Cultura de equipo

La única garantía durante cualquier temporada es que habrá problemas. Construir una cultura de equipo no se trata de hacer felices a todos. Es mucho más valioso que eso. Se trata de proporcionar un lugar de alta confianza donde los problemas difíciles se resuelven juntos.

Desarrollar una cultura de equipo es un proceso interminable que debe repetirse año tras año. Es un ciclo sin fin.

Hace años, un estudiante le preguntó a la antropóloga Margaret Mead cuál consideraba ella que era el primer signo de civilización en una cultura. El estudiante esperaba que Mead hablara de anzuelos, ollas de barro o piedras de moler… …Pero no. Mead dijo que el primer signo de civilización en una cultura antigua era un fémur que se había roto y luego sanado. Explicó que, en el reino animal, si te rompes una pierna, mueres. No puedes huir del peligro, ir al río a tomar algo o buscar comida… Ningún animal sobrevive a una pierna rota el tiempo suficiente para que el hueso sane. En cambio, un fémur roto que se ha curado, es evidencia de que alguien le vendó la herida, le llevó a un lugar seguro, le dio de comer, es decir, alguien cuidó de la persona que se cayó …Mead dijo que ayudar a otra persona, en momentos de dificultades, es el punto donde comienza la civilización. (Ira Byock)

Cuidarnos y ser cuidados es lo que sostiene la vida, y nuestras sociedades. También es la evolución cultural de esta colaboración para los deportes colectivos.

Hoy en día, las organizaciones deportivas se obsesionan por la “cultura”. Pero, ¿Qué es la cultura? ¿Se trata de liderazgo o de personas? ¿Se trata de crear un conjunto de valores y prácticas a las que todos deben adherirse (¿cumplimiento?) O ¿puede dejar espacio para las diferencias individuales? ¿O es demasiado complicado?

Un equipo no es una “cosa“. Es un grupo de personas. Los equipos no tienen actitudes, ni tienen estándares. Son las actitudes y estándares de las personas quien crean la cultura del equipo. Y esta cultura está hecha de elecciones personales alineadas con los objetivos del grupo.

Iván Rivilla expone “Yo no digo que estilo sea más importante que el resultado; yo digo que el estilo está antes que el resultado. El estilo es un gran refugio, no hay nada más fácil en el futbol que perder tres partidos seguidos y cuando uno pierde tres partidos seguidos, debe saber cómo legislar, desde donde empezar la reconstrucción y si no existe un estilo al que agarrarse; solo queda la confusión, el desorden y la sensación absoluta de fracaso, es decir, solo queda la nada. En cambio, el estilo es lo que en las empresas llamamos la cultura corporativa, es decir, la posibilidad de dar vueltas alrededor de unos determinados valores que nos ayuden a sentirnos orgullosos (al futbolista a sentirse orgulloso e identificado) y eso, termina convirtiéndote en un disparador de eficacia.

Cultura de equipo

Las CUATRO razones más importantes por las que los equipos Ganen o Pierdan partidos:

  • Talento
  • Mentalidad
  • Cultura
  • Ejecución

Los equipos promedio sobresalen en 1-2 áreas Los grandes equipos sobresalen en 2-3 áreas Los equipos campeones destacan en las 4 áreas.

Si nos referimos a los tres PILARES d EQUIPO:

  • Liderazgo. Las acciones d unos pocos seleccionados inspiran a otros a seguir.
  • Cultura. Las acciones individuales d mejora se convierten en el estándar colectivo.
  • TEAMWORK. La estrella es el equipo mismo; cada rol individual único, una parte vital del todo.

¿Cómo responde tu equipo a un comportamiento que no está alineado con su cultura? ¿La gente da un paso al frente y habla, o permanece en silencio en público y cotillea en secreto?

La cultura no se construye con documentos o carteles, sino con el comportamiento de las personas. Al definir la cultura de los equipos, algunos autores creen que se construye con normas, símbolos, mitos e imágenes que penetran al jugador en su intimidad, estructuran sus instintos y orientan sus emociones.

La cultura no es solo un cartel genial en la pared del vestuario o un correo electrónico bien escrito a tu equipo como he mencionado anteriormente. Cultura son los comportamientos, las decisiones y los hábitos que todo tu equipo tiene a diario. Tu cultura (buena o mala) se vive y se demuestra diariamente.

La cultura de un equipo no es una norma o lista de estándares anotada en una pared. Tampoco es un discurso que das como entrenador. La cultura de un equipo es:

  • Lo que DICES cuando haces cosas difíciles.
  • Lo que PIENSAS cuando algo no va a tu manera.
  • Qué HACES cuando no te apetece.

Desde mi atalaya, no creas cultura de equipo con signos y lemas. Creas cultura con personas y liderazgo. La cultura de un equipo no es sólo una idea o un modelo, es todo. No es sólo una persona. Son todos. Todos en tu equipo crean tu cultura y tu cultura lo impulsa todo.

Tu cultura no es lo que de vez en cuando dices. Es lo que constantemente haces. Un jugador que quiere crecer y mejorar necesita un ambiente y una cultura para desafiarle constantemente. Entrenadores, por favor no debemos instruir a nuestros jugadores sobre; moral, carácter, cultura, respeto por los demás y hacer lo correcto; si no lo HACES tú mismo. Se el ejemplo. La cultura del deporte comienza contigo. Dentro y fuera de la cancha de juego.

Los grandes equipos son la suma de Inteligencias, al menos eso nos asegura la Sabiduría popular:

  • racional (conocimientos y habilidades=Aptitud),
  • emocional (Actitud),
  • cultural (Sinergias),
  • espiritual (Valores).

De nada vale tener una gran inteligencia si no sabemos usarla.

La cultura de un equipo no es solo una cosa. Es todo. La cultura no es estática, es dinámica. Todos en tu equipo la crean y tú la creas cada día por lo que piensas, dices y HACES. Puedes elevarla con lo que piensas, mejorarla con lo que dices y hacerla genial con lo que HACES.

La cultura siempre está cambiando o creciendo. No está estancada. Cada miembro del equipo tiene una parte en la creación de la cultura a través de sus pensamientos, acciones, palabras y estándares aceptados diariamente.

La cultura de un equipo, buena o mala, se crea a través de un comportamiento constante. Definirlo, comunicarlo, vivirlo, celebrarlo. Hagamos de la cultura del club un activo, no un pasivo.

La cultura de cualquier campeonato tiene una sola regla de equipo a la que los jugadores y entrenadores se adhieren estrictamente … No hagas nada, dentro o fuera de la cancha de juego, que pueda avergonzar a ti mismo, tu equipo o tu familia.

Los grandes equipos están formados por jugadores que siguen tirando del mismo extremo de la cuerda, pase lo que pase. No te rindas cuando estés perdiendo. No te rindas cuando estés ganando.

Los equipos sin miedo vencen a los equipos con miedo: crea esa cultura.

“La cultura de cualquier organización está formada por el peor comportamiento que el líder está dispuesto a tolerar” – Gruenter y Whitaker

Entrenador y la cultura de equipo

La cultura de cualquier equipo tiene menos que ver con lo que esos líderes dicen o hacen y más con lo que permiten. Si lo permite, lo promueve.

Los entrenadores SIEMPRE creen en los jugadores que pueden y se adaptan a lo que el EQUIPO necesite. ¡La capacidad de ajustarse, sacrificarse y ENTREGARSE al bienestar del EQUIPO es un gran paso en la construcción de un equipo ganador y una cultura de la que todos quieran ser parte!

Un buen entrenador es el que consigue un brillante modo de relación por parte de sus jugadores”” (José Antonio Marina – Culturas Fracasadas)

Otros objetivos del entrenador de formación: ayudar a entender el juego, que sean capaces de comprenderlo como un todo y adquirir cultura táctica.

Cultura vs Talento

Los entrenadores a veces piensan que el talento es el bien más valioso. Eso es porque es más fácil encontrar talento que cultivar la cultura. Los resultados son un reflejo de la cultura más que el talento. Todos tienen jugadores talentosos. La cultura de élite es rara.

La MEJOR ATENCIÓN DE LOS ENTRENADORES está sobre:

  • sus jugadores y personal staff
  • la enseñanza de habilidades para la vida
  • cómo ganar de la manera correcta
  • la ejecución y resultados
  • la construcción de una cultura de excelencia
  • representar a su equipo con su ejemplo.

Entrenador: No eres tú récord. tu mejor trabajo como entrenador puede ser el año en que NO ganaste la liga (local, estado, …) Tal vez fue el año en que cambiaste de cultura y tuvieras a la mitad de tu equipo con nuevos jugadores y reemplazaras a otros. Nunca te juzgues por Victorias o Derrotas.

Entrenador: durante el entrenamiento.

  1. ¿Eres fanático de los pequeños detalles?
  2. ¿Eres difícil de complacer cuando se trata de ejecución?
  3. ¿Exiges responsabilidad a tu equipo diariamente?

Si es así, la ejecución se convierte en hábito y la responsabilidad se convierte en cultura

Los entrenadores debemos entender que los jugadores confían más en los ENTRENADORES que en las normas. Las normas y pautas del equipo son realmente sobre personas, cultura y relación. Tus jugadores seguirán estas normas/pautas porque confían en TÍ como entrenador debido a la equidad relacional entre tú y ellos.

No es necesario ser un genio táctico para marcar la diferencia como entrenador:

  • Preguntar sobre la vida familiar y hogareña
  • Co-crear metas desafiantes
  • Proporcionar un entorno seguro
  • Fomentar la valentía con el balón
  • Proporcionar mucho tiempo de juego

¡Los buenos entrenadores cambian las tareas, pero los mejores cambian vidas!

Jugadores y la cultura de equipo

La cultura de un equipo mejora cuando un jugador le dice a otro jugador, NO ES ASÍ COMO HACEMOS LAS COSAS AQUÍ.

Los grandes jugadores NO hacen buenos programas. La buena gente lo hace. La cultura comienza con las personas adecuadas.

Si tu mejor jugador es el que trabaja más duro tienes una cultura ganadora en el equipo. Un jugador que quiere crecer y mejorar necesita un ambiente y una cultura para desafiarlos constantemente.

El trabajo duro no es un castigo, es el precio de la entrada a las oportunidades para alcanzar la excelencia. Si tu mejor jugador es el que trabaja más duro tienes una cultura ganadora en el equipo.

Un jugador que quiere crecer y mejorar necesita un ambiente y una cultura para desafiarlos constantemente. La cultura es una ventaja competitiva. Un equipo con una gran cultura parece tener una capa extra de fuerza, tradición, resiliencia, creencia y poder que es difícil de derrotar.

Cinco preguntas que todo jugador quiere saber:

  1. ¿Dónde estamos ahora? – Reflexión
  2. ¿A dónde vamos? – Visión
  3. ¿Cómo llegamos allí? – Planes, cultura del club, normas, modelo de juego y metodología
  4. ¿Qué quieres que haga? – Rol y expectativas
  5. ¿Cómo estoy?

Gran cultura del jugador:
1) Llega a tiempo 2) Entrena y juega duro 3) Presta atención a los detalles 4) Haz responsable a tus compañeros de equipo

JUGADOR: los entrenadores que te responsabiliza a ti y a tus compañeros de equipo están tratando de crear una cultura de excelencia. Si quieres jugar para un entrenador que te permite escapar de esfuerzos flojos, malos hábitos o malas actitudes, entonces serás parte de un mal programa.

Los grandes compañeros de equipo no se protegen entre sí cuando alguien está fuera de lugar. Protegen la cultura porque entienden que nadie es más grande que el equipo. El LIDERAZGO del jugador es cuando tus mejores jugadores y mejores líderes hacen de manera activa y entusiasta las cosas que nadie más quiere hacer, irónicamente, sus acciones hacen que todos los demás QUIERAN hacer esas cosas. Han hecho las cosas que molestan, genial. También han creado la cultura.

Jugadores, no te das cuenta de que tu lenguaje corporal es como un letrero de neón. Grita todo lo que no estás diciendo. Principalmente, muestra su actitud, intención y capacidad para manejar la adversidad. Mantén un lenguaje corporal positivo, especialmente cuando las cosas se pongan difíciles. ¡Demuestra que puedes vencer! Es parte de tu cultura de equipo.

Si no amas la cultura de tu equipo, si no amas tu rol o tu tiempo de juego … No te quejes con los demás, ni te sientas mal por ti mismo. ¡TRABAJA PARA CAMBIARLO!

“Los campeonatos se ganan mientras las gradas están vacías”.

-Michael Jordan

La CULTURA de EQUIPOS CAMPEONES tienen …

  • Veteranos dispuestos a ayudar a los jugadores más jóvenes.
  • Jóvenes novatos dispuestos a ayudar a preservar la identidad y cultura.
  • Jugadores dispuestos a ser entrenables.
  • Entrenadores dispuestos a servir a los jugadores.

Diez cosas que derrotan la cultura del equipo:

  1. Egoísmo.
  2. Derechos.
  3. Celos.
  4. Pereza.
  5. No dar lo mejor de uno.
  6. Egos.
  7. No exigir a los compañeros de equipo.
  8. Excusas y culpas.
  9. No entrenar con el equipo.
  10. Miedo de responsabilizarse mutuamente.

