimentación o feedback eficaz. Mediante esta fase o herramienta cognitiva el jugador percibe la calidad de la ejecución del movimiento, habilidad o tarea. Si no existiese ningún tipo de feedback el aprendizaje sería ineficaz o inexistente.

En el desarrollo del aprendizaje para que algo se transforme debemos seguir este orden:

  1. ACEPTACIÓN
  2. ADAPTACIÓN
  3. ACCIÓN

Para llevar adelante este proceso de las 3 A,s, existe una herramienta conocida como GROW que puede ayudarnos en la transformación de un habito o comportamiento, que quizás ya la conozcas y las hayas usado. Y ello nos lleva a comprender la importancia del FEEDBACK.

Son apuntes que rescato del libro de Fernando Botella “El Factor H”, quien a su vez nos descubre que el feedback es un concepto y término que se empezó a utilizar en procesos de ingeniería para el control y aprendizaje de un sistema sobre sí mismo.  Se basa en que todo lo aprendido, bajo ese control se re-introduce en el propio sistema enseñándole lo que funciona bien y lo que no para que el sistema este así en continuo estado de mejora.

Feed, cuyo significado es “alimentar” y back, es “hacia atrás” aparentemente, bajo ese nombre de retroalimentacion en nuestro idioma parece que queremos volver atrás para cambiar lo que YA ha sucedido, pues no, aunque parezca un axioma inamovible “EL FEEDBACK ES SIEMPRE UN VIAJE AL FUTURO”, por ello debería llamarse FEED-FORWARD. Y aceptar la creencia que no existe el feedback negativo.

Para el futbolsala podemos definir el feedback como toda aquella información que el jugador obtiene como resultado del comportamiento que ha desarrollado o esta desarrollando dentro del juego. Y tiene como objetivo:

  • Aprender para mantener lo que nos funciona.
  • Aprender para reforzar aquello que nos va bien pero podría mejorarse.
  • Aprender para eliminar lo que no os es valido.
  • Aprender para empezar a hacer aquello que no estamos haciendo y nos es necesario.

Debemos aceptar que en nuestro deporte, el aprendizaje puede mejorar cuando los jugadores reciben un feedback regular, específico, explicativo y a tiempo sobre su trabajo. Las críticas y valoraciones de información ocasionales y superficiales (como «buen trabajo») no son claras ni explicativas y no incrementan la motivación ni la comprensión del jugador.

La claridad en los objetivos de aprendizaje mejora la eficacia de las valoraciones por parte del entrenador, pues éstas pueden vincularse de manera directa a los objetivos y los comentarios periódicos al trabajo por parte de los entrenadores y contribuyen a evitar que los jugadores abandonen el camino del aprendizaje continuo.

El feedback puede utilizarse para mejorar el aprendizaje de la conducta o sobre la mejora de las destrezas del jugador (calidad de las acciones motrices o tácticas):

Si nos referimos al feedback de destreza, – Ivan Pico en su articulo, – importancia-del-feedback-deporte – nos distingue fundamentalmente dos clases:

1. El feedback intrínseco.  Cuando un jugador aprende destrezas deportivas la información de que se ha realizado de forma correcta y la calidad del gesto o movimiento aparece fácilmente si al ponerlo en práctica el propio jugador ve los resultados obtenidos. Por ejemplo, cuando un jugador puede ver si el balón chutado ha entrado o no en la portería rival. Esta información es evidente para el jugador, sin embargo, incluso en estas situaciones, es una ayuda considerable la indicación del entrenador respecto al motivo por el que se ha fallado o errado o por el contrario la causa por la que el chut ha sido efectivo. Es decir, si un jugador realiza un golpeo o chut al balón con la superficie del pie correcta y el balón llega a portería, se ha de retroalimentar que el motivo de la buena finalización ha sido el buen golpeo y no quedarse solo con el gol como resultado. Lo mismo sucede si el chut ha sido defectuoso y se ha ido a las nubes por no pisar bien con el pie de apoyo, por ejemplo. Este tipo de feedback intrínseco es importante sobre todo para el aprendizaje de la técnica individual y acciones motrices en los inicios del proceso de enseñanza-aprendizaje.

El feedback intrínseco a su vez puede ser exteroceptivo (procede de los sentidos, el jugador ve que su disparo ha sido efectivo), propioceptivo (postura y movimiento, el jugador ha mantenido el equilibrio al realizar una finta o salto) o interoceptivo (órganos internos, cuando un jugador siente cansancio por su ritmo cardíaco elevado).

