Experiencia

IMG_2833

El futbolsala es PERCIBIR y DECIDIR. Un gesto técnico correcto, difícilmente puede ocultar una decisión equivocada. La experiencia es clave, pero lo curioso es que puedes tener mucha experiencia con 25 años de edad o nada con 35. Esta depende del aprendizaje y ajustes hechos, no de los años de PRACTICA.

Es habitual leer o escuchar que la etapa de máximo rendimiento del de cualquier jugador de futbolsala, incluido el portero es a partir de los 27-28 años.

Esta afirmación NO se debe a que en esta edad la forma física de los jugadores o del portero alcance su nivel óptimo, o que su técnica sea más perfecta, o que su personalidad este plenamente madurada, sino que se debe principalmente a su EXPERIENCIA. 

¿Qué es la experiencia para estos jugadores? Es el “archivo” de su memoria motriz, en el cual están clasificadas un gran número de respuestas eficaces ante situaciones que se han ido repitiendo en los entrenamientos y en la competición, hasta dejar huellas significativas en su memoria. Cuanto más lleno esté su “archivo” más preparado estará para dar respuestas y afrontar de forma exitosa su principal cometido: INTERACTUAR EN EL JUEGO EFICAZMENTE.

El aprendizaje proviene de la experiencia, todo lo demás es información. Por ello, deben adquirir conocimientos tácticos y capacidades tácticas, asimilar destrezas tácticas, acumular experiencias y utilizar razonamiento táctico.

El camino del progreso eficaz del jugador no es el de acumular conocimientos sin más. La clave está en la INTENCIONALIDAD con que se actúa. Si nos referimos al entrenamiento técnico, MEJORAR LA EJECUCIÓN implica que durante el entrenamiento técnico debe convivir dos exigencias antagónicas: La eficacia mecánica y la ejecución adaptativa.

Al hablar del trabajo específico de táctica individual de los jugadores y del portero, la mayoría de entrenadores pensamos que este aspecto ya se trabaja en el entrenamiento colectivo, y en parte, así ocurre; pero es erróneo ya que en los entrenamientos NO se dan todas o la mayoría de situaciones que estos jugadores se va a encontrar en la competición. El problema radica en que estas situaciones son entrenadas de forma totalmente global, con lo cual éste tiene una gran dificultad en asimilar todos los estímulos recibidos y crear una serie de patrones motrices eficaces de forma consciente (única forma de mejorar tácticamente), que le permitan ir almacenando en su memoria respuestas correctas ante situaciones similares a las del entrenamiento y que se van a dar también en la competición.

La habilidad adaptativa es la capacidad del jugador para gestionar la incertidumbre, es decir, la capacidad de aplicar con flexibilidad y creatividad los conocimientos y las habilidades adquiridas en una variedad de contextos y de situaciones del juego.

Los jugadores no deben olvidar que NO aprenderán si no lo hacen experiencia. Un jugador experto compitiendo deja de pensar, conoce, lo domina. Por tanto, es preciso que los jugadores aprendan a comprender la complejidad del juego, porque en la competición podríamos decir que ser competente es saber lo qué hacer cuando no sabemos qué hacer.

La experiencia aumenta nuestro conocimiento, pero no disminuye necesariamente la cantidad de nuestras equivocaciones. En los momentos turbulentos de la vida como en el deporte, aprendemos que la verdadera EXPERIENCIA es todo aquello que consigues cuando no obtienes lo que esperabas.

La “experiencia del fracaso” es el invisible trofeo de los valientes y los ganadores. 

 “Un experto es un hombre que ha dejado de pensar: sabe”

– Frank Lloyd Wright

El jugador experto es aquel que ha cometido muchos errores en un área muy pequeña.

Conformar un equipo de calidad, cohesionado, joven, equilibrado, con ambiciones y con la dosis justa de experiencia, con su propio estilo debe ser nuestro obetivo.

 

“Aprender a jugar equivale a acumular experiencias en las situaciones fundamentales del juego”

Dietrich (1978)

No podemos olvidarnos de la importancia de creer es crear. Creencia es mucho más que una idea, es una experiencia anclada en el inconsciente, certeza que te sostiene sobre una evidencias incuestionables. La confianza en recuperarse de un error no es un rasgo de personalidad sino una habilidad aprendida; hay que experimentar a través del error.

Resumiendo podemos decir que el éxito es el resultado de decisiones acertadas que se adquieren con la experiencia y esta es a su vez el resultado de las decisiones erróneas.

Excelencia = Maestría.

Ningún entrenador o experto te hará grande o imparable a menos que hagas tu trabajo.

Tim Grover

Con un objetivo, se requieren al menos diez años de práctica deliberada y esfuerzo para alcanzar el nivel de deportista experto. Y un maestro se diferencia de un experto fundamentalmente en que, siendo experto, se concibe como principiante.

Entrenadores expertos

Formarse tiene magia: nuevos conocimientos, nuevos ángulos y nuevas personas en tu vida, donde compartir dudas, conocimientos y experiencias. No obstante, creo que los entrenadores y jugadores son mejores profesionales después de una experiencia dura/negativa, pero son peor valorados en general. Debemos aceptar que un entrenador Experto no es el que sabe hablar de algo, es el que obtiene resultados.