“Los entrenadores no tenemos otra opción que imponer lo que pensamos, porque no se puede convencer proponiendo algo en lo que uno no cree” Marcelo Bielsa

Uno de los mayores problemas del mundo es que somos adictos a buscar una razón para explicar por qué existe un problema. De hecho, a menudo hay múltiples factores a considerar al resolver un problema, pero rara vez nos tomamos el tiempo para comprender los problemas desde un enfoque holístico.

Escribir es muy diferente de observar y satisfacer las necesidades individuales en la práctica. Este blog no es para mostrar destreza o superioridad como entrenador. Es provocar pensamiento, educar, ayudar e inspirar. Cualquiera puede parecer perfecto escribiendo, sin contexto, ¡pero nadie es perfecto en la práctica!

Como dijo Jonathan Swift: “no puedes conseguir que alguien abandone por el razonamiento una convicción a la cual no ha sido conducido por el razonamiento”.

En tiempos de linchamiento y cancelación del otro recuerdo estas palabras del escritor japonés Haruki Murakami:

“Recuerda siempre que argumentar y ganar es romper la realidad de la persona contra la que estás argumentando. Es doloroso perder tu realidad, así que sé amable, incluso si tienes razón”.

La cultura es el resultado de lo que permites, enfatizas, refuerzas o aceptas cada día.

Pretemporada

IMG_1628

Los jugadores deben comprender que SUS PARTIDOS se jugarán esta próxima temporada, pero SU JUEGO se construye ahora. Lo que hagan este verano y durante la pretemporada les convertirán en los jugadores que serán cuando comiencen la competición. Por tanto, animémoslos a no malgastar su verano y su pretemporada, porque cuando llegue el inicio de la competición, no podrán ocultar lo que hicieron. El camino hacia la victoria comienza cuando no hay nadie para animarlos. La multitud solo los verán actuar durante algunas de las incontables horas de arduo trabajo que se necesita para llegar a ese momento.

Las pretemporadas arrancan llenas de experiencias, de emociones, de historias, de nuevos proyectos…. de PROPÓSITOS. Y como dice Paco Seirul.lola pretemporada es el vehículo que tiene el preparador físico para conocer las necesidades que tienen los jugadores“.

Hace tiempo creía que la máxima principal en pretemporada es trabajo, trabajo, trabajo.

PODEROSA VERDAD – ¡Aquellos que trabajan más duro durante la “pretemporada” también tienden a trabajar más duro durante la temporada!

En el fútbolsala, el trabajo duro no es solo “trabajo duro”. El trabajo duro está mediado por un cóctel de factores internos … comprensión táctica, ansiedad, timidez, confianza, miedo, motivación, distracción, desafíos de la vida. ¡No puedes simplemente decirle a un jugador que trabaje duro!

Todo comienza con lo que CREES. La creencia crea tu perspectiva, emociones, pensamientos y comportamientos. No es “créelo cuando lo veas“. Es “créelo hasta que lo veas“. Es tu mente y puedes hacer las reglas. Tu sistema de creencias es lo que te separa. Protegerlo.

Me explico, esta creencia que en el fútbolsala actual no se puede ser competitivo, si no se acumula una gran cantidad de trabajo, que es el único capital no sujeto a quiebras, Paco Seirul-lo, 2011 me la cambió cuando escribió “ya no es como hace quince años, como una sobrecarga de entrenamientos durante una semana para llenar el depósito, sino que depende de muchas variables específicas de cada vestuario. El primero, la cantidad y la calidad de los jugadores, el concepto de juego (MdJ) que quieres aplicar; el número y la intensidad de las competiciones en las que participas; el calendario competitivo… No se puede hacer una planificación contra la fisiología humana”.

La pretemporada, a su vez, nos conduce a una cuestión básica: “Debería basarse en la readaptación del jugador al juego”. El trabajo general es innecesario. Cargar las pilas, rellenar el depósito no tiene base fisiológica.

Ahora, prefiero creer que la pretemporada es para adquirir conceptos tácticos, patrones y comportamientos. Que mejor manera de adquirir “Base física” jugando desde el primer día de entrenamiento y en una cancha de fútbolsala. Eso nos hará mejores jugadores y mejor equipo de fútbolsala. Esa base física tiene en cuenta en otras muchas cosas que “la velocidad colectiva es la que determina la velocidad del juego” y “las desaceleraciones y aceleraciones son mucho más importantes que la velocidad de desplazamiento.

Comienzan las pretemporadas y conviene recordarlo:

Hacer primero un atleta y luego cambiarlo a futbolista es difícil. Desde el principio debe ser jugador de fútbol (Seirul-lo).

“Antes, por error, se pensaba que primero había que fabricar un atleta y luego que jugase. Si se quería entrenar la resistencia, se entrenaba donde fuese. Y luego adaptaban esa resistencia a su deporte. Y no es así. Así pierdes tiempo y energía” Paco Seirul.lo

Comienzas a entrenar por primera vez o inicias una pretemporada, y no puedes esperar, ves todo complejo … Sin embargo, eventualmente te das cuenta de que ejecutar los conceptos básicos a un alto nivel, durante un período prolongado de tiempo, ¡es cómo los JUGADORES obtienen resultados! ¡Apégate a lo básico!

Es el periodo de observación entrenadores-jugadores. La pretemporada significa el inicio de la creación del modelo de juego”. “Los entrenamientos deben ser como partidos, sino los partidos se convierten en entrenamiento”, debe ser una de sus máximas. Las adaptaciones en jugadores de élite son rápidas y específicas: de ahí la importancia de los principios de individualización y variabilidad también en pretemporada.

En pretemporada, debemos entrenar a máxima intensidad con lo requiera la tarea, pero se debe escuchar el sonido del balón. El 90% de las tareas deben ser con balón. También señalar los males del exceso de entrenamiento y considera la técnica y la táctica como interdependientes. Nuestro deporte es un estado de ánimo y debemos tenerles enchufados, aunque no estén al 100% físicamente.

Un concepto no nace porque tú has estado inspirado, sino porque tu inspiración se ha estimulado al ver a la gente jugar (Oscar Cano)

Los entrenamientos de pretemporada necesitan lo mismo:

  • enfoque, atención al detalle, actitud,
  • competencia, comunicación, concentración,
  • esfuerzo, energía, entusiasmo al igual que tus entrenamientos durante la temporada.

La frase más repetida que he usado durante las pretemporadas … “decirles a los jugadores cómo hacerlo bien, no qué están haciendo mal” Centrarme más en construir y corregir en lugar de criticar y desanimar… ¡veréis cómo responden los jugadores! ¡Pude ver mejoras en mi equipo! El jugador debe saber qué quiere provocar el entrenador con cada situación.

Establecimiento de OBJETIVOS con el jugador:

  • Identificar cuáles son los más apropiados
  • Encontrar los que más le motiven
  • ¿QUÉ FUTBOLISTA QUIERO SER?

De nuevo, hago referencia a las sesiones magistrales del profesor Paco Seirul·lo, director del área de metodología del entrenamiento en el Barça, donde siempre se escucha una frase que retumba en las aulas: “Debéis esforzaros en construir un proyecto que permita a los jugadores que se enamoren del juego, que digan: esto es lo más bonito que hago en mi vida. No que se diviertan; que se enamoren, que es distinto”.

Para algunos la táctica son movimientos, para mí la táctica es confianza. (Zinedine Zidane)

Qué forma tan sencilla de explicar algo complejo.

Sin olvidarnos de la Pre-pretemporada: momento para sentar las bases de cómo queremos jugar: -Conocer los jugadores: virtudes, debilidades… ¿hasta dónde creemos que pueden llegar?

Los grandes misterios del deporte siguen siendo descubiertos por los grandes deportistas.

Si cambias algo, siempre hay obstáculos. Algunas personas quieren continuar con lo que han estado haciendo durante 30 años. Pero lo único que es seguro en el juego es que todo cambia todo el tiempo. Si queremos entrenar para la estabilidad en todas las condiciones, es esencial practicar primero con inestabilidad. Es difícil hacer algo nuevo haciendo lo que siempre has hecho. Cuando huyes de la incertidumbre en busca de certeza, rechazamos una cosa en la vida que está garantizada a favor de algo que es pura fantasía. A veces hay que crear un nuevo camino y avanzar hacia la incertidumbre.

Cada tarea no debe ser una repetición de comportamientos, sino una “evolución” constante que exija al jugador un desarrollo de sus capacidades. El jugador progresa y el entrenamiento debe crecer con él. (Antón, 2008)

Cuando imagino jugadas o interacciones posibles del juego, solo me atraen las improbables. Mantener una mentalidad de crecimiento: siempre ser un estudiante del juego y estar abierto al aprendizaje. Entrenadores: ¿Piensas en lo que estas aprendiendo esta semana? ¿Estas adquiriendo nuevos conocimientos o volviendo a aprender los mismos temas una y otra vez? El crecimiento y el aprendizaje a menudo toman medidas intencionales.

Ser un buen entrenador no se trata de cuánto sabes, sino de cuánto de lo que sabes puedes enseñar efectivamente a las personas que entrena.

El jugador de FS es un hecho táctico en sí mismo. Hay entrenadores a los que le molesta que se diga que el equipo juega más como son los jugadores que como ellos entrenan. Los que tejen la madeja son los jugadores. No se trata de que jueguen como quieran, sino partiendo de lo que mejor hacen entre ellos. Ahí debe estar la máxima exigencia para con los jugadores, en reclamarles lo que son. Álvaro Tato expone que los jugadores deben ser “considerados” en función de las relaciones que tienen con los compañeros de su equipo siendo estas relaciones las que conforman la estructura del mismo.

Preguntémonos a qué tipo de entrenador nos identificamos:  los que dan información y los que dan confianza” como dice Jenaro Díaz

Para poder gestionar estos criterios tan opuestos, y aunque les pueda parecer poco profesional, sirva como ejemplo los inicios de pretemporada, los paso proponiendo mezclas entre los diferentes jugadores, buscando las de mayor transcendencia. No pierdo el tiempo en parecer a los jugadores como un entrenador actualizado. Para ello, obvio esas desdichadas reglas exageradas de provocación que desfiguran el juego y de las cuales llenamos las situaciones de entrenamiento, y me limito a observar, dejándoles jugar, sin imposiciones, para ir al encuentro de esos estados de confluencia que marcan el estilo a seguir. Me gusta conocer a medida que observo, sin prejuicios, porque me niego a inventar sin el previo descubrimiento. Así, hallo la confirmación de que cada jugador es “una emergencia” que más que adaptarse trasforman las circunstancias, que atesoran un sinfín de grandes ideas con las que van definiendo el jugar a la vez que son definidos por el mismo proceder. Educan la organización que les educa. Asistir a la complejidad de esta interacción dinámica, lo producido al ordenarse, me impulsa a divisar que “el campo real del conocimiento no es el objeto puro, sino el objeto visto, percibido y coproducido por nosotros los entrenadores.

Si alguien puede controlar lo que aprendes, no es aprendizaje, sino programación.  (David Testal)

En los equipos la relación es la nueva moneda. Construir relaciones auténticas es un proceso intencional pero orgánico que comienza con saber quién eres y el valor que aportas.

Para un auténtico entrenador, cada entrenamiento debería ser un nuevo comienzo en el que se intenta algo que está más allá de su alcance. Se reclama creatividad, pero se entrena la mecanización.

Si algo me ha enseñado entrenar es a no darme capacidades que no tengo y a poner el foco en lo controlable. Salirnos de ahí solo genera frustración. Decir “No lo sé” o “no puedo controlarlo” y sobre todo sentirlo nos hace mejores, en el fútbolsala y en la vida.

No tener respuestas, solo interrogaciones: “¿Por qué se entrenamos la técnica en ausencia de fatiga? ¿Por qué entrenar la táctica intentando eliminar la fatiga? ¿Por qué valorar la resistencia de forma aislada al juego? ¿Estamos entrenando la técnica para el minuto 1?”. Nuestra propuesta es seducir a los jugadores y que recuperen la pasión y vuelvan así al juego intencional, al espíritu colectivo, a la presión intensa y al repliegue rápido. Y dejar el pasar por pasar para que con el pase pasen cosas.

No existe ninguna forma de rendimiento deportivo que se desarrolle sin el componente y el efecto recíproco de la coordinación (dependiente del aprendizaje) y de la condición física (dependiente de la adaptación) (Domínguez, 2009)

Algo que también he aprendido como entrenador: a menudo, la mejor manera de ayudar a un jugador no es bombardearlos con tareas de entrenamiento, sino más bien darles su tiempo, atención, energía y buscar su perspectiva. Trabajo constante para pasar del monólogo al diálogo. Lo importante no es el método, sino la forma de transmitir y vivir cada una de las tareas. Entrenar con energía y pasión para jugar con energía y pasión. Por ello, uno de los desafíos más importantes para el entrenador es saber transmitir su idea de juego acompañada por la emotividad con la que trabaja en los entrenamientos con esto, el MdJ (la forma en que se relacionan entre si los jugadores y no su disposición o dinámica posicional en la cancha) se irá fortaleciendo día con día.

Al final del día, el entrenamiento consiste en obtener resultados, ya sea en términos de desarrollar jugadores, su personal, la organización o poner puntos en el tablero.