2. El feedback extrínseco. También llamado feedback aumentado. Se refiere a la información que hay que proporcionarle al jugador cuando el feedback intrínseco no se la da. Por ejemplo, un jugador fondo necesita conocer el tiempo que resta para la incorporación de un compañero después de una expulsión de su equipo mediante medios externos. El feedback extrínseco puede provenir del entrenador, o de otras fuentes tales como un video, un reloj o señales similares. El feedback extrínseco puede ser en función de los movimientos realizados. Por ejemplo decirle a un jugador: “¡Levanta la cabeza!” para favorecer una conducción de balón más efectiva. Esto podría comunicárselo de forma simultánea al movimiento, al finalizar la ejecución del movimiento o de forma aplazada al terminar la tarea o en un reunión posterior.

“Destacar la intención del feedback de informar sobre lo que hace el jugador pero con el fin último de que él sea capaz de corregir y saber que esta haciendo”.

Técnicas para aumentar el feedback

Ivan Pico, nos sigue recomendando que en ciertas ocasiones, a pesar de que los movimientos erróneos son obvios para el entrenador-educador no lo son para el jugador-alumno por lo que saberla transmitir no es fácil. Es habitual que cuando se está aprendiendo a ejecutar una acción el ejecutante sea incapaz de convertir las indicaciones de su entrenador en una conducta motriz adecuada. Por el contrario, y lo que es peor, lo que pasa es que los propios alumnos-jugadores no se creen lo que les está diciendo su entrenador. Por esta razón el entrenador ha de tener una muy buena habilidad para comunicar una retroalimentación. Para lograr transmitir un feedback deportivo eficaz el entrenador ha de dar buenos motivos para hacerle creer al jugador que realizar un determinado movimiento le será útil e innovar y ser creativo en la forma de comunicarlo.

Funciones del feedback

  • Informar al jugador sobre como esta realizando la tarea, que errores comete y como debe actuar en la siguiente repetición.
  • Reforzar la respuesta correcta del jugador tratando de afirmar y mantener la ejecución acertada.
  • Incentivar al jugador proporcionándole ánimos para que continúe con el aprendizaje, no baje la atención y mantenga la motivación para la practica nuevamente.

Tipos de feedback

  • Descriptivo (comentario global o analítico de la acción realizada) Ej. Tienes mal orientado el cuerpo. INFORMA SOBRE LA EJECUCIÓN DEL JUGADOR, ESTE DEBE RECORDAR COMO HACERLO.
  • Comparativo (comparación con anteriores ejecuciones o de otros compañeros) Ej. Lo haces mejor que antes.
  • Evaluativo (juicio de valor cualitativo o cuantitativo) Ej. Muy bien. NO DA INFORMACIÓN, SOLO SI LO HACE BIEN O MAL.
  • Explicativo (información del tipo causa-efecto) Ej. Si nos referimos al portero: lanzas flojo porque no realizas un armado del brazo adecuado.

Tipos de feedback en función de la intención

  • Prescriptivo (Instrucciones directas de lo que tiene que hacer para superar los errores de ejecución) Ej. Arma el brazo. QUE TIENE QUE HACER O QUE DEBE EVITAR.
  • Afectivo (manifestar aprobación o desaprobación por el resultado de la ejecución. Refuerzo positivo o negativo) Ej. sigue así, ánimo.
  • Interrogativo (provoca el análisis de la acción realizada) Ej. ¿Como has lanzado? BENEFICIA EL APRENDIZAJE AUTÓNOMO.

Tipos de feedback en función de la dirección

  • Individual (Dirigido a un solo jugador). Normalmente el feedback suele ser individual. HABITUAL.
  • Grupal (Dirigido a grupo de jugadores que realizan un mismo error). FOCALIZAR.
  • Equipo (Dirigido al total del equipo a la gran mayoría) Tiene un efecto negativo, libera de la responsabilidad. EVITARLO.
RELEVANCIA PARA LOS ENTRENADORES

Durante la conversación del feedback, el entrenador se centrará en conseguir manejar muy bien una serie de técnicas lingüísticas que le permitirán ayudar a diseñar el mejor plan de acción posible para alcanzar las metas perseguidas para el equipo o el jugador.

Las técnicas lingüísticas mas necesarias para conseguirlo son dos:

  1. las buenas preguntas
  2. y las distinciones conceptuales

Recuerda que toda Comunicación: debe ser eficaz, clara y ordenada; pragmática y con una finalidad; transparente; situacional y orientada a feedbacks. Es por ello que los comentarios de los entrenadores al trabajo de los jugadores son especialmente eficaces cuando les proporcionan información específica sobre el estado actual de sus conocimientos y sobre su rendimiento en lo que respecta a los objetivos de aprendizaje.