No hay manuales, ni cursillos cortos para ser un buen entrenador. No hay soluciones mágicas, ni caminos fáciles. Llegar a serlo es un proceso largo, altamente contextual, lleno de incertidumbre y conocimiento tácito. Y todos los entrenadores tenemos la capacidad interna de mejora.

“La mente del principiante tiene muchas posibilidades, la del experto sólo unas pocas”

– Shunryu Suzuki

Tu valía como entrenador = (Conocimiento + Habilidad) x Actitud. Lo que sabes y tu experiencia suman; pero tu ACTITUD multiplicará tu valor.

Lo triste, es que cuando llevamos puesto el traje de experto dejamos de escuchar.

Un entrenador no solo es quien da respuestas, “ni aquel que impone su saber, sino quien nos abre la puerta de la lógica y del conocimiento del juego… Un entrenador lo es por lo que sabe, pero sobre todo porque hace posible saber”.

Y como en cualquier deporte, la primera razón para jugar a futbolsala debería ser el placer que da esa experiencia. No obstante, no midamos el aprendizaje en FS Base por lo que son capaces de almacenar, sino por lo que son capaces de hacer, aplicar, razonar, experimentar,…  La mejor manera de despertar el estímulo por APRENDER en nuestros jugadores y jugadoras es crear entrenamientos y experiencias que faciliten el aprendizaje autónomo. Ademas los jóvenes deportistas deberían experimentar 3 tipos de responsabilidad: ante las normas, ante el grupo social y ante sí mismo.

Las experiencias deportivas son un derecho de los jóvenes deportistas más allá de su nivel de competencia o de rendimiento. La experiencia no es incompatible con la ilusión, ni mucho menos, las ilusiones no tienen final en el tiempo, los objetivos sí.

“Un fracasado es un hombre que ha cometido un error y no es capaz de convertirlo en experiencia”

– Elbert Hubbard

La falta de reconocimiento de la figura profesional del formador perjudica el hecho de que haya expertos formadores…

 

 

Anuncios

Pequeños detalles

 20840707_10213806341255026_1012357643364146721_n
Nunca seas demasiado grande como para dejar de hacer las cosas pequeñas que se necesitan hacer. La competición es como una relación, si quieres ganarla (tenerla) tienes que estar por ella, cuidarla los pequeños detalles y nunca pensar que la tendrás seguro.
Decía Steve Kerr  “no hay ninguna fórmula secreta. Ganas por concentración, esfuerzo y atención a pequeños detalles”. Así mismo Julio Velasco expone “saber de un deporte ni siquiera implica haberlo jugado bien. Hay que conocer sus detalles y saber porque las cosas funcionan”. Si, y además tenemos que añadir que para ser competente debes tener la habilidad de telescopio: presta atención a los detalles pero manteniendo la vista en la imagen completa.
Es evidente que los entrenadores atravesamos el desorden y el caos. Es preciso dirigir nuestra atención a los detalles que marcan la diferencia. Darle la importancia que tiene a cada detalle del juego y saber que esta pasando en cada momento del partido, lo que muchos definen lectura de juego.
En el deporte, siempre los tenemos muy presente. Cuando hemos realizado un gran trabajo en los entrenamientos, previos a una competición o al partido del fin de semana, sabemos que podemos no funcionar bien en la competición. Sabemos que, si los otros competidores están más “finos” que nosotros o que el equipo rival está más “acertado”, todo el trabajo realizado puede haber estado muy bien, pero no servirá para alcanzar el resultado pretendido. La diferencia está en como haces que tus jugadores jueguen como saben y en la disposición que tienen que jugarlo. El éxito y el fracaso están separados por pequeños detalles. El miedo a fallar constituye, más que una emoción, una creencia del jugador asociada a una respuesta de miedo ante la posibilidad de cometer un error a la hora de decidir (una anticipación, una pérdida tuya y un acierto del rival, los milímetros en los que te la juegas,…)
Como entrenadores nuestras explicaciones en ejercicios no solo se deben centrar en la rotación y pedir intensidad… malo!!. Y los detalles? Os pongo un ejemplo, la defensa es corrección y detalle. Cada jugador tiene que tener una distancia para defender. No todos tienen las mismas piernas.
 DCh5zDXW0AAm1bQ
A continuación con una historia intento comprender que el entrenamiento y la competición como en la vida, los pequeños detalles alcanzan grandes logros! Aprovecha cada sesión y no dejes al azar ningún detalle!
Cuenta una leyenda que en una ocasión se produjo un gran incendio en un bosque de bambú.
El fuego formaba llamaradas impresionantes, de gran altura.
 
Una pequeña ave que allí habitaba fue al río cercano, mojó sus alas, voló sobre el gran incendio y empezó a agitarlas para apagarlo.
Iba y venía del río al bosque una y otra vez haciendo lo mismo, agitar las gotitas de agua de sus alas.
 
La gente se extrañaba al verla. No entendían lo que hacía.
¿Cómo una pequeña ave, con sólo unas gotitas de agua, quería apagar el tremendo
fuego que asolaba el bosque?
 
Incluso los dioses del fuego y la lluvia se quedaron sorprendidos.
Por lo que le llamaron y preguntaron:
 
” ¿Por qué haces esto?
¿Crees que con unas pocas gotas conseguirás apagar el fuego?
No podrás lograrlo”.
 
La pequeña ave, muy humilde, contestó:
 
“Nací en este bosque. Es mi vida. Es mi amor.
Me ha enseñado mi naturaleza y me ha dado todo mi ser.
Es mi origen y mi hogar.
Y voy a morir lanzando gotitas de amor aunque no pueda apagar el incendio”.
 