Los jugadores deben adaptarse a su entrenador, PERO los entrenadores deben tener una mentalidad abierta sobre sus jugadores. Cada año y equipo trae nuevos desafíos y una nueva dinámica. Esté dispuesto a cambiar y adaptar su sistema, MdJ o identidad. Tienes que entrenar a los jugadores que tienes, no a los jugadores que desearías tener.

En todos los años de investigación, el objetivo nunca ha cambiado ¿Cómo puedo agregar a lo que ya he aprendido y seguir ampliando el espectro del conocimiento? (Jed Davies)

Ejecuta tus habilidades y capacidades de entrenador de una manera que te brinde una mayor probabilidad de éxito no solo a corto plazo durante una temporada, sino también a lo largo de su carrera de entrenador.

El gran entrenador de fútbol americano / NFL Vince Lombardi dijo muchas cosas memorables para los entrenadores, una de ellas fue: “Ganar no es algo que se haga en algún momento, es algo que siempre es. No haces las cosas bien de vez en cuando. Los haces bien todo el tiempo”.

Me encanta la última parte de esta cita sobre hacer las cosas bien todo el tiempo.

Espera lo mejor, planea para lo peor y prepárate para sorprenderte.” (Denis Waitley)

Ser consistente en tus acciones de entrenador es una de las claves más importantes, si no la más importante, para tener éxito con el tiempo. Al entrenar a los jugadores que son seres humanos, debes establecer la confianza para poder transferir tu conocimiento de manera eficiente.

Si quieres que los jugadores confíen en ti, la coherencia y la honestidad deben estar en la parte superior de tu lista de rasgos y en tu entrenamiento. Si lo piensas desde tu propia perspectiva, es más probable que confíes en alguien que te diga la verdad y actúe de manera coherente.

Palabra clave: “consciente” Si un entrenador desconoce sus acciones en ciertas situaciones y simplemente reacciona a los estímulos, la evolución es imposible. (Sin embargo, para obtener la máxima eficiencia, los jugadores deben estar inconscientes (hasta cierto punto) de sus acciones).

No dejes tu mejor juego en la cancha de entrenamiento.

en sus equipos, la mayoría de los jugadores no son ellos mismos, sino otros” @pablozona

Decía Saramago que el caos es un orden sin descifrar. Nos rodea, en todo caso, y nos desasosiega, y no podemos apresurarnos más de la cuenta en descifrarlo. Muchos lo hacen y se engañan a sí mismos, pero a la larga es difícil que el sosiego se sostenga en el engaño. Con el tiempo he aprendido que lo importante no es qué puedo hacer, sino qué quiero hacer. El ámbito de lo posible no es ilimitado, pero se ensancha de manera insospechada con el impulso de la voluntad, la decisión y la persistencia.

Creo que todo conocimiento es una representación de la realidad, condicionada por la forma de representación empleada. No puede ser idéntico a la realidad, ya que hay muchas maneras válidas de representar lo mismo. Por tanto, el conocimiento objetivo no puede existir.

Una parte importante de la inteligencia es saber lo que no sabes … lo siguiente es saber dónde y a quién buscar ese conocimiento.

“El juego tiene demasiado juego para ser ciencia, pero es demasiado científico para ser sólo juego”

– Vítor Frade

Los entrenadores haríamos bien en trabajar desde:

  • evidencia experimental (¿qué ha funcionado?)
  • evidencia empírica (¿qué nos dice la investigación?)
  • ideas exploratorias (¿qué podemos crear?)

Estas tres E interactúan con información objetiva (por ejemplo, reglas) y contexto (por ejemplo, quién, dónde)

Hace años entendí que la peor adicción que existe es la comodidad.

— Pablo Cabeza

Entrenar, es aprender de todos para crear un camino propio. Aportar singularidad, adaptar las propias capacidades a un deporte como el nuestro que cambia. No se trata de copiar lo que otros hacen con sus capacidades, se trata de cambiar desde las propias capacidades para crear nuevas oportunidades.

Sentimos el impulso invencible de mirar lo que otros hacen y hacer lo mismo que ellos. Pero no avanzaremos si todos hacemos siempre lo mismo. Por eso el avance es cosa de unos pocos: si los genios escasean es porque la mayoría nos limitamos a mirarnos entre nosotros.

“Si el jugador (o entrenador) no supiera darse ánimos a sí mismo en virtud de una reconocida valía suya, estaría a merced de los aplausos de los demás, reconocimiento que unas veces llega y otras no, y unas veces llega justamente y otras de forma desproporcionada”

Santiago Coca

No importa cuánto conocimiento tengas como entrenador, ni cuánto leas. No importa cuánta información ‘objetiva‘ consideres, ni cuánta evidencia empírica intentes aplicar …

… sí tus jugadores piensan que eres un gilipollas … ¡entonces los has perdido!

Recuerda que es importante no quedar rancio como entrenador. Ser creativo y entrenar a nivel individual ayuda al programa en su conjunto. La adaptabilidad ayuda a mantener el éxito.

Entrenar es mucho más grande que los esquemas, la instalación, la planificación del juego, las tácticas y los fundamentos. Nunca olvides que también hay personas reales involucradas. Las relaciones con los jugadores siempre deben ser una prioridad para un entrenador.

“Cambiar de pregunta es la única manera de seguir avanzando cuando las respuestas se han agotado”

El fútbolsala como deporte complejo parte de interacciones y vínculos derivados del entendimiento defensivo y ofensivo que se contrasta con un rival que quiere limitarnos. Una competición es una sucesión continua de este tipo de situaciones. Entrenamos para saber cómo jugamos.

Iván Rivilla nos ilustra exponiendo que “El fútbolsala es un deporte causal, todo ocurre desde un porqué. Tampoco se puede decir que sea un deporte lineal, buscando una causa-efecto que simplifique la victoria o la derrota desde una causa raíz (matiz, detalle o argumento). Lillo hablaba de entrenar para incrementar las probabilidades de ganar, puesto que, para él, las posibilidades son las mismas desde que los árbitros dan el pitido inicial (así está marcado por el reglamento) El fútbolsala como deporte de organización colectiva depende de la gestión de los factores dependientes. Las sinergias establecidas por un sistema complejo como es la de un equipo, se ven conformadas por los comportamientos y capacidades individuales, que se sitúan al servicio del conjunto. El entrenador desde la banda o desde el sillón promueve esas sinergias con el objetivo de multiplicar las interacciones individuales (más que la suma de los componentes que componen el sistema, pretendemos que los factores sean multiplicadores entre sí). Además, el diseño de ese lenguaje común que permite describir los comportamientos y las acciones sobre el juego y que interacciona dentro de la individualidad de cada jugador, que se adapta a las circunstancias que le rodean, crea certezas a los compañeros y genera incertidumbre a los oponentes”.

No sé dónde termina el cuerpo o comienza la mente. Probablemente estén tan conectados que no se puede hacer distinción. Pero lo que sí sé es que los jugadores/as deben trabajar en ambos para ser lo mejor que puedan ser. Los jugadores/as que ignoran su cerebro, por defecto, disminuyen la habilidad en sus pies.

“El que tenga el fútbol en la cabeza seguramente podrá llevarlo a los pies; pero el que tenga el fútbol solo en los pies difícilmente podrá llevarlo a la cabeza”

Horst Wein

Esta es la paradoja que se enfrentan los grandes entrenadores y con lo que tienen que luchar todos los días. Encontrar una manera cada mañana para creer que todos tus jugadores pueden alcanzar sus objetivos y al mismo tiempo poder perdonarte a ti mismo por los que no lo hacen. Al igual que nuestros jugadores, fallamos más de lo que tenemos éxito.

Pongo un ejemplo, hacer que los jugadores se paren en cinco posiciones es fácil. Hacer que los jugadores entren en una formación es fácil. Es difícil tener conciencia, leer el juego, ser impredecible, recibir y ejecutar bajo presión, dominar individualmente: esas son habilidades necesarias para cualquier estilo. ¡Desarrollar habilidades!

El juego no te exige las mismas cosas si juegas de cierre, de ala, de punta o de pívot. Cada posición te exige adquirir unas habilidades. Si como formadores/as ponemos siempre a un niño/a en la misma posición estará dejando de aprender muchísimas cosas.

El entrenamiento debe incluir 20´ trabajo de habilidad y fundamentos antes de comenzar y 20´ durante la sesión. Formemos mejores jugadores, no más jugadas.Trabajar en lo que es relevante para el juego. La mayoría de los jugadores trabajan en cosas que nunca usan en la competición“.

“Una ley de la formación del jugador es que hay que jugar mucho, si uno no juega mucho no desarrolla el talento, y si uno no juega mucho no reproduce las situaciones que hacen falta aprender a resolver. Jugar bien al fútbol es saber resolver situaciones y uno aprende enfrentándolas”

— Marcelo Bielsa

Si nos situamos en FSbase, la tarea del entrenador no es transferir conocimientos sino desarrollar los talentos del jugador. A continuación, una reflexión de uno de mis maestros — Rubén Rossi

CÓMO ADMIRO A TODOS QUIENES HAN PODIDO ENSEÑAR A JUGAR A LA PELOTA A LOS NIÑOS, YO NUNCA SUPE, NI PUDE, QUE VERGÜENZA LA MÍA…

QUE CAPACIDAD PEDAGÓGICA Y METODOLÓGICA QUE HAN TENIDO…

ES DE UN MÉRITO INCALCULABLE HABER RECIBIDO A UN NIÑO QUE NO SABIA NI PATEAR Y GRACIAS A ESOS VERDADEROS DOCENTES LOGRARÁ LLEGAR AL FÚTBOL PROFESIONAL…

MI MAYOR ADMIRACIÓN A ESTOS MARAVILLOSOS PEDAGOGOS FUTBOLÍSTICOS QUE CON SU ENORME CAPACIDAD LE DIERON TANTOS JUGADORES DE ELITE AL FÚTBOL ARGENTINO…

AHORA BIEN, HACE CUARENTA AÑOS QUE ME HAGO UNA SOLA PREGUNTA… SI SE PUEDE ENSEÑAR A LOS NIÑOS A JUGAR A LA PELOTA POR QUE TODOS LOS CLUBES TIENEN UN ÁREA SELECCIÓN, POR QUE SE HACEN PRUEBAS POR TODOS LADOS, ¿¿¿POR QUE HAY TANTOS BUSCADORES DE TALENTOS POR TODO EL MUNDO???

“LOS VERDADEROS MAESTROS NO ENSEÑAN NADA A NADIE, ORIENTAN, AYUDAN A DESCUBRIR Y A PENSAR” (PAULO FREIRE)

“Los entrenadores que son buenos para comunicarse son económicos con sus palabras”

Uno cree que aprende solo de los libros. La cancha y la interacción con el jugador es de enorme aprendizaje. Porque a veces de quien más aprendemos es de quien menos nos esperamos. Como entrenadores debemos estar abiertos a todas las opciones que observamos.

El trabajo de un entrenador es desarrollar ideas, ilustrar esas ideas y enseñarlas a sus jugadores. El objetivo final es que los jugadores tomen decisiones informadas en el juego dentro del marco de esas ideas originales.

Se tiende a hablar de situaciones abstractas y no de la situación que se presenta en ese momento al jugador.

“Cuando eres entrenador, no duermes. Siempre estás pensando en cosas para mejorar. Estás pensando en tus jugadores. Siempre hay algo que puedes hacer. El trabajo nunca está hecho”.

 Herm Edwards sobre “La vida de un entrenador”

El juego es caótico y aleatorio en su mayor parte. Si hace que las sesiones se vean rutinarias y ordenadas, puede verse bien desde el exterior, pero no esperemos que los jugadores se las arreglen dentro del contexto del juego.

— La diferencia entre comprender las instrucciones y comprender el juego.

No debemos utilizar palabras rimbombantes para explicar una idea o un concepto. Los grandes entrenadores aprenden información de múltiples disciplinas y luego las simplifican en la menor cantidad de palabras posible para el jugador. Sé un experto simplificador. Enséñales con menos palabras para que puedan competir con menos pensamientos.

Claridad = Confianza.

Enfoquemos el entrenamiento para favorecer la autogestión de todos los recursos de los que dispone un jugador y mejorar su participación en el colectivo.

Los jugadores deben aprender a dominarse para dirigir el juego. Deben aprender a hacerse cargo de sí mismos para hacerse cargo del juego. Deben aprender a dominarse para dominar el juego. Deben aprender a disciplinar su mente para ser disciplinados en el juego.

Chappius (1967) indicaba que “la unidad y coherencia de la dimensión táctica depende, en gran parte, de la unidad perceptiva” y curiosamente leyendo apuntes de fútbolsala me encuentro con esta cita de Garganta: “Pensar que la velocidad es una característica de alto nivel es una tendencia negativa en el fútbol. En cambio, la variación de velocidad, las aceleraciones, sí que lo son“. Estas citas me indican que en el fútbolsala hay cosas interesantes y cosas importantes… Saber cuántos kilómetros recorrió un jugador durante un partido es interesante, saber si los recorrió bien o mal (y por qué) es lo importante.

“Los hábitos son poderosos, pero delicados. Pueden desarrollarse sin que seamos conscientes de ello o los podemos diseñar de forma deliberada (…) Las rutinas pueden ser sumamente complejas o sorprendentemente simples”.