  • El feedback no es consejo, alabanza o evaluación. El feedback es información sobre cómo estamos haciendo nuestros esfuerzos para alcanzar una meta.
  • Si los jugadores saben que el entrenamiento es un lugar seguro en el que se pueden cometer errores, es más probable que utilicen el feedback para el aprendizaje.
  • El feedback que los jugadores dan a sus entrenadores puede ser más poderoso que el que los entrenadores les dan a los jugadores.
  • Cuando damos una calificación como parte del feedback, los jugadores a menudo no ven más allá de la calificación.
  • El feedback eficaz ocurre durante el aprendizaje, cuando todavía hay tiempo para mejorar.
  • La mayor parte de la retroalimentación que los jugadores reciben acerca de su trabajo en el entrenamiento es de otros jugadores – y a veces esa retroalimentación es incorrecta.
  • Los jugadores necesitan saber cuál es su objetivo de aprendizaje – la habilidad específica que se supone que han de adquirir – de otro modo, el feedback se convertirá solo en alguien que les dice qué hacer.
Diez reglas que debes seguir al dar feedback a tus JUGADORES (Javier Tourón)
SI No
Sé muy claro acerca de lo que quieres que logren tus JUGADORES, lo que deben saber y saber hacer No interrumpas a un JUGADOR cuando está tratando de resolver algo por sí mismo
Centra tu feedback sobre lo que el JUGADOR no supo, hizo o logró No centres tu feedback en el propio JUGADOR
Coméntale solo unas pocas cosas No lo abrumes con demasiadas cosas de una sola vez
Compara el trabajo del JUGADOR con un estándar establecido que le muestre su progreso (o la falta de él) No compares a los JUGADORES con sus compañeros
Dile al JUGADOR hasta dónde llegó y dale pistas sobre cómo puede mejorar No le digas lo que estuvo mal en su rendimiento sin decirle cómo mejorarlo
Comunícale tu convencimiento en que lo puede hacer mejor No le digas que un rendimiento pobre o mediocre es todo lo que esperabas
Ofrece el feedback cuando el JUGADOR todavía tiene tiempo para mejorar No ofrezcas feedback solo después de evaluaciones formales
Cambia el modo en el que des el feedback para adaptarte al nivel de experiencia del JUGADOR No limites el feedback a las notas y comentarios sumativos como: bueno, excelente, decepcionante
Aprende de las reacciones de los JUGADORES a tu feedback No conviertas las reacciones de tus JUGADORES a tu feedback en “es su problema”
Discute tu feedback con el JUGADOR No des feedback sin permitir que tus JUGADORES puedan pedir aclaraciones

Y por último Ivan Pico nos recomienda algunas ideas sobre técnicas de feedback podemos citar algunos ejemplos que sirvan para avivar el ingenio de los entrenadores:

  • Decir siempre una determinada palabra que los jugadores asocien a una mala recepción (o buena). Por ejemplo, si quieres que tus jugadores hagan buenos pases con el interior, cada vez que se haga uno muy bien ejecutado dar un grito de “Ok!”.
  • Posicionar a los jugadores mal para que vean lo que sucede cuando hace una mala acción. Por ejemplo, colocarles mal el pie de apoyo en el disparo para que vean que chutan el balón a las nubes.
  • Si quieres corregir el desplazamiento de un jugador, podrías pintarle las plantas de los pies para que vea por donde va pisando mal.
  • Si quieres que tus jugadores conduzcan con la cabeza levantada, prueba a preguntarles al finalizar un ejercicio de qué color era el peto que tenía su compañero de al lado.
Por eso, si eres entrenador y has llegado hasta aquí, empieza a pensar como poder llegar a tus jugadores ya que tu propia originalidad será la verdaderamente efectiva.
Por ejemplo:
  • Los entrenadores pueden explicar a los jugadores lo que están o no están comprendiendo y los aspectos positivos de su ejecución, vinculando su progreso a objetivos de aprendizaje específicos.
  • El feedback del entrenador pueden incorporar, asimismo, información sobre qué pueden hacer los jugadores en el futuro para alcanzar esos objetivos. Debemos conseguir que los jugadores participen, Julio Velasco nos dice “que el jugador, si respeta al entrenador, tiende a hacer lo que él le dice. Es la ley del menor esfuerzo. El ser humano busca siempre el menor esfuerzo, porque es el instinto de supervivencia de la especie”. Por ejemplo, más que hacer comentarios generales, tales como «buen trabajo» o «me parece que no lo has entendido», los entrenadores pueden hacer apreciaciones con objetivos más claros, como formular preguntas:    «¿funcionó o no?, ¿por qué?”, y al principio se pueden bloquear, y si no están acostumbrados, entonces, dicen: “¿Y qué otra solución puede haber?” y no siempre decirles “esto se hace así”, hacer que lleguen a la conclusión por sí mismos.».
  • Las valoraciones sobre pruebas o test y actividades prácticas es útil para los jugadores y mejora aparentemente el rendimiento futuro en el entrenamiento. Por ejemplo, dar las respuestas correctas cuando el jugador responde incorrectamente o, de forma alternativa, aportar orientación que ayude al jugador a descubrir la respuesta correcta por sí mismo.
  • Hacer valoraciones y comentarios sobre el trabajo del jugador manera expeditiva (por ejemplo, en cuanto el jugador termina el entrenamiento o la tarea) mejora el aprendizaje y es habitualmente más eficaz.
  • El tono y objetivo de las valoraciones condicionan la motivación de los jugadores. Estos suelen responder mejor si los comentarios minimizan la negatividad y abordan aspectos significativos de su trabajo y sus conocimientos. Usar un tono negativo o centrarse exclusivamente en los detalles del rendimiento del jugador no ayuda especialmente a cumplir los objetivos de aprendizaje.
  • Cuando los jugadores adquieren una nueva habilidad o se esfuerzan en mejorar habilidades que ya poseen, es muy importante hacer valoraciones positivas con cada pequeño avance. Cuando el progreso se hace evidente, puede resultar clave animar al jugador a continuar. Las valoraciones centradas en objetivos específicos pueden motivar a los jugadores a continuar practicando y aprendiendo nuevas habilidades.