Al escucharla los dioses entendieron por qué lo estaba haciendo.
Se sintieron felices y provocaron un gran lluvia que apagó el fuego.
 
Así es en nuestro deporte y la vida misma. ¿No lo crees?
¿Por qué subestimamos las pequeñas gotitas?
¡ La importancia de lo pequeño !

FS base, escuela “ideal”

 

CmLghbbWEAAjVkt

Decía Chomsky que “el propósito de la educación es mostrar a la gente como aprender por sí mismos. El otro concepto es el adoctrinamiento”.

Al día de hoy, todavía hay entrenadores formadores de FS base que viven el aprendizaje como los episodios de una serie de televisión (aprovecho para comentar gratuitamente que, a veces, el mundo de las escuelas deportivas me recuerda un poco a Juego de Tronos). Es decir, entienden el aprendizaje como un continuo en el que cada capítulo supone un paso más hacia la consecución de un conocimiento sólido y permanente.

Pero, en realidad, el aprendizaje no es ni sólido ni permanente. El aprendizaje es fluido, plural, contingente e híbrido.

  • Fluido porque es cambiante.
  • Plural porque no hay una única forma de hacer ni de saber.
  • Contingente por que puede suceder o no suceder, no es algo que puede adquirirse de forma permanente.
  • Híbrido porque puede adquirirse en lugares y de formas diversas.

Esta manera de entender el aprendizaje requiere de una escuela deportiva de FS distinta. La escuela “ideal” del siglo XXI debe ser emprendedora, innovadora y ética para poder formar jugadores autónomos, creativos y con espíritu crítico.

Desde mi atalaya personal, aprender es relacionar algo que sabemos con algo que no sabemos, por tanto, para enseñar debemos saber lo que el joven jugador conoce. Sin olvidarnos que la tarea del entrenador formador no es transferir conocimientos sino desarrollar los talentos del joven jugador. Y por mucho talento que tenga un niño, solo después del entrenamiento podrá ser jugador de futbolsala.

En la escuela deportiva “ideal” del siglo XXI, los jugadores y jugadoras aprenden, disfrutan, participan, se exigen… ¡viven!. Es una escuela que permite saber quiénes son y ayudarles a saber quiénes quieren llegar a ser. Para ello uno de los objetivos mas importantes del entrenamiento es dotar todo tipo de destrezas, habilidades, pero también … conocimientos, sin perder de vista que la escuela deportiva ya no es el único lugar donde los niños y niñas pueden acceder al conocimiento y lógica del juego.

La formación y aprendizaje en las escuelas deportivas de FS base debería considerarse un viaje de descubrimiento. Debería estimular las llamas de la imaginación y encender el fuego de la curiosidad.

Animar a todos aquellos entrenadores de FS base que preparáis vuestros entrenamientos con multiples y variadas tareas, algo imprescindible, por favor no olvidéis que la expresión que mas debéis usar en dichos entrenamientos es: ¡JUEGUEN! ¡JUEGUEN! ¡JUEGUEN!

Antes de acabar… os habréis fijado que desde el título del post he entrecomillado la palabra “ideal”. Lo “ideal” siempre es una abstracción, un modelo, que solo tiene sentido cuando se adapta a las necesidades de los centros deportivos y a su contexto. Por tanto, no hay recetas infalibles y siempre tenéis que evaluar qué es aquello que os funciona, más allá de las modas.

¿Por qué no podemos intentar cambiar nuestros lí­mites?

Copa de España_Madrid.JPG
El futbolsala que nos rodea quiere darnos todo, ponerlo disponible, a nuestro servicio. Sin embargo opino que no tenemos acceso a ello o se nos antoja dificultoso porque cometemos el error de intentar encajarlo dentro de nuestros propios límites.
Y no hay nada que limite más la progresión del juego que una visión dogmática del futbolsala. Rechacemos ser esclavos del pasado, de hábitos, expectativas y esquemas que limitan lo que vemos y analizamos. Estos son los frenos de la innovación de nuestro deporte.
La experiencia, si no nos deja atrevernos a intentar cosas nuevas, nos está limitando, creando una limitación que nos produce grandes torpezas y nos limita si no nos deja atrevernos a intentar cosas nuevas. La experiencia humana, es una experiencia de limitación. Confundimos ‘común’ con ‘normal’. Próxima estación: hacer que las cosas sean posibles.
No tengo dudas que competir es mejor que entrenar si te sirve de aprendizaje…, si te limitas al resultado, la euforia o frustración no te dejará progresar. Se debe competir como si nunca pudieses cometer un error, pero no te sorprendas cuando lo hagas. La mente es el limite. El libro de las quejas y excusas es el mayor libro del deporte. Vigilemos estas tres autolimitaciones: Autocomplacencia, Acusaciones y Excusas.
El entrenador deberá ordenar sin limitar y facilitar sin imponer.
– Rafel Pol.
Cuando un entrenador se excusa diciendo “no lo logramos porque no me hicieron caso” esta hablando de SUS limites!!.
Creer que el juego sucede sin nosotros como protagonistas nos capa nuestro poder creativo, nos reduce a reaccionar ante lo sucedido, nos limita. Si, son nuestros propios límites, y en una segunda derivada, el miedo que estos mismos límites nos provocan, lo que no nos permite expandir nuestros conocimientos, hacer reales nuestras pasiones, competir con más plenitud. 
Conocer y aceptar tus limites también es pensar en grande. Es lo primero que necesitaras para poder superarlos. Por tanto, no debemos centrarnos en las limitaciones de los jugadores, sino en lo que son capaces de hacer a pesar de sus dificultades. Tampoco debemos olvidar que marcar limites a los jugadores, es básico para mantener al equipo en la lí­nea, porque deben saber que consecuencias tienen algunas causas.
Enfrentémonos a la erosión emocional, es decir ,al agotamiento silencioso que resta energí­a para continuar ilusionando a los equipos. NO LIMITS¡¡¡

Entrenar es ayudar a personas a alcanzar las metas que ellas mismas se han propuesto con las limitaciones de su capacidad y talento.