Duhigg

Siempre recuerdo a los jugadores que poner excusas sobre por qué no estás en el gym o en las sesiones de entrenamiento conduce a malos hábitos. Estos malos hábitos serán los mismos que te llevarán a poner excusas durante su temporada en cuanto a por qué estás perdiendo o no jugando todo lo que quieres.

En FS para ganar necesitas además de hábitos entrenables del juego, consistencia “medida definitiva de la dureza mental en un jugador y característica distintiva de un campeón”. Y competitividad que no consiste en jugar mejor o peor, sino suficiente como para doblegar, al contrario.

Nuestros resultados son generalmente un reflejo directo de nuestro comportamiento, hábitos o prioridades.

Tus hábitos deben estar alineados con tus objetivos para lograrlos.

“Si un buen jugador hace siempre lo mismo, posiblemente se convertirá en un mal jugador…”

Siempre trata de ser el entrenador que siempre quisiste o quisiste tener.

“No me enojaré por un error. Me enojaré por el próximo error que viene de seguir pensando en el último error”.

– Doc Rivers

Los jugadores deben saber que jugar con seguridad les quita oportunidades. No deben tener miedo de cometer una falta, chutar al aire, cargar, ser superados en 1vs1 o perder, porque si lo hacen, nunca tendrán la oportunidad de marcar, asistir, jugar o ganar. No pueden jugar en base a “qué pasa si…”. No deben jugar asustados; ¡simplemente jugar!

Aquí es donde el lenguaje corporal de un jugador es tan importante. ¡Encarnando a quienes quieren ser, pueden CONVERTIRSE en quienes quieren ser! El talento de un jugador joven indica que ese jugador y alejarse de ese paradigma “en sus equipos, la mayoría de los jugadores no son ellos mismos, sino otros”.

Los jugadores también deben ser conscientes que los mejores equipos consisten en jugadores entrenados, no jugadores “geniales“. A. Rovira, nos aclara “Si la ambición es mayor que el talento y la humildad, estos deben trabajarse y crecer para evitar grandes frustraciones”.

No debemos olvidarnos que la mayoría de los grandes jugadores que consideramos genios, tienen un elemento delirante en su proceso de pensamiento. No lo entrenes fuera de ellos. Es parte de lo que los hace geniales. Si pensaran como todos los demás, jugarían como todos los demás. No tienes que ser realista, solo tiene que funcionar.

Hay genio en la simplicidad. El valor de la simplicidad es que te obliga a ejecutar la acción. Cuando es simple, no hay una razón justificable para no hacerlo.

Un jugador genial, es aquel que hace obvio lo obvio lo que nadie antes ha visto como obvio. El gran mal del jugador común es que se rige por comportamientos ávidos. El genio fija su objetivo. Traza su hoja de ruta. Y la sigue.

Viéndolo así, entiendo como ingenio, la facultad para inventar o solucionar algo con facilidad. El concepto está asociado a la intuición, la creatividad y el talento a la hora de resolver problemas durante la competición y aplicarlo correctamente dentro del juego. Es esencial estimularlo a los jóvenes.

En cambio, un buen jugador es alguien que puede tener un impacto en el juego donde no necesariamente sea meter goles o evitarlos. Pueden hacer otras cosas que ayuden al equipo. Los jugadores tienen que aprender eso”. Cuando no entran tus chutes, ¿cómo estás ayudando a tu equipo a ganar? Porque los grandes jugadores entrenan como si no tuvieran talento y luego juegan como si creyesen que son el mejor jugador del mundo. Prepárate con humildad, compite con confianza.

El niño aprende a tomar buenas decisiones tomando decisiones, no siguiendo instrucciones.

Alfie Kohn

Lo cierto es que las personas, en este caso los jugadores crecen o están atrapados. Necesitamos identificar los puntos ciegos para no cometer los mismos errores dos veces, ya sea táctica o relacional … Deberíamos estar mejorando cada día.

Desarrollar y entrenar personas es una de nuestras responsabilidades de liderazgo más importantes. Si no estás ayudando a las personas a mejorar, no estás liderando. Por cada persona en el equipo, un líder ve: → Donde están ahora. → Que es posible. → El camino para llevarlos allí.

Comentaba Ferrán AdriàLa innovación es y ha sido siempre buscarse la vida” . Genial definición del concepto innovación. Muy aplicable a la CREATIVIDAD y a cómo los entrenadores debemos PROVOCAR SITUACIONES PROBLEMA que guíen al jugador a buscar y explorar nuevas soluciones.

Desde otro unto de vista, dice Menotti No existe dentro del campo de juego mayor fuerza que la inteligencia del jugador

Y es objeto del entrenador potenciarla, a través:

  • Diseño de tareas (aprendizajes significativos)
  • feedback (indicaciones)
  • Ofrecer ayuda necesaria al jugador

Nota. – Ver a un padre, entrenador o compañero de equipo que muestra una habilidad le da al jugador un espejo tangible que dice mucho más que palabras explícitas.

Hoy podemos afirmar que los entrenadores en el futuro no se saldrán con la suya con filosofías como:

Tu actitud es tu elección” O… “No puedo entrenar tu actitud, esfuerzo y energía

Los entrenadores en el futuro tendrán que desarrollar las habilidades para ayudar, mejorar, crear actitud, esfuerzo y energía con los jugadores.

El desafío del entrenador puede estar en la noción de que cada palabra que dices cuenta, cada silencio importa, cada acción que muestres influye, cada gesto impacta, cada instrucción genera comportamiento, …

En resumen, todo probablemente importa. ¡Ese es tu privilegio y tu carga!

Si escuchas en tu equipo por parte de los jugadores “Eso no es justo” una vez más …

Debes tener una conversación individual donde decirle ¡Deja de compararte y comienza a competir! No te preocupes por “justo”. Preocúpate por ser competitivo. Si actúas como si no tuvieras nada que demostrar, nunca mejorarás. Todos los días deberían ser una prueba. Cada día es una oportunidad de mejorar. El éxito no es propiedad. ¡Está arrendado y el alquiler vence CADA DÍA! Evita entrenar y practicar para sentirte bien o encontrar confianza: entrena para prepararte para la incertidumbre de la competición, adversarios y competencia.

Tenemos la obligación de exponer a los jugadores que el FútbolSala NO es un deporte de igualdad de oportunidades. Los mejores jugadores casi siempre tendrán más minutos de juego. ¿Quieres jugar más minutos? ¡Entonces mejora! Conviértete en un mejor jugador. Gana tu oportunidad en la competición. Gana la confianza de tu entrenador.

“Los grandes entrenadores son grandes humanitarios. Realmente se preocupan por el jugador como persona primero y como jugador en segundo lugar. Esto es fundamental para ganar respeto”.

Gordie Gillespie

Es esencial que los jugadores deben hacer todo lo posible para sentirse bien antes de competir … ¡todo! ¡Al SENTIRSE bien se dan la oportunidad de SER BUENOS!

Los diferentes jugadores pensarán, sentirán y actuarán de manera diferente cuando caminen hacia la cancha en el partido. Uno puede ver el juego como un desafío … otro como una amenaza. Uno puede enfocarse en lo que pueden hacer, otro puede centrarse en tener la iniciativa, …

En competición decirles a los jugadores:

  • Das tu 💯compitiendo
  • Fallaste
  • Mejoraste
  • Te ganas el rol
  • Consigues el rol
  • La prueba está en lo que haces.

¿Lo quieres? ¡GÁNALO!

Y por supuesto, tratar con jugadores difíciles:

  • abrazar su individualidad
  • preguntar cómo contribuirán a dar valor al equipo
  • pedir permiso para hacerlos responsables de su contribución proyectada
  • preguntar qué necesitan de ti
  • desafiar cuando no contribuyen

Los jugadores deben visualizar su próximo juego en su mente diariamente … no solo su plan de juego, sino también su mentalidad … intensidad, concentración, emoción, intención positiva, confianza … Deben hacer que estas imágenes internas sean vívidas … grandes, audaces y brillantes … emocionantes … llenas de anticipación ¡

Así mismo, debemos concienciar a los jugadores, los objetivos para un partido:

  • Tan específico como sea posible (y tan breve como sea posible)
  • Tan controlable como sea posible (o tan cerca de controlable como sea posible)
  • Frase positivamente (“Lo que quiero, no lo que no quiero”)

¡Específico, controlable, positivo!

Otro de los objetivos de los jugadores debería ser convertirse en un jugador difícil de jugar contra ti, pero fácil de jugar contigo. Ser un gran compañero, pero una pesadilla para el rival.

“El entrenador necesita gente que interprete el entrenamiento, y no gente que pase por el entrenamiento”.

 Pablo Diego Simeone

Cinco maneras en que los entrenadores pueden conectarse mejor con los jugadores:

  1. Ser alguien en quien puedan confiar
  2. Agradecer sus aportaciones
  3. Comprender sus objetivos
  4. Motivarlos
  5. Motivarlos

Y Cuatro compromisos del día de partido para cada jugador. Comprometerse a:

  1. Mejorar sus habilidades
  2. Prepararse para el partido
  3. Competir cada duelo 1vs1 hasta el final
  4. Ser un gran compañero de equipo.

A menos que te comprometas con algo, estarás distraído por todo.

No puedes esperar que tu equipo supere tu ejemplo. Y recuerda, si todavía entrenas de la misma manera que lo hiciste hace cinco años, alguien en tu liga te pasó de largo.

“Es increíble lo que puedes desconocer de un juego que has jugado toda la vida”

Pongo unos ejemplos:

¿Porque NO soy fan de los RONDOS?

Comparto la opinión de Luismi Patiño, porque en un partido cuando hay una pérdida todo se acelera, pero en un rondo cuando hay una pérdida todo se para y se cambia “andando” el rol defensa-ataque o viceversa.

O sea, que pasa justo lo contrario a la lógica del juego.

Al hacer tareas de marcación defensiva, mantén siempre los ojos a la altura de la cintura. No mires al suelo y evita mirar demasiado alto. Las caderas del receptor siempre deben ser tu punto focal cuando retroceda, se desmarque, gire, te finte o engañe, te fije o le persigas.

Las distracciones son lo que ves cuando apartas la vista de la portería contraria.

“Los jugadores a menudo explican una derrota diciendo ‘No hemos conseguido igualar su intensidad’. La frase está excesivamente utilizada, pero es acertada. Muy a menudo equipos con menos talento y más intensidad derrotan a equipos más talentosos.”

Jackson y Arkush

“Un entrenador enseña lo que sabe, un maestro transmite lo que es”

Cuando te preocupas por cosas que no puedes controlar, eventualmente estás controlado por la preocupación.

Pablo Cabeza no dice “No hay ejercicios ni buenos ni malos. Cada uno con unas implicaciones y requerimientos ¿qué me aporta ese ejercicio? ¿Qué problemática puede tener su ejecución? ¿Es adecuado para todos? Y otras tantas preguntas. Podrás imitar, pero nunca calcar. Puedes copiar ideas, pero no inspiración. Necesitarás mucho más, y sobre todo visión y autoestima”

Por su parte Roberto Iñiguez expone “Veo entrenadores obsesionados con recabar ejercicios, CUANTOS MÁS MEJOR…los mejores ejercicios son los que tú creas pensando en tu equipo y en tus jugadores/as. Les haces mejorar específicamente (en lo que necesitan), y te hacen mejorar a ti, porque piensas y creces”.

Nunca permita que jugadores o colegas se sientan tan intimidados por ti que tengan miedo de decirte la verdad o estar en desacuerdo contigo. Ninguno de nosotros lo sabe todo y nadie siempre tiene la razón.

Nunca te vuelvas tan serio acerca de ganar que pierdas de vista la importancia de tener una personalidad. Si tus jugadores no se divierten y disfrutan jugando, nunca obtendrás su mejor esfuerzo.

Si la mayoría de lo que sale de su boca es negativo, no puede esperar que la mayoría de sus reacciones, respuestas o resultados sean positivos.

“Debes tener una buena filosofía, pero cada entrenador tiene eso. Es la energía y la pasión que aportas lo que hace que funcione. Los entrenadores que comunican lo que quieren y que los jugadores se comprometen a hacerlo es lo que lo hace funcionar”.

George Karl

El entrenamiento debe incluir 20´ trabajo de habilidad y fundamentos antes de comenzar y 20´ durante la sesión. Formemos mejores jugadores, no más jugadas.Trabajar en lo que es relevante para el juego. La mayoría de los jugadores trabajan en cosas que nunca usan en la competición“.

De vuelta a los sistemas de juego

Descubrimos que los jugadores estaban aprendiendo un modelo del juego y no el juego en sí.

Prefiero tener preguntas que no se pueden responder que respuestas que no se pueden cuestionar. Aprender es cambiar lo que ya somos. Aprender es ser capaces de apropiarnos de nuevos conocimientos que nos permitan interpretar nuestro deporte de otra manera, relacionando lo nuevo con lo que ya sabíamos.

Siempre es más fácil explicar el resultado de un partido que anticiparlo. Porque como dice Gerd Gigerenzer: “La percepción retrospectiva es fácil; la previsión difícil”.