Finalmente, para que esto no quede en una reflexión más o menos atractiva, os propongo esta tarea: registra en una hoja o dispositivo electrónico todas las observaciones de feedback que hayas dirigido a tus JUGADORES en un periodo de tiempo dado, por ejemplo una semana.

El pase es la esencia del juego

DgnBQHgXUAEZ2LH

La comprensión táctica sólo necesita de un componente técnico: el pase. Es la esencia del juego, por ello, invertir en el pase es crear un equipo.

Si no valoras, ni trabajas el pase en los entrenamientos, ¿cómo te atreves a valorar la calidad de vuestros pases en los partidos?

Consideraciones preliminares

  • Representa la forma mas elemental y fundamental de colaboración entre los jugadores.
  • Es un medio imprescindible para llevar a cabo los objetivos del juego ofensivo.
  • Se considera un elemento de primera necesidad para evitar las perturbaciones e interrupciones en los desplazamientos del balón y como consecuencia la ineficacia del equipo.
  • El nivel técnico-táctico de un equipo depende en base de la calidad de sus pases y de sus recepciones.

Condicionantes esenciales

  • Oportunidad: Para encontrar la rentabilidad en el juego, por lo tanto, habrá que sopesar la situación y posición del posible receptor.
  • Fuerza: Para que llegue el balón al lugar pretendido, por lo que el golpeo estará determinado por la distancia existente entre el pasador y el receptor.
  • Precisión: Para no obligar a modificar innecesariamente la situación del receptor e inclusive evitar la perdida del balón.
  • Seguridad: Para evitar los riesgos innecesarios y garantizar la posesión.
  • Tensión: Para aumentar el índice de seguridad, buscando el recorrido mas corto y rápido del balón.
  • Variabilidad: Para el enriquecimiento y continuidad del juego, debiéndose dominar una gama amplia de gestos y recursos.
  • Sorpresa: Para evitar la predisposición del adversario buscando el que se encuentre desprevenido.
  • Ritmo: Para evitar la interrupción del balón.
  • Adecuada dirección: Para conseguir la protección del balón, buscando siempre el espacio libre de marcaje.
  • Apropiada altura: Para facilitar la tarea del receptor y aumentar el índice de protección del balón, siendo genéricamente recomendable el nivel de suelo.

Formas y tipos de pases

  • Puntera, interno, empeine externo, interno y de pleno.
  • Volea, de tacón, cayendo hacia atrás, con giro de cadera, cabeza, otros. (Pases de emergencia)

Técnica de ejecución

Deben estar siempre el cuerpo orientado con las piernas perfiladas para poder golpear al balón rápidamente con cualquiera de las partes del pie elegida por el jugador que ejecuta la acción.