– Duffy

EXPECTATIVAS!!!
“No hay nada que hacer, eso siempre ha sido así­” sigue ocupando un puesto de privilegio en el ranking de creencias limitadoras.
Lo explico con una historia del mundo zen:
 
El maestro cuando despertó aquella mañana decidió ir a pescar.
Fue al embarcadero, se sentó, sacó su sedal de pesca y lo lanzó al agua.
En el embarcadero había otro pescador
que parecía estaba pescando muchos peces.
Este segundo pescador cada vez que sacaba un pez lo medía con un medidor,
guardando unos cuantos y otros los devolvía al agua.
 
El maestro, después de observar por un rato el comportamiento del pescador,
le preguntó:
 
“¿Qué ocurre?
¿Por qué estás lanzando algunos peces de vuelta al agua?”
 
A lo que el pescador contestó:
 
“Tengo una sartén de tan sólo 20 centímetros en mi casa.
Sólo guardo los peces que no superan esta medida.
El resto de peces no me sirve”
 
Y así nos pasamos a veces la vida, intentando encajar “los peces” en nuestra “sartén”.
Es decir, todo aquello que no nos encaja, que no nos da nuestra medida, lo despreciamos o lo apartamos porque pensamos que no sabremos o podremos hacer uso de ello.
Para poder ver las oportunidades hay que dejar de pensar en clave de limitaciones para hacerlo en clave de posibilidades.
– Francesc Miralles
Me pregunto:
¿Podríamos intentar, luchar por cambiar la sartén?
O dicho de otra forma:
 
¿Por qué no podemos intentar
cambiar nuestros límites?
Podremos conseguir más en nuestro futbolsala cuando nosotros mismos nos demos el permiso de convertimos en más, superando los obstáculos que nos hacen más grande, cuando crecemos, cuando nos transformamos, cuando estamos abiertos a cambiar, cuando nos convertimos en exploradores de lo nuevo, cuando hacemos grande nuestro pensamiento,
y siempre desde la humildad y el aprendizaje continúo.
 
NO LIMITS
¡ATRÉVETE!
Quiero felicitar a la por la organización 🔝 de la
Donde ha superado sus limites ¡¡¡ENHORABUENA!!!

Copa de España. Comunidad de Madrid 2018

SOdxS9JC_400x400

Copa de España: momento de apostar fuerte, quemar barcos, hacer grandes promesas y donde tener mucho en juego. Solo queda una opción. Ir a por todas.

Un evento único 

Madrid ya huele a Copa de España, uno de los dos eventos deportivos más importantes del calendario nacional e internacional del Futsal que esta ciudad tiene la suerte de poder disfrutar.

Miles de aficionados de todos los rincones de nuestro país, acudirán en apenas una semana a compartir emociones al más alto nivel. Para conocer esta competición hay que comprender lo que escribí en 2011 en el blog de la LNFS, 2015 y 2016 en esta pagina, donde exponía “los que hemos tenido la oportunidad de participar en varias de sus ediciones sabemos que este torneo es diferente“.

El ambiente que se respira en el hotel donde se hospedan los ocho equipos, el ambiente de una ciudad que, generalmente, se vuelca en el desarrollo de la competición y el ambiente del pabellón donde las aficiones de los equipos se desplazan para apoyarles hace que sea una competición muy especial, ver cómo ocho aficiones diferentes se dan cita a la vez, cada uno en su espacio del Pabellón, conviven desde el respeto. No olvidemos tampoco ese enorme colorido que desplegándose por la ciudad en sus lugares más atractivos.

La LNFS como organizadora del evento, volverá en esta edición de la Copa de España en Madrid, a convertirse en un modelo de organización.

Lo deportivo…

La Copa, asociada siempre con la posibilidad de que se produzca en cualquier momento un salto en el guion previsto, recordemos Ciudad Real donde Jaen Paraíso alcanzo la victoria contra pronostico y merecidamente, nos demostró que es la competición más democrática e igualitaria, abierta…

Esta competición no entiende de favoritismos. El mejor equipo de un fin de semana largo, se llevará el campeonato. La competitividad no consiste en jugar mejor o peor, sino suficiente como para doblegar al contrario.

Como primer apunte recupero mi comentario que reitero año a año “el éxito depende en gran medida y se puede predecir según como responde un equipo ante la adversidad y vence los obstáculos“. Cociente de la adversidad.

Con relación a ello un segundo apunte, no entiendo cómo se socializan los cambios, jugando los mismos minutos salarios diferentes.