En una de mis últimas entradas del blog – Dime cuántos “Remos de contracorriente” tienes guardados y te diré cuánto pesa tu profesión de entrenador -, comentábamos que El FÚTBOLSALA, es un sistema determinista ya que, aun siendo sensible al instante, presentan patrones de acción que se repiten, denominados invariables. Es decir, en medio del caos aparente, es posible sustentar regularidades organizativas, se puede diseñar una forma de jugar.

Y aún sí, El FÚTBOLSALA es un gran misterio, puedes tener la combinación perfecta de talento y el mejor sistema de juego, pero si los jugadores no tienen un sentido de unidad como equipo, tus esfuerzos no darán resultado. El vínculo que une a un equipo puede ser tan frágil, tan esquivo… y la peor parte de este juego es que puedes hacer todo bien y el marcador puede salir mal.

Como primera aproximación, podemos entender como sistema de juego, el conjunto de normas que rigen las acciones individuales y colectivas con el objetivo de obtener el máximo rendimiento de todo el equipo o el conjunto de medios con los que el entrenador selecciona, ordena y establece las prioridades para su ejecución y puesta en práctica por parte de los jugadores.

El sistema hace referencia las partes que conforman el dibujo inicial y posicional con el que se afronta la competición. Por si mismo, no nos da mucha información sin referenciar y entender cómo se desarrollan esas partes.

La estructura hace referencia a las relaciones de esas partes que conforman el sistema de juego entendido como una organización dinámica. De esas interacciones emergerán comportamientos de relación y oposición atendiendo a espacios, alturas, distancias, MCB & MSB… etc., que nos proporcionarán información muy valiosa susceptible de ser analizada, tanto propia como del rival.

David Movilla nos ordena en esta terminología extensa de los deportes de equipo que la identidad de cualquier equipo debe ser invariable, la idea de juego versátil y el modelo de juego adaptable.

Con respecto al sistema de juego entiende que es una foto instantánea que te da poca información, y prefiere hablar de conjunto de estructuras o relaciones que mantienen entre si las partes del propio sistema, pero de forma dinámica, y son las que te dan más información, teniendo que haber una simetría, sin tener en cuenta la especificidad de cada jugador.

Observar y estudiar sus dinámicas, su espacio de juego de elaboración (relaciones y movimientos) nos informan si hay patrones comunes que se repiten y nos ayudan para analizar en las fases ofensiva y defensiva del juego que suelen ser muy diferentes dentro del sistema de juego, sin olvidarnos las alturas o zonas de la cancha de juego, es lo que nos permite definir las estructuras.

¿Cómo mejorar las estructuras del juego?

  • observar una excelente ocupación de los espacios
  • una mayor frecuencia observable de su patrón de juego
  • más directa comunicación entre los jugadores y
  • la posibilidad de desarrollar varios roles por parte del mismo jugador

Características:

  • Organización racional del espacio
  • Adaptable al sistema del adversario
  • Deben ser modificables

Sistema es un orden dinámico de partes y procesos en interacción mutua.

Recojo unos apuntes de Alex Ortiz para entender la diferencia entre sistemas de juego y modelo de juego.

SISTEMA DE JUEGO: Posicionamiento de los jugadores dentro de la cancha de juego.

Dimensión Estática: Sistema de juego o dispositivo táctico que representa el modo de colocación de los jugadores sobre la cancha de juego. Esta distribución de inicio es fundamental (3-1, 2-2, 4-0, …), sirve como punto referencial y de partida para los desplazamientos de los jugadores y la circulación del balón, así como para la coordinación de las interacciones tanto individuales como colectivas, (el sistema no es más que el punto de partida. Lo importante es su desarrollo – Juanma Lillo)

Dimensión Dinámica: Diferentes tareas o misiones de los jugadores dentro de la cancha de juego con relación a la circulación del balón.

MODELO DE JUEGO: Conjunto de comportamientos que el entrenador pretende que su equipo manifieste de forma regular y sistemática en los cuatro momentos reconocidos del juego (Tamarit, 2008). También conocido como estilo de juego o filosofía de juego.

El dominio del espacio en todas sus vertientes es una capacidad fundamental para el juego. Toda actividad táctica se articula a partir de las ubicaciones de los jugadores en espacios concretos y sobre distancias o espacios a recorrer.

J. Antón

Tal y como nos explica Portolés en una entrevista realizada por Tamarit “un modelo de juego es algo que identifica a un equipo determinado. No es solo un sistema de juego, no es el posicionamiento de los jugadores, sino, es la forma como esos jugadores se relacionan entre sí y como expresan su forma de ver el fútbol” (Tamarit, 2007, p. 39).

Otra forma de entender Modelo de juego – conjunto de sistemas de juego y las necesidades específicas de preparación física y psicológica que vamos a necesitar para llevar a la práctica la idea de juego que hemos visualizado al definir la finalidad del equipo (es específico para esta finalidad los objetivos que hayamos definido y las características de los jugadores). Importante: los contenidos → que es lo que vamos a entrenar.

El modelo de juego exige momentos estandarizados que deben ser entrenados, como:

  • Ubicaciones espaciales de algunos jugadores.
  • Circulaciones preferentes del balón y de jugadores.
  •  Acciones colectivas coordinadas.
  • Agruparlos en fases de juego y momentos concretos del juego.

La construcción y evolución de un modelo de juego (MDJ) no termina nunca, es un proceso vivo. El modelo de juego se presenta bajo tres características esenciales:

  • Evolución
  • Adaptación
  • Congruencia

¿Cómo creamos el MDJ según Igor Oca Pulido?

  1. MOMENTOS – Se dan cuatro momentos del juego, pero ponemos el foco en el momento de la recuperación del balón:
  • con balón (MCB)
  • sin balón (MSB)
  • transiciones (MCB – MSB)
  • transiciones (MSB – MCB)

Fases del juego: Ofensiva → CONTRAATAQUE – ATAQUE POSICIONAL Defensiva → REPLIEGUE -DEFENSA POSICIONAL.

2. ESTILOS – El mismo juego induce al equipo a desarrollar el estilo pretendido:

  • Elaborado (MCB)
  • Directo (MCB)
  • Presionante (MSB)
  • Replegante (MSB)

Otros deportes lo relacionan a formas de juego:

  • Juego libre
  • Juego dirigido
  • Juego prefabricado

3. COMPORTAMIENTOS – Atendiendo al momento y estilo a preferenciar – focalizamos en “defender situaciones de finalización cercanas a 9 m.”

  • Objetivos del juego o tarea (eje vertebrador)
  • Relación con momentos y estilos
  • Desarrollo + según Fase del Juego

4. QUIENES – Posicionamiento de los jugadores en los espacios de fase

  • Intervención (cercanos)
  • Ayuda mutua (intermedios)
  • Cooperación (alejados)

5. CONDUCTAS – El jugador/a experiencias propias para neutralizar saques de córner: ubicación, alejar, manejo de trayectorias, intensificar marcas, disposición en el rechace, etc.

  • Emergencias que demanda el juego
  • Requerimientos para buen desarrollo de comportamientos
  • INTERVENCIÓN DEL ENTRENADOR
    • Limitar
    • Alterar
    • Condicionar
    • Simular
    • Competir

Una idea errónea fundamental sobre el papel de un modelo de juego y los principios tácticos del juego es considerar que se logran mediante acciones preestablecidas o movimientos mecanizados que los jugadores deben entrenar y repetir fielmente durante el entrenamiento (por ejemplo, en el juego de sombras durante el entrenamiento cuando un equipo realiza patrones de juego 4-0 sin oponente presentes). Tales conceptos erróneos pueden influir negativamente en los hábitos para los programas de desarrollo de jugadores para su mejora de experiencia y rendimiento.

En la construcción de un modelo de juego hay tantos modelos de juego como puntos de vista desde los cuales ponernos para verlos. Si no aciertas en el adecuado modelo de juego en función de jugadores el éxito será directamente proporcional a la dependencia de la suerte.

Lo cierto, es que hablamos mucho de modelos de juego y, desde que iniciamos nuestra vocación de entrenador intentamos estar más pendiente de ello que de la mejora del jugador. Al final, los goles vienen por errores individuales. Sí, estamos en un deporte de equipo, pero el jugador es la piedra angular del proceso de entrenamiento. Por tanto, “El modelo de juego, no es el posicionamiento de los jugadores (3-1, 2-2, 4-0, …), sino la forma en que se relacionan entre sí”.

Como formadores de entrenadores, no podemos casarnos con una sola teoría, y no podemos enseñar una teoría, porque no podemos tener tanta confianza en nuestro conocimiento para decir” esta es la única manera…

De vuelta a los sistemas…

No escribo desde mis experiencias, sino fuera de ellas, existen multitud de definiciones o criterios. Teodorescu (1984) define un sistema de juego como «la forma general de organización de un equipo, la estructura de las acciones de los jugadores en ataque y en defensa, y donde se establecen misiones precisas, principios de circulación y de colaboración en el seno de un dispositivo previamente establecido».

Francisco Lacuesta Salazar define sistema de juego como “la parte de la Estrategia que establece el conjunto de las formas de disponer, mover y emplear los jugadores de un equipo de fútbol, en el terreno de juego, armónica y coordinadamente enlazados entre sí, con orden, rapidez y apoyos recíprocos, teniendo en cuenta las características de los que integran la plantilla” y cita en primer lugar las tres características esenciales de los sistemas de juego que son: disponer, mover y emplear.

· Disponer: consiste en encontrar la mejor forma de distribuir los jugadores en la cancha de juego de manera que, ocupándolo todo, estén relativamente equidistantes unos de otros, tenga zonas de acción definidas, ocupen el espacio de forma racional para que se puedan iniciar jugadas ofensivas y defensivas con las mayores probabilidades de éxito y, en general, puedan darse, desde todas las posiciones, los principios fundamentales de orden, rapidez y apoyos recíprocos.

· Mover: expresa las diferentes formas en que los jugadores se desplazan en la cancha de juego y los motivos por los que lo hacen. Son la base fundamental de las características esenciales de los sistemas de juego y, por lo tanto, a los que es preciso darles una mayor importancia y trascendencia en la idea, siempre permanente, de que sin las otras características y sin aplicar los principios en que se basa el juego, éste no tiene sentido. Estos movimientos pueden ser ofensivos o defensivos.

· Emplear: consiste en dar a cada jugador el puesto y función más adecuados a sus características técnicas, tácticas y volitivas. De este modo las formas en que pueden emplearse los jugadores se pueden establecer bajo tres criterios: atacantes, defensores y enlaces. Pero no hay que olvidar que todos los miembros del equipo deben atacar y defender desarrollando las funciones específicas según las posiciones de juego que ocupen.

Juanma Lillo comenta “los sistemas de juego son tan solo números de teléfono que no sirven para nada durante la mayor parte del juego. Los sistemas son referencias posicionales, pero no dotan al jugador de respuestas inmediatas. Por tanto, hay que dotar al jugador de conceptos técnicos tácticos mayormente antes de centrarme en sistemas. Se trata de que todo jugador inteligente sea capaz de manejar el balón en acciones que no sean específicas de su posición”.

Desde otra opinión Julio Velasco al preguntarle de la importancia de los sistemas comenta” Hay dos conceptos fundamentales en un equipo: el sistema y el método. El sistema es una organización del equipo, que no resuelve todos los problemas, pero que da respuesta a los más comunes. Eso permite que la mente del jugador este libre para resolver los más difíciles, los que cambian más, los que se repiten menos, que después son los que hacen la diferencia. Si estamos hablando de primer nivel de rendimiento, las cosas que se repiten todo el mundo las hace bien. Doy el ejemplo del tráfico. La organización del tráfico es típico sistema. Si no hubiera ese sistema uno gastaría una energía mental tremenda para llegar al trabajo. En cambio, uno sabe que si va por una avenida no tiene que parar en cada esquina. Si hay semáforos aún es más fácil comprender la situación. Entonces, el sistema de juego tiene que hacer que los jugadores puedan tener más tiempo para la creatividad porque hay cosas en el sistema que ya las resuelve. Acá hacemos así, acá hacemos esto otro. Y ya está. El método, en cambio, tiene que ver más con el entrenamiento. Porque es el modo para poder lograr, por una parte, que el sistema funcione y, por otra parte, estimular la creatividad, sea en la fase de ataque o defensa. Porque el rival también usa la creatividad. Entonces tengo que usar mi creatividad para contrarrestar la del otro.

Oscar Cano nos acerca a un criterio que me identifica “El sistema táctico sirve de estructura referencial para desplazamientos, lo importante son las relaciones e interacciones que se producen durante el juego, el sistema no marca el modelo de juego. La estructura cuando atiende a las capacidades de los jugadores es un elemento facilitador”.

Descubrimos que los jugadores estaban aprendiendo un modelo del juego y no el juego en sí.

Es posible que, con estas definiciones de sistema de juego, seamos capaces de empezar a ver algo más claro el horizonte y despejar algunas dudas. Pero también es cierto que, bajo nuestro punto de vista, aparecen dos condicionantes muy importantes acerca de los sistemas de juego.

Por un lado, los sistemas de juego no se escogen en sí mismos, sino que alguien debe ser responsable de la elección de dichos sistemas de juego, no nos referimos a cuestión de rigidez o complejidad de un sistema, sino de quién establece ese criterio para poder efectuar dicho sistema y su forma. Parece claro que el entrenador es fundamental en este papel, no en cuanto a que un sistema sea mejor que otro, sino en la elección y los criterios en los que el propio entrenador debe basarse para seleccionar un determinado sistema.