  • Para los pases cortos, generalmente debemos utilizar la parte interna del pie o externa del empeine, y para los pases largos utilizaremos la parte interna del empeine, provocando con ello un impacto mas fuerte, y consiguiendo, por tanto, que el balón se desplace con mayor firmeza. Este tipo de pase se utiliza casi exclusivamente en el juego de ataque directo o de contraataque.
  • Existen también el pase por elevación o cadera, que es ejecutado con la punta del pie, no de puntera, tocando por la parte debajo del balón haciendo un movimiento rápido de abajo hacia arriba, provocando que el balón pase por encima del adversario y llegue al compañero.

Uso colectivo del pase: velocidad y los cambios de ritmo en la circulación del balón, los cambios sorpresivos en la dirección y pases largos.

Enseñar a los jugadores la estructura del pase, o sea el movimiento, como los tipos de pases clasificados, según su valor y su mejor utilización en el campo, es en teoría la parte principal de la técnica de pase. Pero evidentemente, teniendo en cuenta el grado de desarrollo alcanzado por la defensa en el Fútbol-sala no podemos olvidar, sobre todo, de establecer con los jugadores los objetivos del pase. Dichos objetivos son dos, y ambos se concentran en la fase final del movimiento.

  1. El punto de recepción del pase antes era suficiente pasar hacia el compañero, mientras que hoy, el punto de recepción no necesariamente debe ser el pie del compañero, sino un punto en el que no pueda intervenir el defensor que marca al atacante, o donde su intervención sea necesariamente errónea. En numerosas ocasiones, este punto es indicado por el jugador que se dispone a recibir el balón, que previamente se liberado de la marcación de su oponente. Acertado el criterio de Oscar Cano “El pase bueno es aquel que permite al nuevo receptor seguir mejorando las condiciones de los siguientes receptores”.
  2. Motivado por lo anterior, se produce una acción combinada entre dos atacantes, dirigida por quien recibe el balón. Porque, si bien es cierto que quien efectúa el pase puede establecer hacia quien parte y en que punto pasar el balón, gracias a su buena visión del juego, de modo que el defensor no pueda entrometerse fácilmente, también es cierto, y esto tiene un mayor peso especifico, que quien recibe el balón puede determinarlo con una mayor precisión – partiendo como base que este jugador ha realizado su desmarque, posibilitando la acción de pase -, descargando así al compañero que le pasa el balón de una parte de la responsabilidad en la ejecución del pase. Otro detalle importante, es que el jugador que efectúa el pase, nunca debe anunciarlo, o dejar que el adversario lo intuya.

Si tenemos como Principio defensivo: Presionar al jugador con balón siempre que se pueda, para dificultar 1×1, los ángulos de pase y la circulación del balón. El pase es una forma de encontrar espacios. Sin él, el futbolsala es choque, no olvidemos que se compite por dominar los espacios y los ángulos para lineas de pase, donde se ataca para generarlos y se defiende para evitar evitar cualquier pase que mejore la posición del ataque. Paco Seirul-lo nos recuerda “Cuando un jugador da 2 pases malos, la solución no es correr, sino pararse para recuperar”.

Un buen pasador es un visionario que ve la ventaja del compañero un poco antes de que se produzca y crea con precisión una línea de pase. Muchas veces es difícil hacerle entender al jugador que a veces el pase no se da al primero que se desmarca, sino al que ocupa el espacio del desmarcado. Entonces podemos definir que la calidad de pase no supone solo no perder el balón sino también ayudar al receptor a no tener que modificar su desplazamiento en el control.

Creemos que algunos jugadores no pasan por egoísmo y lo que pasa es que no ven porque no saben mirar. Mejorar el pase es enseñar a mirar y ver porque un gran pase a un mal receptor potencial se convierte en un desastroso pase. Por tanto, la capacidad de disociar la mirada del pase es importante en muchas acciones del juego para no desvelar cuales son nuestras intenciones.

Si se tiene calidad en el pase, es un equipo que entiende bien el juego (velocidad, cambios de ritmo, sorpresa en la dirección de circulación). Santiago Solari nos dice “Lo que distingue a los jugadores buenos de los muy buenos es entender el sentido que tiene cada pase” y tiene su lógica porque una secuencia de pases desacomoda el orden defensivo rival, ademas equilibra la energía usada entre la parte destructiva con la constructiva.

Un pase de calidad te llevará siempre a un chut de calidad.

Experiencia

IMG_2833

El futbolsala es PERCIBIR y DECIDIR. Un gesto técnico correcto, difícilmente puede ocultar una decisión equivocada. La experiencia es clave, pero lo curioso es que puedes tener mucha experiencia con 25 años de edad o nada con 35. Esta depende del aprendizaje y ajustes hechos, no de los años de PRACTICA.

Es habitual leer o escuchar que la etapa de máximo rendimiento del de cualquier jugador de futbolsala, incluido el portero es a partir de los 27-28 años.