Todos estos condicionantes provocan que las sorpresas puedan aparecer y se cuele algún equipo que no contaba al principio. Lo cierto es que, para ser campeón se necesita tres buenos días de sincera puesta en común, ambición, capacidad para la resolución de problemas (fortuitos o forzados) y una pizca de suerte para triunfar. No nos olvidemos que la mentalización de los jugadores juega un papel fundamental para el equipo que quiera ser campeón, ya que no gestionar bien los pequeños detalles te pueden mandar para casa.

El entrenamiento previo a un campeonato de este nivel es una putada… Vas todo el día angustiado y no sabes cuál es la razón… Son días que buscas encontrarte bien. No es el entrenamiento en sí, ni las expectativas del entrenamiento. Es el hecho de saber que tienes que superarte, hacerlo mejor que la última vez, ganar. Tengo que dejarme el culo para mejorar. No basta con ser unos fenómenos. Se trata de mejorar. Con los niveles de energía que son, entramos en la zona de no confort con la mirada fría y muy concentrados.

Con relación a la competición, son partidos que no se puede perder, solo vale ganar o ganar. La cabeza te da vueltas. Todo parece una obligación. Energía, ¿Qué carajo es eso? En este punto, se trata de querer llegar a más. No puedo. No lo voy a hacer. No hay opción, señores. Tenemos que acabar con fuerza. Conseguirlo. ¿Por qué? Porque es lo que queremos más que nadie, por eso. Cuando nos preparamos para la batalla, recordamos a los que han pasado por este camino antes que nosotros y que han tenido éxito. ¿Nervios? Pues claro, joder. Pero es bueno, ya que te mantiene centrado.

¿Qué equipo sumará un nuevo trofeo a sus vitrinas? El último en inscribir su nombre en el palmarés fue Movistar Inter FS la pasada campaña. Pero la Copa, no da créditos con la trayectoria de los equipos hasta ese momento, es borrón y cuenta nueva. Por tanto, pronosticar sobre quién ganará una Copa de España siempre es difícil. En esta edición no es menos. Lógicamente Movistar Inter FS actual campeón, FC Barcelona Lassa, y ElPozo Murcia parecen claros favoritos. Sin embargo, equipos como Jaén Paraíso o CA Osasuna Magna pueden ser una alternativa y pueden dar una sorpresa. Al final siempre suele ser la determinación de los jugadores la que destroza las igualdades. Tener personalidad supone liberarse de dependencias, de miedos y complejos…” Para los equipos no favoritos Palma Futsal, Ríos Renovables Zaragoza y Plástico Romero Cartagena mi tercer apunte. Desde hace tiempo creo que el secreto para hacer algo, nuevo o no, es empezar. Y el secreto para empezar algo, nuevo o no, es no dejarlo para después, sino hacerlo. Si pasan el primer envite se debe buscar el momento de reducir las cuotas de humildad para aumentar las de ambición. Así se cierra el círculo.

Y así es el fútbol sala: un círculo que no deja de girar y girar.

Sabemos que en esta competición dejas de jugar con salvavidas y hay mucho iceberg suelto. La tensión se multiplica por cien y una subida tan repentina a muchos equipos les hace saltar los plomos. En cambio a otros, les pone las pilas. Los equipos son entes complejos susceptibles a ser alterados por circunstancias internas o externas. Algunas pueden resultar previsibles y por ello atajables. Otras corresponden al siempre caprichoso azar.

El problema para los equipos además de ser técnico/táctico pasará a convertirse en mental. Las dudas, la ansiedad, el a veces no disimulado cabreo con el devenir de las cosas parece que se instalan en la mente de sus jugadores y sólo hace falta echar un vistazo a sus caras durante los partidos para darse cuenta que la lucha es tanto con los contrarios como contra su propia dificultad para que las cosas fluyan de una manera adecuada. En este estado, un equipo se convierte en accesible para equipos que hace quince días nos parecía imposible que pudiesen plantear cualquier tipo de problemas. El primer partido condiciona, hay que mantenerse a salvo por lo civil o por lo militar. Como este es un torneo exprés, el pasado hay que conjugarlo siempre con el futuro, saber si lo que es suficiente el jueves o viernes, puede volverse escaso el sábado o el domingo.

¿Scouting? Hay más nombres. Atención a los menos vigilados por el exhaustivo scouting (exploración, espionaje).

Termino con una reflexión. Los jugadores son formados para jugar bajo tres ideas que parecen básicas: SEGURIDAD+CONTROL+CERTEZA Tres formas diferentes de decir lo mismo: huir del riesgo. ¡¡¡Pero esto es imposible!!! La competición es insegura, se descontrola donde menos lo esperas y es totalmente incierta, ya incluso antes de jugar.

Competir es estar en continuo riesgo. Y esto es lo que hace interesante nuestro deporte. Uno de los secretos más importantes para asumir riesgo es preguntarte cuánto te importa eso por lo que debes asumir riesgo. Asumir el riesgo valdrá la pena. La pasión no te garantiza el éxito, pero ayuda mucho. Como todo en la competición, careces de garantías, pero habrá merecido la pena intentarlo, luchar por ello.

Último apunte, nuestro deporte es un juego para valientes. Pero el que quiere arriesgar debe conocer los peligros y si no es así se convierte en un temerario. De ahí la necesidad de tener defensores que interpreten el juego. Q se esfuercen, que realicen las acciones técnicas básicas con un nivel aceptable, con iniciativa, capaces de anticiparse capaces de ajustar su intervención a las circunstancias presentes y de no repetir siempre la misma acción, seguros en sus intervenciones, sin olvidar que los porteros son los verdaderos protagonistas de este tipo de competición.