Así mismo, el hecho de elegir un sistema y su forma viene condicionado por el objetivo que hay que conseguir: el resultado. Seamos más precisos. El resultado que queremos obtener es el que nos condiciona en la elección del sistema de juego, pero cuando hablamos de resultado no solamente estamos hablando del marcador de un encuentro o de una determinada competición. Es decir, el resultado se refiere a nuestro objetivo final: formación, rendimiento o alto rendimiento. Por ejemplo, si estamos trabajando en categorías inferiores el entrenador puede o debe seleccionar un sistema de juego en virtud de la formación de sus jugadores, con independencia del marcador que pueda obtenerse en un determinado encuentro o una determinada competición.

Para complicar aún más, toda esta teórica, debemos recatar la idea que un entrenador no es el que se aplica a la tarea de enseñar ejercicios. El entrenador no enseña tareas, ni medios y ni procedimientos tácticos o sistemas de juego sino una manera de relacionarlos con la lógica del juego y una manera de tratar con la incertidumbre del juego y el caos.

“La naturaleza del sistema determina la naturaleza en la que podemos ‘saber’ sobre él”

Dave Snowden

Al crear nuevos modelos, vectores y flujos de trabajo, debemos considerar los tipos de sistemas en los que está trabajando …

¿Ordenado?

¿Caótico?

¿Complejo?

A menudo existe mayor preocupación por aprender el sistema que el concepto de juego

Porque no existen sistemas mágicos, tenemos fundamentos que entrenar, conceptos ofensivos que practicar y sistemas que elegir. Este es el modelo de juego.

La mayor parte de lo que entrenamos son nuevas tareas que organizamos alrededor de conceptos que ya dominamos. Los sistemas se utilizan para sacar ventaja, los conceptos para culminar esa ventaja. Los sistemas cambian, los conceptos son los mismos. Lo difícil es aprender nuevos conceptos e interacciones que se producen durante el juego, el sistema no marca el modelo de juego.

“La inclusión por parte del entrenador de principios o conceptos de juego demasiado rígidos reducirá los grados de libertad del jugador para actuar y, por consiguiente, limitará sus posibilidades de intervención en el juego”.

R. Pol (2011)

Como expuso Bob Huggins, es esencial que en tu filosofía de juego se vean reflejadas las virtudes de tu equipo, y elegir sistemas que se adapten a los fundamentos en que se sustentan esas virtudes. Esa filosofía es lo que llamamos juego básico por conceptos.

 A partir de CONCEPTOS, el juego crea un orden que posibilita su mejor aprovechamiento, es decir, hace que cada jugador sepa cuándo debe participar directamente en el juego (DEFENSA/ATAQUE), cuándo tendrá un papel secundario y cuándo deberá estar con un rol más pasivo.

La mayor parte de lo que entrenamos son nuevas tareas que organizamos alrededor de conceptos que ya dominamos.

En ocasiones, los procedimientos tácticos se reducen a enseñar y memorizar estrategias y movimientos de manera mecánica, sin interesarse por el proceso individual, el descubrimiento o la adquisición de los conceptos.

Una cosa que siempre les hice hincapié a los jugadores es que no quiero que se queden atrapados en un sistema o táctica. Deben adaptarse según las situaciones y las tácticas que han entrenado o explorar desde la inteligencia creativa.

Los buenos entrenadores conocen los sistemas. Los grandes entrenadores conocen a sus jugadores.

Hablamos mucho de modelos de juego y, desde que iniciamos nuestra vocación de entrenador intentamos estar más pendiente de ello que de la mejora del jugador. Al final, los goles vienen por errores individuales. Sí, estamos en un deporte de equipo, pero el jugador es la piedra angular del proceso de entrenamiento.

El punto de partida para cualquier jugador que intente aprender un nuevo sistema debería ser “¿Qué hago SIN el balón?” Una gran parte del entrenamiento es poner a los jugadores en sus “zonas de fuerza”. Claves de moverse sin el balón

  • Observa dónde están tus compañeros de equipo en todo momento.
  • Cambia de velocidad y dirección en tus desplazamientos y usa pausas para el engaño o fintas.
  • Nunca te pares en un lugar más de 2 segundos.
  • mejora tu juego y del equipo.

El sistema con su estructura táctica que elijamos debe permitir fomentar la creatividad y el conocimiento del juego, al ritmo que le permita al jugador su propia madurez. La dificultad está identificar el nivel de la madurez del jugador para la tarea.

No importa cuán grande sea el “sistema” de un entrenador, si no te conectas (y SE IDENTIFICA) con tus JUGADORES, ¡tu éxito SIEMPRE será temporal!

Cuando tus jugadores son mejores que los del equipo rival puedes diseñar muchos sistemas. Salen unos diagramas muy bonitos. –

Paul Westphal

En FS base los niños no tienen ningún miedo a equivocarse, hasta que el sistema les va enseñando que el error existe y deben avergonzarse de él. Podemos decir que mientras que en el inicio del período formativo el trabajo de táctica individual debería ser el cien por cien del tiempo de entrenamiento, la aparición de los sistemas de juego hace que este porcentaje disminuya progresivamente hasta llegar al alto rendimiento, pero en ningún caso llega a ser la táctica individual un contenido de trabajo inexistente en el alto rendimiento.

Los equipos son sistemas que pueden sumar o restar el potencial de las personas que los componen. Gestión talento del equipo, no solo el individual.

No se trata solo de que tu cuerpo técnico enseñe a los nuevos jugadores tu sistema. Tus jugadores tienen que ayudar a enseñar a sus compañeros de equipo. De eso se trata la cultura. Los grandes entrenadores mantienen a sus jugadores comprometidos siendo innovadores en la cancha. Cuanto más innovador sea en los entrenamientos y el desarrollo de habilidades, más interesados estarán los jugadores. Es importante tratar de hacer que los detalles desafiantes parezcan simples. El entrenamiento debe ser facilitador de la adquisición de mecanismos motrices, perceptivos… Que permitan al jugador adaptarse a los cambios: ANTICIPACIÓN, IMPREVISIBILIDAD, EJECUCIÓN

Lillo, manifiesta lo importante que es que el jugador aspire a la máxima cultura táctica, tratando de que el deportista sepa manejarse en todo tipo de situaciones: “Esto permite que el jugador pueda abrir posibilidades, abrir caminos” (Marina)

ENTRENADORES ¡El objetivo principal es enseñar a los jugadores cómo aprender ellos mismos y hacer sus propios ajustes hasta el punto en que ya no necesiten que los entrenes! JUGADORES ¡Aprende lo más posible de tus entrenadores y consigue que TU te conviertas en tu mejor entrenador!

“El entrenador simplemente puede facilitar que sus jugadores tengan tendencia a actuar de determinada manera, pero después son ellos los que de forma no lineal responden a las evoluciones del juego” (Lillo).

Lillo

El entrenador, tiene que inspirar a los demás. Dales esa chispa para que trabajen juntos.
Para tener éxito, el principio básico es explicarles POR QUÉ, por qué hacemos lo que hacemos. Hacer. Es importante que los entrenadores expliquen lo que quieren cuando ejecutan una jugada para que los jugadores sepan por qué se ejecuta y para qué se prepara más adelante. Los entrenadores deben tener una visión para cada jugada.

Y a su vez, entrenar se trata de emparejar jugadas con jugadores

En el fútbolsala, el proceso debe estar más centrado en un proceso de sentimiento-acción que de decisión. Simplemente porque no tenemos tiempo para decidir. O si decidimos, esta toma de decisiones es principalmente subconsciente.

Los jugadores que no son fáciles de entrenar no son “imposibles de entrenar”. Posiblemente solo necesiten ser entrenados de una manera diferente. Pregúntales: “¿Qué puedo hacer para ayudarte a progresar en tu juego?” Tómate su punto de vista en serio. Disfruta negociando con ellos. Concretas soluciones. También dile estira donde puedas …

Mi sistema se basa en los chicos que yo entreno, así­ que tengo que aprender a quién estoy entrenando y cómo interactúan.

Para conseguir las conductas que queremos mejorar, quizás, no es necesario dar tanta prioridad a las reglas de provocación, sino a las sinergias entre jugadores: el jugador decide en la indeterminación, que las reglas no decidan por él.

Oscar Cano Moreno, 2008

Fútbolsala → repetir vs automatizar

El mayor talento es el deseo de cumplir tu talento.

El jugador tácticamente bueno va a hacer lo que le haya dicho el entrenador. El inteligente, lo que interprete según esas variables

Antonio Iriondo

“… los jugadores no aprenden por repetición sino adaptando su técnica, de forma intuitiva, a una continuidad de problemas.

Rescato de Iván Rivilla una valoración entre repetición y automatismo aceptando que el fútbolsala como “el futbol es un deporte abierto, dinámico, complejo, cambiante con una regulación externa al jugador y de incertidumbre máxima. Posiblemente nunca se den dos jugadas iguales en un partido, en una competición, en una temporada o en una carrera deportiva. Desde mi punto de vista, el entrenador debe ser en esta línea, un reductor de incertidumbre que ayude a generar conductas de forma autónoma para solventar las acciones que se le presenten al jugador, ya sea en forma individual o colectivo. Esta generación de hábitos debe trabajarse a través del entrenamiento.

Por eso, hay que distinguir un pequeño matiz a la hora de entrenar entre los conceptos de: repetir y automatizar.

Repetir seria hacer siempre lo mismo de la misma forma, el jugador no analiza la situación y no conoce el porqué de aquello que se está trabajando. Repetir un gesto técnico, un movimiento táctico descontextualizado a la realidad no crea un vínculo cognitivo como para poder gestionarlo posteriormente en el juego.

Mientras tanto, el concepto automatizar se acerca a la reducción de incertidumbre del juego que antes comentábamos. Se emplea a través de la tarea expuesta en el entrenamiento, es decir, permite al jugador “saber” lo que puede o va a pasar y eso además de dar herramientas para solucionar mejor el problema, aproxima a la realidad del juego generando conductas transferibles entre situaciones con características semejantes. De esta forma la automatización de una conducta debe estar contextualizada con nuestro modelo de juego, con aquello que probablemente el jugador vivirá el día del partido.“”.

La tarea no es ver lo que nunca antes se había visto, sino pensar lo que nunca antes se había pensado sobre lo que se ve todos los días

Erwin Schrodinger (1887 – 1961)

El fútbolsala tiene más de arte que de ciencia, y es a partir de la creación del jugador que podemos conocer, analizar e interpretar las posibilidades de esta actividad. «En fútbolsala para que aparezca el maestro primero tiene que aparecer el alumno», parafraseando la enseñanza de Rubén Rossi.

La reducción de incertidumbre para el equipo que está en posesión del balón está relacionada con la calidad del código de comunicación. Tomar la decisión en la cancha en función de lo que está sucediendo en ese momento, no en función de lo que has pensado con antelación que iba a suceder. Ver y reaccionar, no imaginar y reaccionar. Dejarse llevar por el momento. El momento te marca la solución. (Ettore Messina)

“El juego es dialógico. Es la posibilidad que tenemos de habitar los antagónicos. Es una historia de relaciones que permiten entre todos hacer algo nuevo, distinto, diferente a lo que es cada uno por separado.” -Francisco

Seirul.lo (2017)

Mediante las tareas, intentar conseguir que el jugador comprenda que siempre está interactuando en el juego, independientemente de la posesión de balón. Chappius (1967) indicaba que “la unidad y coherencia de la dimensión táctica depende, en gran parte, de la unidad perceptiva”

Una gran cantidad de información crea una pobreza de atención.

Nassim Nicholas Taleb, en su libro The Bed of Procrustes nos advierte “Piensan que la inteligencia se trata de notar cosas que son relevantes (detectar patrones); en un mundo complejo, la inteligencia consiste en ignorar cosas que son irrelevantes (evitar patrones falsos)”.

La mentalidad de los entrenadores quizás esté mejor llena de incertidumbre, desarrollada a través de la curiosidad y entregada auténticamente con flexibilidad.

La mentalidad de un jugador quizás esté mejor llena de certeza, fijada en la excelencia personal y ejecutada con autogestión y adaptabilidad personal.

Mas conocimiento del juego y posibilitar una transición de una posición a otra.

El desafío del entrenador puede estar en la noción de que cada palabra que dices cuenta, cada silencio importa, cada acción que muestres influye, cada gesto impacta, cada instrucción genera comportamiento, …

Teoría de dos… (tareas de juego) • 2 minutos para mostrarlo • 2 semanas para sentirse cómodo • 2 meses antes de que sea un automatismo en tu juego Nota: lo anterior necesita ser explicado a los jugadores y reiterado, otra vez, otra vez, …

En resumen, todo probablemente importa. ¡Ese es tu privilegio y tu carga!

Los entrenadores debemos preparar al jugador para el futuro del jugador, no para el pasado del entrenador. Un buen entrenador protege a sus jugadores de su propia influencia. El liderazgo del entrenador consiste en mantener a los jugadores con altas expectativas y tener tolerancia cero con el egoísmo y la falta de compromiso.

Creo que es un gran error pensar que el conocimiento de muchos sistemas tácticos sea la pauta diferenciada de la calidad de los entrenadores.