Esta afirmación NO se debe a que en esta edad la forma física de los jugadores o del portero alcance su nivel óptimo, o que su técnica sea más perfecta, o que su personalidad este plenamente madurada, sino que se debe principalmente a su EXPERIENCIA. 

¿Qué es la experiencia para estos jugadores? Es el “archivo” de su memoria motriz, en el cual están clasificadas un gran número de respuestas eficaces ante situaciones que se han ido repitiendo en los entrenamientos y en la competición, hasta dejar huellas significativas en su memoria. Cuanto más lleno esté su “archivo” más preparado estará para dar respuestas y afrontar de forma exitosa su principal cometido: INTERACTUAR EN EL JUEGO EFICAZMENTE.

El aprendizaje proviene de la experiencia, todo lo demás es información. Por ello, deben adquirir conocimientos tácticos y capacidades tácticas, asimilar destrezas tácticas, acumular experiencias y utilizar razonamiento táctico.

El camino del progreso eficaz del jugador no es el de acumular conocimientos sin más. La clave está en la INTENCIONALIDAD con que se actúa. Si nos referimos al entrenamiento técnico, MEJORAR LA EJECUCIÓN implica que durante el entrenamiento técnico debe convivir dos exigencias antagónicas: La eficacia mecánica y la ejecución adaptativa.

Al hablar del trabajo específico de táctica individual de los jugadores y del portero, la mayoría de entrenadores pensamos que este aspecto ya se trabaja en el entrenamiento colectivo, y en parte, así ocurre; pero es erróneo ya que en los entrenamientos NO se dan todas o la mayoría de situaciones que estos jugadores se va a encontrar en la competición. El problema radica en que estas situaciones son entrenadas de forma totalmente global, con lo cual éste tiene una gran dificultad en asimilar todos los estímulos recibidos y crear una serie de patrones motrices eficaces de forma consciente (única forma de mejorar tácticamente), que le permitan ir almacenando en su memoria respuestas correctas ante situaciones similares a las del entrenamiento y que se van a dar también en la competición.

La habilidad adaptativa es la capacidad del jugador para gestionar la incertidumbre, es decir, la capacidad de aplicar con flexibilidad y creatividad los conocimientos y las habilidades adquiridas en una variedad de contextos y de situaciones del juego.

Los jugadores no deben olvidar que NO aprenderán si no lo hacen experiencia. Un jugador experto compitiendo deja de pensar, conoce, lo domina. Por tanto, es preciso que los jugadores aprendan a comprender la complejidad del juego, porque en la competición podríamos decir que ser competente es saber lo qué hacer cuando no sabemos qué hacer.

La experiencia aumenta nuestro conocimiento, pero no disminuye necesariamente la cantidad de nuestras equivocaciones. En los momentos turbulentos de la vida como en el deporte, aprendemos que la verdadera EXPERIENCIA es todo aquello que consigues cuando no obtienes lo que esperabas.

La “experiencia del fracaso” es el invisible trofeo de los valientes y los ganadores. 

 “Un experto es un hombre que ha dejado de pensar: sabe”

– Frank Lloyd Wright

El jugador experto es aquel que ha cometido muchos errores en un área muy pequeña.

Conformar un equipo de calidad, cohesionado, joven, equilibrado, con ambiciones y con la dosis justa de experiencia, con su propio estilo debe ser nuestro obetivo.

 

“Aprender a jugar equivale a acumular experiencias en las situaciones fundamentales del juego”

Dietrich (1978)

No podemos olvidarnos de la importancia de creer es crear. Creencia es mucho más que una idea, es una experiencia anclada en el inconsciente, certeza que te sostiene sobre una evidencias incuestionables. La confianza en recuperarse de un error no es un rasgo de personalidad sino una habilidad aprendida; hay que experimentar a través del error.

Resumiendo podemos decir que el éxito es el resultado de decisiones acertadas que se adquieren con la experiencia y esta es a su vez el resultado de las decisiones erróneas.

Excelencia = Maestría.

Ningún entrenador o experto te hará grande o imparable a menos que hagas tu trabajo.

Tim Grover

Con un objetivo, se requieren al menos diez años de práctica deliberada y esfuerzo para alcanzar el nivel de deportista experto. Y un maestro se diferencia de un experto fundamentalmente en que, siendo experto, se concibe como principiante.

Entrenadores expertos

Formarse tiene magia: nuevos conocimientos, nuevos ángulos y nuevas personas en tu vida, donde compartir dudas, conocimientos y experiencias. No obstante, creo que los entrenadores y jugadores son mejores profesionales después de una experiencia dura/negativa, pero son peor valorados en general. Debemos aceptar que un entrenador Experto no es el que sabe hablar de algo, es el que obtiene resultados.