La peor forma de preparar un partido o competición que los jugadores ya saben que es especial es haciéndola mas especial aún.

En definitiva, independientemente de quien gane, lo realmente importante es que este fantástico ambiente de fútbol sala refuerce y empuje a nuestro deporte.

Disfrútenla

Lo peor en la competición es la duda (mal interno) y la incertidumbre (mal externo).

58222_10152030749574838_224409377_n

Lo peor en la competición es la duda (mal interno) y …

La idea no se negocia. Eso no deja dudar a los jugadores, que están siempre examinando al entrenador.
“Jorge Valdano”.
El principal objetivo del entrenador, es enseñar al jugador a pensar, a dudar, a desarrollar un pensamiento crítico y a resolver problemas, pero nada hace dudar más a un jugador que la duda de su entrenador, es por eso que siempre hay que mostrar seguridad en lo que hacemos y creer.
Dudar para aprender y decidir para HACER son dos de las principales herramientas que dispone un entrenador para gestionar entornos inciertos.
Dudar, no sólo me ayuda a crecer, sino que me libera de la obligación de estar siempre en lo cierto, que no deja d ser una forma de esclavitud comentaba Andrea Bocelli.
Antes de ponerlo en duda, lo mejor es…, dudar primero de tus propios ojos. Por tanto, aprendamos a entrenar y competir con humildad, que no es modestia, es tener mente de aprendiz, capacidad de dudar y cuestionarse.
– … y la incertidumbre (mal externo)
En competición el caos es lo normal, no es nuevo. El caos es productivo. Aprender a competir en el caos es saber gestionar la incertidumbre. Immanuel Kant dijo ” que se puede medir la inteligencia de una persona por la cantidad de incertidumbre que puede soportar.
Dentro del escenario de la Competición la Incertidumbre principal en el juego son:
– lo que hacen los adversarios y
– lo que hacen tus compañeros!
sobretodo cuando el juego es totalmente libre.
(Algunos jugadores con muchos “recursos” saben generar incertidumbre en el rival, otros viven en ella y la generan en el propio equipo).
La maestría del entrenador es saber responder rápido a la incertidumbre, saber gestionarla. No obstante, en lugar de entrenarnos en la incertidumbre, el hábitat natural por el que discurre la competición, nos aferramos a lo que no existe: la seguridad.
Para explicarlo tomo prestado el articulo de mi admirado Fernando Botella de su blog del 2013 donde nos cuenta…
Si, lo cierto es que competimos en busca de la seguridad. Bajo la percepción mental de tener el control de todo. Huyendo de lo que nos produce un cierto margen de riesgo.
Es decir,
INCERTIFÓBICAMENTE 


O, lo que es lo mismo, con pánico a lo que nos es incierto, a lo desconocido, a lo que nos genera dudas. A no tener seguridad con lo que entendemos como entrenado, a la falta de información, a lo que ignoramos, a lo que está por llegar, …

Pero curiosamente en eso consiste el juego, en transitar por lo desconocido, en no saber lo próximo que está por llegar.

Mario Vargas Llosa nos decía:

“ La incertidumbre es una margarita 
cuyos pétalos no terminarás 
nunca de deshojar “


Y así es nuestro paso por esto que llamamos competir: incierto, inseguro, desconocido, arriesgado, … No asumir la incertidumbre, vivir bajo el pánico de ella, ser incertifóbico, es perderse la propia oportunidad de mejorar.

La incertidumbre no gestionada, no normalizada, provoca miedo al cambio, inmovilidad, te conecta con el pasado. Paraliza la creatividad. Impide encontrar nuevas oportunidades.
La gestión adecuada, con coraje, de la incertidumbre no es seguridad, es valentía.
Lo seguro no es compatible con lo vivo. Es confort, comodidad, falta de exigencia.
Desde la seguridad no se toman decisiones, no se buscan nuevos caminos. Nos paramos.

Un cerebro que no admite lo incierto es un cerebro angustiado, previsor de un futuro negro, ansioso, nada explorador, que no disfruta con lo nuevo.

Fisiológicamente la no gestión de la incertidumbre, el no tratarla como lo más natural, practicar la incertifobia, hace que se te acelere el ritmo cardiaco, te pone una cara llamada de pomada, triste, genera temblor, aumento de la presión arterial, y la activación del sistema endocrino
y del sistema hipotálamo-hipófiso-suprarenal, liberando en nuestra sangre hormonas productoras de estrés, aumentando el cortisol responsable del exceso de colesterol, y un largo etc…
La incertidumbre es el seudónimo que utiliza la sorpresa para dar miedo. Aceptemos que la incertidumbre es un hecho inherente en la competición.

Competimos partidos de incertidumbre”.
Como no puede ser de otra forma, porque, aún siendo inconscientes, siempre fue así. Eso sí, con una gran diferencia a sólo hace unos años, que ahora nos cuestionamos si vale la pena
la previsión de escenarios futuros, la planificación estratégica más allá de un corto espacio de tiempo, las muletas que nos ayudaron a caminar en el pasado, o eso creíamos …
Ahora ya no pensamos que esto sea la solución. Más bien nos genera más temor, más inseguridad.