¿Si tus jugadores siguieran tu ejemplo en vez de tus consejos, adonde los llevaría?

Jugar como si no significara nada, cuando significa todo.

El duelo 1vs1 es la génesis del fútbolsala y podemos aventurarnos a decir que existe un axioma del fútbolsala que nos indica que aquel equipo que más duelos gane 1vs1, 2vs2 y ABP en la cancha de juego es el equipo que dominará el juego y posiblemente ganará el partido.

¿Entonces, dominar el juego es posible o imposible? El juego siempre nos descoloca con sus giros imprevisibles. Un partido de fútbolsala se compone de cientos de momentos de batallas o escaramuzas … donde no todas se ganan. Los jugadores harían bien en comprender que no pueden ganar cada duelo … ¡pero PUEDEN desarrollar las habilidades mentales que los ayuden a responder a cada momento perdido con concentración y determinación!

En nuestro deporte de élite, nada es neutral. Cada acción, cada palabra, cada decisión cuenta. Cada segundo de cada sesión de entrenamiento cuenta. O estás trabajando para ganar o te estás deslizando hacia una derrota. ¡Estás cazando a tu oponente o te están cazando a ti mismo!

La formación formal acaba con nuestra motivación intrínseca por aprender.

En el fútbolsala el tamaño existe al igual que la fuerza y la velocidad … pero también el enfoque, la concentración, la determinación, la persistencia, la paciencia, la intensidad, la calma, la comprensión, el deseo, el autocontrol y la creatividad. Los pequeños jugadores con gran determinación pueden vencer a los grandes jugadores con poca determinación … al entrenar esa superioridad cualitativa en relación a su estructura mental y ganar el duelo a su oponente por mejor adaptación a lo que acontece en el partido.

El fútbolsala es un juego emocional. Está bien sentir emoción y está bien expresar esta emoción. Pero en algún momento tendrás que hacerte cargo de esta emoción si quieres jugar con consistencia. Canaliza tus emociones en tus habilidades … si estás enojado, usa esa energía de manera efectiva. Puede ser que una de las mejores habilidades que un entrenador puede ayudar al jugador a desarrollar es la habilidad de la atención … para enfocar su mente en lo que pueden controlar … para lidiar con las distracciones rápidamente … para desarrollar una concentración que filtre lo irrelevante al tiempo que señala lo relevante.

Hay, en mi opinión, tres habilidades mentales que ocurren cada segundo en la cancha de juego:

1. Atención
2. Intensidad
3. Intención

Existen bastantes técnicas de habilidades mentales para ayudar a los jugadores con estas habilidades mentales: El establecimiento de metas; charlar con uno mismo; lenguaje corporal; estado de rendimiento, etc.

Del mismo modo, los entrenadores disponemos de tres herramientas en nuestra caja de herramientas para ser un mejor entrenador de psicología del jugador:

1. Memoria: (“Cuéntame lo mejor de ti”)

2. Imaginación: (“Háblame sobre el juego de tus sueños”)

3. Percepción: (“¿Cómo puede ver esta situación difícil de una manera más útil? “)

Como entrenadores debemos desarrollar la entrenabilidad de nuestros jugadores. ¿Cómo?

  • pidámosles que escriban (programen) su entrenamiento.
  • ayudémosles a desarrollar sus propios objetivos del entrenamiento.
  • enseñémosles autorregulación.
  • involucrémosles en los planes de capacitación.
  • solicitémosles su opinión regularmente.

Los Jugadores deben asumir que su desarrollo es su responsabilidad también. Los mejores jugadores quieren desarrollarse. Se deben preguntar: antes / después de la práctica, ¿qué puedo hacer para desarrollarme? ¿Tiene un propósito? ¿Es consistente? ¿Es una rutina productiva? ¿Ayuda a mi EQUIPO? ¿Me llevará a donde quiero estar?

El estado de ánimo decide la suerte de las personas, en lugar de ser la suerte la que decide el estado de ánimo.

Neville Goddard

Nuestro trabajo como entrenador, no es siempre hacerles sentir bien. Pero, es nuestro trabajo mostrarles lo buenos que son y responsabilizarte a ti mismo ayudándote a mantener y mejorar ese estándar todos los días. Sigue creyendo. Sigue creciendo. Sigue mejorando.

Una buena forma como podemos valuar nuestro desempeño en nuestra formación o equipo es preguntándonos qué tanto estamos siendo para los demás un beneficio.

Entrenadores ¿Estamos mejorando en la tarea del entrenamiento, o estamos mejorando en las habilidades que la tarea está tratando de enseñar? Lo que plantea la pregunta “¿por qué estamos haciendo una tarea cuando podríamos estar jugando el juego -fútbolsala -?”

Cuanto más haces, más fallas. Cuanto más error tienes, más aprendes. Cuanto más aprendes, más creces. Hacer cosas. Es bueno para ti.

A su vez, existe una opinión controvertida…

Ayudadme a comprender lo que os digo y os lo explicaré mejor.

Antonio Machado

Los entrenadores que dicen “El fútbolsala es un juego simple” para evitar que otros entrenadores usen palabras, términos o ideas cada vez más complicados … están combinando el juego de fútbolsala con la disciplina de entrenar fútbolsala.

El fútbolsala PUEDE ser simple … el entrenamiento es complicado ¡Parafraseando a Martin Perarnau los entrenadores no sabemos, ni sabremos por qué ocurren las cosas del fútbolsala! Si acaso, la sabiduría reside en aproximarse a la realidad con el convencimiento humilde de que apenas conseguiremos una piadosa explicación sobre tantas incógnitas. Los entrenadores podemos ayudar a los jugadores simplificando el fútbolsala hasta tener una buena actitud, jugar duro y defender.

No te asustes al no saber las cosas. Personalmente, tengo respuestas aproximadas, y posibles creencias, y diferentes grados de certeza sobre diferentes cosas, pero no estoy absolutamente seguro de nada. Hay muchas cosas de las que no sé nada. No me asusta.

Si me preguntas ¿Qué lección aprendiste “mejor” en los primeros 5 años de ser entrenador? Al elaborar planes de entrenamiento, mantente brutalmente simple y anota todo. Cuantas más cosas hicimos, menos cosas hicimos bien: la simplicidad con detalles te ayudará a pensar con claridad. Para saber si tienes capacidad de entrenar, necesitas la habilidad del entrenador. En lugar de preguntar si cada jugador es entrenable, quizás debes preguntarte si tienes la agilidad y la capacidad de adaptación para entrenar a cada tipo de jugador.

El primer paso para crear un futuro mejorado es desarrollar la capacidad de visualizarlo. VISIÓN encenderá el fuego de la pasión que alimenta nuestro compromiso de hacer lo que sea necesario para lograr la excelencia. VISIÓN no tiene límites y no conoce límites.

Tony Dungy

El juego fue creado para jugadores, no entrenadores, y sobrevivirá sin entrenadores. Necesitamos superarnos y reenfocarnos en cómo podemos apoyar y guiar. Los jugadores nos invitan a ayudarlos a resolver sus problemas.

Sin olvidar que, El ENTRENADOR (con mayúsculas) es insustituible, si éste se esfuerza por serlo, si busca la emoción de enseñar y aprender, si capta la atención de sus jugadores y valora, por encima del currículum, la persona que tiene delante.

Recuerdo en esos principios, cuando era un entrenador joven, que estaba más centrado en mi plan de sesión que en lo que estaba sucediendo frente a mí. Me llevó tiempo desarrollar el conjunto de habilidades para observar si los objetivos se estaban poniendo en práctica. ¡Muchas veces corrí al siguiente punto antes de ver la experiencia de aprendizaje continuo! 

Cuando comienzas a entrenar, se trata de buscar respuestas y obtener acceso a toda la información requerida. Pero cuando ganas más experiencia, el éxito se convierte más en hacer preguntas … a tus jugadores, al personal y a ti mismo. Diferentes etapas, diferentes habilidades.

Los entrenadores mayores dejan huella y se la entregan a los entrenadores más jóvenes, lo que significa que no hay secretos en este juego y tenemos la obligación de compartir, y compartir algo más: exactamente lo que los entrenadores mayores hicieron por mí cuando era un novato.

Cada situación de aprendizaje evolucionará de manera distinta en base a las características de los jugadores y del contexto donde se lleve a cabo. Los jóvenes jugadores deben entender que con la ambición viene la dificultad, una técnica que no se mantendrá; el momento de forma que se sumerge; equipos que son duros; entrenadores que los ignoran; errores que persisten ¡Pero también deben entender que la dificultad está bien! ¡Ponte cómodo a largo plazo y lucha!

Si cambias algo, siempre hay obstáculos. Algunas personas quieren continuar con lo que han estado haciendo durante 30 años. Pero lo único que es seguro en el juego es que todo cambia todo el tiempo. Lo peor, copiar tareas elimina entropía a corto plazo y la genera a largo plazo. No compensa. La tendencia al desgaste y deterioro del equipo y los jugadores que lo componen es cuestión de más o menos tiempo. Si vas a copiar tareas no estás entrenando, estás devaluando a tu equipo.

Tres situaciones presentes habitualmente en el entrenamiento:

  1. algunos jugadores no estarán de acuerdo con tus métodos.
  2. te importará y lo pasarás mal.
  3. todos los días habrá un nuevo conflicto o problema que resolver, espera lo inesperado.

Cuando sus jugadores no pudieron practicar de una manera que cumpliera con los estándares del baloncesto de UCLA, simplemente apagó las luces del gimnasio y dijo: “Caballeros, la práctica ha terminado”. Habían perdido la oportunidad de mejorar ese día, que para Wooden era la forma más alta de castigo.

Los tres elementos esenciales que busco en un joven jugador.

  1. HABILIDAD (debe ser talentoso y dotado físicamente)
  2. MENTALIDAD (debe ser hambriento y competitivo)
  3. MADUREZ (debe tener y demostrar sentido común).

Si esperas hasta que estés realmente listo, siempre estarás esperando. Lo más fácil es encontrar razones por las cuales NO hacer algo.

Sal e intenta.
Puedes fallar.
Y qué, inténtalo de nuevo.

Muchas veces, la mejor manera de estar verdaderamente listo para hacer algo es hacerlo realmente. Todo entrenador exitoso tiene una mochila de sabiduría lleno de cosas que no funcionaron. Tomar riesgos. Experimentar. Aprender. Crecer.

Identificar y reconocer tus debilidades, te permite concentrarte y fortalecer tus debilidades.

El otro día escuche en una charla, que en el Fútbolsala todo está inventado….

Creo que no es así, somos lo que hacemos y no lo que sabemos, los que crean que todo está inventado viven encarcelados en su propio pensamiento, porque son incapaces de aprender.

“El Sillón lo inventó tu competencia”

“LA COSTUMBRE ES UNA JAULA QUE NOS MANTIENE ENCERRADOS, AUNQUE SEPAMOS QUE LA PUERTA ESTA ABIERTA

“En la vida a veces hay que ir tras la ballena blanca como el capitán Ahab en Moby Dick y uno tiene que salir al encuentro de desafíos, aunque éstos no sean cómodos”

Á. Gabilondo

¡Nunca confundas la educación con la inteligencia! 

La inteligencia no es la capacidad de recordar y repetir, como te enseñan en la escuela de entrenadores. Es la capacidad de aprender de la experiencia, resolver problemas y usar nuestro conocimiento para adaptarnos a nuevas situaciones…

El objetivo principal de la educación, es crear personas capaces de hacer cosas nuevas, no simplemente repetir lo que otras hicieron.

La tarea es, no tanto ver lo que nadie ha visto todavía, sino pensar lo que nadie ha pensado aún, sobre lo que todos ven.

Erwin Schrodinger (1887 – 1961)

La autonomía del jugador aparte de ser facilitada mediante el diseño de tareas lo más cercanas a la lógica interna del juego, también deben partir del razonamiento /reflexión del propio jugador acerca de ellas. Contar con el feedback del jugador me parece realmente importante. El nivel de la corrección lo determina la capacidad del jugador en asimilarla, no el conocimiento del entrenador.

Los entrenadores debemos entender y comprender que cada jugador responde de manera diferente a su entrenador. Es crítico que te relaciones con todos ellos. Tienes que servirles, amarlos, comunicarte, motivarlos, inspirarlos y enseñarles. Asegúrate de que sepan lo valiosos que son, independientemente de lo buenos que sean.

Una de las conversaciones que solía hacer a mis jugadores era decirles… Imagina lo bueno que podrías ser si desarrollaras una mentalidad para poder competir cuando no tienes tu juego A o B … sintiéndose orgulloso de saber que ganarás con tu juego C o D. Aprender a competir cuando no estas a tu mejor nivel es una habilidad. Da el 100% de tu 50%.

El cuerpo técnico debe jugar cada juego tres veces: antes, durante y después del juego

Los entrenadores juegan tres veces. El juego 1 es planear, organizar, enviar mensajes y entrenar. El juego 2 es la competición. El juego 3 es el informe posterior al juego, la reflexión y las lecciones aprendidas. El crecimiento a largo plazo requiere una pasión por los tres juegos.

No podemos dejar que el jugador piense que trabaja más que nosotros

Sito Alonso

No puedes ganar como entrenador, ¿verdad? Nunca va a complacer a todos, simplemente hay demasiadas diferencias individuales en un grupo. Todo lo que puedes hacer es crear el entorno que desees y estar listo para negociar con los jugadores.