No hay manuales, ni cursillos cortos para ser un buen entrenador. No hay soluciones mágicas, ni caminos fáciles. Llegar a serlo es un proceso largo, altamente contextual, lleno de incertidumbre y conocimiento tácito. Y todos los entrenadores tenemos la capacidad interna de mejora.

“La mente del principiante tiene muchas posibilidades, la del experto sólo unas pocas”

– Shunryu Suzuki

Tu valía como entrenador = (Conocimiento + Habilidad) x Actitud. Lo que sabes y tu experiencia suman; pero tu ACTITUD multiplicará tu valor.

Lo triste, es que cuando llevamos puesto el traje de experto dejamos de escuchar.

Un entrenador no solo es quien da respuestas, “ni aquel que impone su saber, sino quien nos abre la puerta de la lógica y del conocimiento del juego… Un entrenador lo es por lo que sabe, pero sobre todo porque hace posible saber”.

Y como en cualquier deporte, la primera razón para jugar a futbolsala debería ser el placer que da esa experiencia. No obstante, no midamos el aprendizaje en FS Base por lo que son capaces de almacenar, sino por lo que son capaces de hacer, aplicar, razonar, experimentar,…  La mejor manera de despertar el estímulo por APRENDER en nuestros jugadores y jugadoras es crear entrenamientos y experiencias que faciliten el aprendizaje autónomo. Ademas los jóvenes deportistas deberían experimentar 3 tipos de responsabilidad: ante las normas, ante el grupo social y ante sí mismo.

Las experiencias deportivas son un derecho de los jóvenes deportistas más allá de su nivel de competencia o de rendimiento. La experiencia no es incompatible con la ilusión, ni mucho menos, las ilusiones no tienen final en el tiempo, los objetivos sí.

“Un fracasado es un hombre que ha cometido un error y no es capaz de convertirlo en experiencia”

– Elbert Hubbard

La falta de reconocimiento de la figura profesional del formador perjudica el hecho de que haya expertos formadores…

 

 

Pequeños detalles

 20840707_10213806341255026_1012357643364146721_n
Nunca seas demasiado grande como para dejar de hacer las cosas pequeñas que se necesitan hacer. La competición es como una relación, si quieres ganarla (tenerla) tienes que estar por ella, cuidarla los pequeños detalles y nunca pensar que la tendrás seguro.
Decía Steve Kerr  “no hay ninguna fórmula secreta. Ganas por concentración, esfuerzo y atención a pequeños detalles”. Así mismo Julio Velasco expone “saber de un deporte ni siquiera implica haberlo jugado bien. Hay que conocer sus detalles y saber porque las cosas funcionan”. Si, y además tenemos que añadir que para ser competente debes tener la habilidad de telescopio: presta atención a los detalles pero manteniendo la vista en la imagen completa.
Es evidente que los entrenadores atravesamos el desorden y el caos. Es preciso dirigir nuestra atención a los detalles que marcan la diferencia. Darle la importancia que tiene a cada detalle del juego y saber que esta pasando en cada momento del partido, lo que muchos definen lectura de juego.
En el deporte, siempre los tenemos muy presente. Cuando hemos realizado un gran trabajo en los entrenamientos, previos a una competición o al partido del fin de semana, sabemos que podemos no funcionar bien en la competición. Sabemos que, si los otros competidores están más “finos” que nosotros o que el equipo rival está más “acertado”, todo el trabajo realizado puede haber estado muy bien, pero no servirá para alcanzar el resultado pretendido. La diferencia está en como haces que tus jugadores jueguen como saben y en la disposición que tienen que jugarlo. El éxito y el fracaso están separados por pequeños detalles. El miedo a fallar constituye, más que una emoción, una creencia del jugador asociada a una respuesta de miedo ante la posibilidad de cometer un error a la hora de decidir (una anticipación, una pérdida tuya y un acierto del rival, los milímetros en los que te la juegas,…)
Como entrenadores nuestras explicaciones en ejercicios no solo se deben centrar en la rotación y pedir intensidad… malo!!. Y los detalles? Os pongo un ejemplo, la defensa es corrección y detalle. Cada jugador tiene que tener una distancia para defender. No todos tienen las mismas piernas.
 DCh5zDXW0AAm1bQ
A continuación con una historia intento comprender que el entrenamiento y la competición como en la vida, los pequeños detalles alcanzan grandes logros! Aprovecha cada sesión y no dejes al azar ningún detalle!
Cuenta una leyenda que en una ocasión se produjo un gran incendio en un bosque de bambú.
El fuego formaba llamaradas impresionantes, de gran altura.
 