Hacer algo bien, a tiempo y con calidad, no es talento, es eficiencia. El talento sólo tiene sentido cuando hay un margen de incertidumbre. Recordar que medimos la iniciativa, inteligencia y voluntad del jugador por la cantidad de incertidumbre que es capaz de superar durante la competición.

¿Cómo nos sentimos cuando descubrimos que tenemos que aprender a competir jornada a jornada sin muchas previsiones, sin anticipar un futuro lejano, en un nuevo orden?
¿O en un nuevo caos? ¿O es caos-orden que siempre fue y estuvo disfrazado de resultados ganadores, de derrotas, de falsa victorias?

Nada resulta más dañino para una competición que la previsibilidad, pues ataca la esperanza de ser sorprendido (la incertidumbre es necesaria). En la incertidumbre el cerebro nos invita, facilita y aumenta el espíritu explorador, la capacidad de atención y aprendizaje y la creatividad.

“El liderazgo es la habilidad de absorber incertidumbre para que otros puedan seguir caminando”.

– Peter Drucker

Una propuesta:

Frente a la fobia, producida por lo incierto, por qué no elegir la

PRESENTOFILIA

Vivir el presente y sacarle el máximo partido. Disfrutarlo con intensidad.
Cuidar lo que nos es próximo. Lo que está en nuestro hoy.

Salir de la zona de confort es entrar en la zona de incertidumbre en un mundo donde a lo mejor hay que partir de cero y aprender nuevas competencias.

El momento presente es el único en el que todas las cosas suceden. Competir durante el presente nos aleja de la fobia a lo incierto, nos pone en atención con lo que está ocurriendo.
Por ejemplo, si estás jugando concéntrate en tus movimientos, en la cadencia de tus pies,
en la tensión con la que los piernas y pies se apoyan en el suelo, en tu respiración, en tus pensamientos, …
Vivir el presente es vivir despierto. Nos aleja de vivir en automático.

Ante la incertidumbre sólo tienes una opción: centra tus energías, tus pensamientos y tus movimientos, es decir tu vida, en lo que ahora te está ocurriendo. Es donde puedes dar tu mejor yo. No tienes otro espacio ni tiempo de poder personal tan completo. Y además desde el aquí y ahora, en el presente, es desde el único “lugar” donde puedes empezar a construir lo que todavía está por ocurrir. 
El futuro lo creas en el hoy.
Lo decides en el presente.
Lo empiezas a fabricar desde el aquí.

Deepak Chopra nos recuerda que sólo desde la incertidumbre se puede encontrar el espacio
de libertad necesario para crear lo que deseamos. Así es, lo incierto está sin decidir.
Cuando entres en estado de incertidumbre, párate y date permiso para que todo se centre
en lo que te vaya ocurriendo en tu presente continuo.

Tu único mundo real está aquí, no dejes de verlo, de vivirlo.
Condicionar el presente con el pasado o con el cuestionamiento del futuro es no empezar,
es no llegar por no salir, es vivir con temor, es no saborear lo que ahora tienes ni siquiera lo que te espera por llegar.

No deposites tu bienestar de hoy en el futuro. No llegará. El futuro hoy no es más que una proyección mental.

Contra la  incertifobia  puedes tratar de vivir sabiendo que

sólo existe 
un instante en tu vida,
y que quieres formar 
parte de él:
EL PRESENTE

El talento está al final de la educación, no al principio.

37287

Hay una cita que circula por el universo, “Todos nacemos genios para después llegar a ser imbéciles. En medio está la educación que recibimos”. No es una excusa válida, no obstante para lograr las metas en tu vida, normalmente debes llenar muchos vacíos que tuviste en tu educación.

“El problema de nuestra educación no es el alumnado o profesorado sino el sistema diseñado para clasificar y no para aprender”.

– Reigeluth

Recuerdo de este último viaje a Tokio / Diciembre 2018 mi visita a la escuela de FS que dirige Arihara Masaaki donde pude compartir momentos extraordinarios con los jóvenes monitores formadores y no tan jóvenes de las escuela que tienen la responsabilidad de formar y educar niños/as de 5 a 14 años. Aprovecho después de tanto tiempo, reiterar mi agradecimiento a todos que hicieron posible este encuentro.

Aprendí en esas clases que la educación camina junto a la pedagogía y la creatividad ( y el deporte forma parte de la educación). Y podría añadir sin equivocarme como expuso H. Spencer que “el objeto de la educación es formar seres aptos para gobernarse a sí­ mismos, y no para ser gobernados por los demás”.

El motivo de este posicionamiento es la necesidad de un nuevo modelo de educación de nuestros jóvenes bajitos donde se debe utilizar el juego como la metodología principal que ayuda en el aprendizaje en edades preescolares, pero también en jóvenes adolescentes. Los niños son curiosos intelectuales e imaginativos. Todos muestran un gran potencial que si, con la educación, no ayudamos a mantener y desarrollar se irá perdiendo, acomodándonos a lo repetitivo.

Lucho por una educación que nos enseñe a pensar y no por una educación que nos enseñe a obedecer.