Una pequeña ave que allí habitaba fue al río cercano, mojó sus alas, voló sobre el gran incendio y empezó a agitarlas para apagarlo.
Iba y venía del río al bosque una y otra vez haciendo lo mismo, agitar las gotitas de agua de sus alas.
 
La gente se extrañaba al verla. No entendían lo que hacía.
¿Cómo una pequeña ave, con sólo unas gotitas de agua, quería apagar el tremendo
fuego que asolaba el bosque?
 
Incluso los dioses del fuego y la lluvia se quedaron sorprendidos.
Por lo que le llamaron y preguntaron:
 
” ¿Por qué haces esto?
¿Crees que con unas pocas gotas conseguirás apagar el fuego?
No podrás lograrlo”.
 
La pequeña ave, muy humilde, contestó:
 
“Nací en este bosque. Es mi vida. Es mi amor.
Me ha enseñado mi naturaleza y me ha dado todo mi ser.
Es mi origen y mi hogar.
Y voy a morir lanzando gotitas de amor aunque no pueda apagar el incendio”.
 
Al escucharla los dioses entendieron por qué lo estaba haciendo.
Se sintieron felices y provocaron un gran lluvia que apagó el fuego.
 
Así es en nuestro deporte y la vida misma. ¿No lo crees?
¿Por qué subestimamos las pequeñas gotitas?
¡ La importancia de lo pequeño !

FS base, escuela “ideal”

 

CmLghbbWEAAjVkt

Decía Chomsky que “el propósito de la educación es mostrar a la gente como aprender por sí mismos. El otro concepto es el adoctrinamiento”.

Al día de hoy, todavía hay entrenadores formadores de FS base que viven el aprendizaje como los episodios de una serie de televisión (aprovecho para comentar gratuitamente que, a veces, el mundo de las escuelas deportivas me recuerda un poco a Juego de Tronos). Es decir, entienden el aprendizaje como un continuo en el que cada capítulo supone un paso más hacia la consecución de un conocimiento sólido y permanente.

Pero, en realidad, el aprendizaje no es ni sólido ni permanente. El aprendizaje es fluido, plural, contingente e híbrido.

  • Fluido porque es cambiante.
  • Plural porque no hay una única forma de hacer ni de saber.
  • Contingente por que puede suceder o no suceder, no es algo que puede adquirirse de forma permanente.
  • Híbrido porque puede adquirirse en lugares y de formas diversas.

Esta manera de entender el aprendizaje requiere de una escuela deportiva de FS distinta. La escuela “ideal” del siglo XXI debe ser emprendedora, innovadora y ética para poder formar jugadores autónomos, creativos y con espíritu crítico.

Desde mi atalaya personal, aprender es relacionar algo que sabemos con algo que no sabemos, por tanto, para enseñar debemos saber lo que el joven jugador conoce. Sin olvidarnos que la tarea del entrenador formador no es transferir conocimientos sino desarrollar los talentos del joven jugador. Y por mucho talento que tenga un niño, solo después del entrenamiento podrá ser jugador de futbolsala.

En la escuela deportiva “ideal” del siglo XXI, los jugadores y jugadoras aprenden, disfrutan, participan, se exigen… ¡viven!. Es una escuela que permite saber quiénes son y ayudarles a saber quiénes quieren llegar a ser. Para ello uno de los objetivos mas importantes del entrenamiento es dotar todo tipo de destrezas, habilidades, pero también … conocimientos, sin perder de vista que la escuela deportiva ya no es el único lugar donde los niños y niñas pueden acceder al conocimiento y lógica del juego.

La formación y aprendizaje en las escuelas deportivas de FS base debería considerarse un viaje de descubrimiento. Debería estimular las llamas de la imaginación y encender el fuego de la curiosidad.

Animar a todos aquellos entrenadores de FS base que preparáis vuestros entrenamientos con multiples y variadas tareas, algo imprescindible, por favor no olvidéis que la expresión que mas debéis usar en dichos entrenamientos es: ¡JUEGUEN! ¡JUEGUEN! ¡JUEGUEN!

Antes de acabar… os habréis fijado que desde el título del post he entrecomillado la palabra “ideal”. Lo “ideal” siempre es una abstracción, un modelo, que solo tiene sentido cuando se adapta a las necesidades de los centros deportivos y a su contexto. Por tanto, no hay recetas infalibles y siempre tenéis que evaluar qué es aquello que os funciona, más allá de las modas.