– Paulo Freire

La educación actual sólo nos proporciona argumentos para tener razón y no para conocer más y respetar opiniones, como las que cito, encontradas  en Articulo de Ana Camarero en EL PAIS 22/1/2018 ” El modelo educativo es “antinatural”: no todos aprendemos lo mismo al mismo tiempo. :

Álvaro Bilbao, neuropsicólogo y Doctor en Psicología de la Saludno es partidario de desechar todo lo antiguo frente a un modelo íntegramente nuevo. En este sentido, el autor del libro “El cerebro del niño explicado a los padres” (Plataforma Editorial) señala que “sabemos que algunas de las habilidades más importantes para el cerebro son la creatividad y la curiosidad que van en sintonía con las nuevas corrientes de educación. Sin embargo, también sabemos que la persistencia y el autocontrol (presentes en los modelos educativos anteriores) son igual de importantes”. Por ello, en palabras de Bilbao, “no se trata de elegir sino de integrar. Los cerebros más inteligentes son aquellos capaces de integrar información aparentemente contradictoria. Si queremos un buen modelo educativo, debemos tomar ejemplo del cerebro e integrar distintos conocimientos”.

Nora Rodríguez, creadora del programa Educar para la Felicidad Responsable y fundadora y directora de Happy Schools Institute, señala que “en un mundo global, dominado por la técnica y la economía, es necesario que niños y adolescentes se pregunten, indaguen y creen su propio aprendizaje, pero también que aprendan que necesitan tener conexiones sociales positivas porque eso es lo que les va a permitir desarrollarse y sacar lo mejor de sí”. En este sentido, es necesario según Rodríguez, que los colegios “pongan el acento en habilidades evolutivas como el altruismo, la empatía o la compasión. Educar en sintonía con el cerebro”. Para lograrlo, es fundamental que los niños y adolescentes se pregunten para qué estudian, porque según Nora Rodríguez, “no se trata de que repitan lo mismo que dicen sus padres. Es necesario que encuentren sus propias respuestas, porque ahí está la verdadera motivación”. Una motivación que pasa por el placer de estudiar, percibir el placer de aplicar lo que aprenden, que en opinión de Rodríguez, “es lo que se ha perdido”.

Una transformación de la sociedad que pasa obligatoriamente por un cambio en la educación que reciben las nuevas generaciones, más acorde con su realidad. Hoy, además de las habilidades y capacidades que tenga una persona para realizar un determinado tipo de tarea o actividad, son necesarias una serie de competencias conductuales: autonomía, autoliderazgo, coherencia, integridad, capacidad de atención y de escucha, autorregulación, interés, curiosidad, autenticidad, responsabilidad personal y social, capacidad de reflexión, proactividad, pasión, motivación intrínseca, lógica divergente, humildad, aprendizaje continuo, empatía, capacidad de síntesis y de argumentación, gestión del tiempo o confianza. Es decir, las conocidas como “habilidades blandas”.

Montse Hidalgo cree imprescindible que nos preguntemos para qué educamos. “¿Educamos para generar personas que sean creativas, resolutivas, que posean habilidades sociales, que puedan emprender, etc.? Porque si lo que pretendemos es que las personas tengan empatía, habilidades sociales, resiliencia, sepan gestionar la incertidumbre, el cambio continuo o motivar a los equipos, entonces, el actual sistema educativo no es válido”, afirma Hidalgo.

“Cuando un niño comienza a leer, nunca empieza leyendo una novela. La educación física no debería ser distinta”.

– Steve Nash Youth Develpment

Esta vision nos conduce a nuestro FS base donde los niños/as marquen sus intereses individuales y los entrenadores formadores vayan diseñando planes formativos a medida para cada joven jugador. El motivo como hemos visto, es que es necesario que desarrollen la creatividad como un valor seguro de desarrollo de la inteligencia.

No olvidar que actualmente podemos ver en los colegios la creación de “aulas” con un decorado especial ya que considera el espacio en el que se enseña como algo esencial en el proceso formativo. Como apostar por facilitar al maestro/a donde pueda trabajar con aulas múltiples, les cambie según la asignatura y les saque del colegio con frecuencia para dar sus clases en otros ambientes.

Esta perspectiva de la educación se podría resumir en transferencias con nuestras escuelas deportivas de futbolsala:

  • Saber que la mejor forma de aprender es crear experiencias válidas para todos los jóvenes jugadores.
  • Valorar y evaluar principalmente cuatro criterios en cada materia (tareas de entrenamiento:  Conocimiento+Interactuación+Comunicación+Emoción con el mismo porcentaje de importancia.
  • Trabajar con proyectos anuales en el que los jóvenes jugadores trabajan descubriendo a partir de una gran variedad de perspectivas, que les educan y forman en la creatividad y desarrollo de analogías.
  • Aceptar que se debe aprender desde pequeños a formular hipótesis, a colaborar entre sí, a diferenciar entre competencia y colaboración.
  • Comprometer a los formadores/educadores a que deben ser más facilitadores que expertos y enseñar desde el hacer. (Los entrenadores muy jóvenes en formación deben tener una base de educación importante, los valores son mas importantes que el fútbol sala).

Es necesaria la educación para tener éxito en el juego de la vida”

Bob Lanier

Aprender haciendo, esa es la fórmula.

«Cuando formación no es transmisión de conocimientos. Dígame qué y me olvidaré, demuéstreme y podré recordar, implíqueme y entenderé». (Confucio)

El tiempo dirá…, pero en cualquier caso, en materia de educación, especialmente infantil, ¿TAN DIFÍCIL ES HACELO BIEN? y nuestro deporte se beneficiara? SEGURO.

«El principio de la educación es predicar con el ejemplo». (Turgot)

Recordad «El talento está al final de la educación, no al principio».