Además, también tendremos en cuenta que el lenguaje corporal de un entrenador probablemente no sea solo ‘lenguaje corporal’. Es la encarnación de la creencia que tienes en los jugadores y el equipo. Los jugadores son perceptivos. Puede decir si crees en ellos. Puede descifrar tu sentido de poder hacer o no poder hacer. Puede sentir tu actitud…

Jugar como si no significara nada, cuando significa todo.

Steve Davis – Genio del billar

Pau Oller nos cuenta “la anécdota es, posiblemente, la herramienta pedagógica más impactante para el proceso de aprendizaje y persuasión. Si no tienes anécdotas que contar, estás jodido”.

El Jugador debe creer que Fracaso + Perseverancia = ÉXITO. Nunca logrará nada grandioso donde no falle al principio. La razón por la que puede hacerlo ahora es porque no se da por vencido. Lo hace una y otra vez hasta que esté bien. Su perseverancia y valor son directamente proporcionales a su éxito.

Por tanto, es necesario generar las condiciones adecuadas para que un jugador invente juego, y para inventar se requieren horas de entrenamiento. Y recuerda que primero debes crear la relación con el jugador. Una vez que eres capaz de construir ese nivel de confianza, los jugadores se dan cuenta de que tienes los mejores intereses en tu mente para mejorarlos y luego puedes comenzar a entrenarlos.

Porque, la confianza en el fútbolsala no es algo para siempre. Debe trabajarse pacientemente todos los días. Los jugadores deben esforzarse por practicar: pasar con confianza, moverse con confianza, desafiar con confianza … incluso sostenerse con confianza. ¡Todos los días!

Se discute sobre el entendimiento del juego y su capacidad para transmitirlo a terceros, un campo que afecta al staff técnico en sus tareas diversas y a los comunicadores que tratan de trasladarlo a terceros por los diferentes medios. La clave es comprender la ¡NO LINEALIDAD!

Entrenadores: la comunicación con los jugadores es esencial para el éxito de su equipo. Sea positivo que sus jugadores sepan:

  • Tus expectativas
  • Tu plan
  • Tu creencia en ellos
  •  Los desafíos
  • El resultado que quieres
  • La verdad real
  • Las consecuencias del mal comportamiento
  • Que realmente te preocupas por ellos

El fútbolsala se rige por decisiones que derivan en acciones individuales enmarcadas en un ámbito colectivo, desarrollado en un contexto cambiante en el que inciden quienes juegan. No hay posibilidad de PREDICCIÓN, nos movemos en expectativas sobre qué harán los demás cuando juegan.

La imposibilidad de predecir y la expectativa sobre qué decidirán quienes juegan como protagonistas, antagonistas en zonas activas y no activas del juego rompen la posibilidad de analizar el mismo desde la causa y el efecto

Hoy la tendencia a buscar un efecto a cada causa ha derivado en un análisis del juego sesgado, EQUIVOCADO y condicionado al sesgo que aporta el analista o el periodista que cree analizar. La gran cantidad de posibilidades que generan las interacciones hacen del juego un todo complejo

La interdependencia provoca el nacimiento de propiedades emergentes que afectan a la relación del jugador consigo mismo y con sus compañeros. El rival genera situaciones que inciden en las relaciones de nuestro equipo. Tener claro qué va a ocurrir es de MAGOS O ADIVINOS.

Del Pensamiento Sistémico en el que se construye un equipo al Contexto Complejo en el que se desarrolla la competición hay un sinfín de INCERTIDUMBRES que nos deberían invitar a ser más humildes a la hora de analizar cómo pretendemos presentar el juego del fútbolsala.

Julián Gómez escribió: No sé trata de convencer al otro ni de ver quién tiene la mejor idea. Se trata de enriquecer cada idea, de enriquecerse uno mismo con lo que otros han vivido.

Cierto, no tengo que olvidarme de las cosas que me hacen bien.

Dime cuántos “Remos de contracorriente” tienes guardados y te diré cuánto pesa tu profesión de entrenador.

El éxito es un proceso, no un evento. No hay un ejercicio mágico que haga que tu equipo “lo consiga”. Estás acumulando días de construcción de tu modelo de juego, sistemas, procedimientos tácticos, conceptos,… a través de repeticiones significativas para construir buenos hábitos.

La verdad, como decía A. Machado, es un horizonte que buscamos en compañía de los otros, sin aferrarnos dogmáticamente a la verdad propia: “¿Tu verdad? No. La verdad. / Y ven conmigo a buscarla. / La tuya, guárdatela.” Busquemos una verdad critica sí, pero de respeto y equilibrio pues nadie posee ninguna verdad absoluta. Entre otras cosas porque la verdad absoluta no existe.

Cuando llegué a la edad en que uno es capaz de pensar por sí mismo, me di cuenta de que la educación me había dejado la mente mal organizada y decidí reformarla. Desde entonces la tengo en obras. Y no veo el final. Pero creo que ahora no soportaría el orden.

El FÚTBOLSALA desde mi opinión está relacionado con el arte y no con la ciencia, porque la ciencia depende del maestro y el arte del alumno. Para que aparezca el maestro, primero tiene que aparecer el alumno, porque si yo pudiera enseñar a jugar al balón ya perdería estética natural. Sin olvidarnos, que lo estético no gana. Tenemos que estar dispuestos a hacer las cosas incómodas que conllevan ganar.

Creo que tener una sola manera de hacer como entrenador te facilita las cosas a ti. Tener más de una, facilita las cosas a los jóvenes jugadores aprendices. Nadie duda que la flexibilidad es un valor del aprendizaje. Me convertí en un entrenador mucho mejor el día que entendí que tenía que negociar con una realidad que no podemos controlar por completo.

No importa cuán grande sea el “sistema o los sistemas” de un entrenador, si no te conectas (y SE IDENTIFICA) con tus JUGADORES, ¡tu éxito SIEMPRE será temporal!

En el FÚTBOLSALA, como en la mayoría de los deportes de equipo, se necesita un sistema de relaciones e interacciones permanentes entre los diferentes elementos que intervienen en el juego. Además, estas interacciones deben realizarse de manera alternativa, con cambios permanentes y con el ritmo exigible. Entre otros deben considerarse elementos del juego y, en consecuencia, establecerse los mapas de relaciones entre ellos los siguientes: Jugadores del propio equipo y colaboración entre ellos. Jugadores adversarios a superar Balón de juego a conservar y comunicación eficaz Espacio de juego, a proteger o conquistar, Portería, objetivo final en la consecución de goles, Reglas de juego, a respetar. El conjunto de relaciones se manifiesta en el juego en cooperación directa interacción entre los compañeros del equipo y el juego de oposición del adversario. Variar y utilizar acciones de forma inteligente conduce al triunfo, debiendo evitarse, como norma única, un juego basado en acciones preestablecidas fácilmente controlables por el rival. Los buenos equipos, además de acciones variadas en el plano de la táctica, serán aún mejores en la medida que gocen de alto nivel técnico que, a su vez, será más eficaz con la base de una buena condición física y toda la preparación en su conjunto se optimizará al máximo con factores teóricos, psicológicos y de tecnología aplicada. Este proceso es conocido por los Entrenadores con experiencia y no supone en sí mismo ninguna novedad. Ahora bien, conducir el grupo es igualmente saber elegir entre los contenidos del juego para obtener el máximo rendimiento y es ahí donde radica el éxito. El proceso formativo (de la iniciación a la elite) debe orientar al jugador a adquirir conocimientos amplios y globales para, posteriormente, con el objetivo final de obtener rendimiento y resultados, elegir de lo adquirido lo más adecuado. El jugador en su formación, asimila conocimientos, destrezas y capacidades tácticas que poco a poco manifiesta en el juego, al tiempo que acumula experiencias; en definitiva, se va creando una riqueza táctica en sus comportamientos. Cuanto más amplíe su nivel cualitativo más fácil tendrá el camino para llegar a ser considerado como un jugador de alto nivel. Es a partir de este momento del proceso cuando el entrenador, que va a dirigir excelentes jugadores, tiene que aquellas conductas colectivas puntuales y concretas que equilibren al equipo y que, a su vez, se ejecuten con diferentes variables y un margen de creatividad. Ese es el reto en la alta competición

El FÚTBOLSALA, por tanto, es un sistema determinista ya que, aun siendo sensible al instante, presentan patrones de acción que se repiten, denominados invariables. Es decir, en medio del caos aparente, es posible sustentar regularidades organizativas, se puede diseñar una forma de jugar.

El sistema táctico sirve de estructura referencial para desplazamientos, lo importante son las relaciones e interacciones que se producen durante el juego, el sistema no marca el modelo de juego. La estructura cuando atiende a las capacidades de los jugadores es un elemento facilitador.

Oscar Cano

El FÚTBOLSALA por tanto es un gran misterio, puedes tener la combinación perfecta de talento y el mejor sistema, pero si los jugadores no tienen un sentido de unidad como equipo, tus esfuerzos no darán resultado. El vínculo que une a un equipo puede ser tan frágil, tan esquivo… y la peor parte de este juego es que puedes hacer todo bien y el marcador puede salir mal.

La principal función de la formación continua debería ser dotar a los entrenadores de la capacidad de respuesta creativa para gestionar la ambigüedad e incertidumbre de nuestro deporte y tratar constructivamente con múltiples perspectivas a veces irreconciliables.

La complejidad de todo está en el ¡como! Y para ello no hay recetas mágicas sino diferentes caminos, que se preocupan por la ascendencia del juego. La responsabilidad del jugador es adquirir jugando y la del entrenador es la de guiar comprendiendo.

Pablo Rota

Durante mucho tiempo hemos entrenado para entrenar, en lugar de hacerlo para competir

El entrenamiento debe orientarse exclusivamente a mejorar las condiciones del jugador en la competición. Todo equipo necesita un ancla. Un jugador que mantiene al equipo en tierra durante los altibajos de una temporada. El ancla del equipo mantiene la nave estable durante la tormenta.

Destacar también que el entrenamiento consiste en tratar de tomar las mejores decisiones para el equipo y luego ser responsable del resultado de esas decisiones.

Otra finalidad del entrenamiento es formar al jugador para ser apto para gobernarse así mismo, no un ser apto para ser gobernado por los demás. Porque el entrenador no “genera” el aprendizaje, solamente puede ofrecer las circunstancias óptimas para que este se produzca e incentivar a los jugadores para que se enfrasquen en realizar las acciones que los conducirán a alcanzarlo. Por eso, enseñar es ayudar a aprender.

Cada día estoy más convencido que la transferencia en el Entrenamiento en FÚTBOLSALA se produce en base a Contexto + Relaciones que en base a Objetivos y Conceptos. Las sinergias y su relación con espacios dinámicos. El área del cómo a través de los quiénes cada vez más importante.

La interacción de factores hace que no existan soluciones únicas, la demostración como herramienta es poco eficaz. E incluso interfiere en la medida que hace que el jugador detecte patrones que no son los deseados para acciones posteriores. Estoy seguro de que existe un ejercicio o tarea que ayuda a corregir cualquier error. Al igual que soy de la opinión de que existe una palabra o una frase adecuada para motivar cualquier acción. A veces, solo hay que tocar las teclas adecuada y las cosas comienzan a funcionar.

 “No intento convencer a los jugadores, porque convencer es vencer. La persona se convence a sí misma. Lo que podemos hacer es inspirar, tocar alguna tecla. Esto es generar reflexiones, preguntas o despertar otra visión en los jugadores”

Vigil

Los entrenadores debemos crear un entorno y un conjunto de prácticas que alienten a los jugadores a mejorar. Enseñemos a los jugadores a desempeñarse al más alto nivel de su habilidad. No le demos a la mediocridad un lugar en nuestro programa. Bajar tus estándares para que no tengan que elevar los tuyos es perjudicial para todos. El trabajo en equipo / rendimiento siempre sufrirá. Hagamos que los altos estándares sean la única opción.

Cito con relación a lo anterior expuesto los 5 puntos críticos de Bobby Knight para sus jugadores y entrenadores:

1. Los jugadores deben jugar a su potencial.
2. Los grandes jugadores saben lo que hacen bien
3. Conocen las fortalezas y debilidades de su compañero de equipo
4. Comprenden cómo evitar perder
5. Todos deben “ver y mirar” y “oír y escuchar”

En alta competición, un jugador debe ir más allá de simplemente trabajar duro. Deben entender que jugar DURO es una HABILIDAD. Jugar con un MOTOR Y ALTA ENERGÍA es una HABILIDAD. No tienes que tener talento para jugar DURO. Tienes que estar en buena forma. Es una ELECCIÓN que requiere dureza y disciplina. Una cosa es segura, ¡nunca ganarás siendo SOFT!

No obstante, en un FÚTBOLSALA inundado de tecnología, algoritmos y pantallas… Tal vez sea hora, que también se comience a bucear en la profundidad del lado más HUMANO del jugador: las emociones, los sentimientos, su desarrollo intelectual y social. Necesitamos entrenadores que puedan conectarse y generar entusiasmo e inspirar a las personas a disfrutar del juego.

Si tuviese que dar un sólo consejo a un jugador sería: “Juega con pasión, transmite, saca lo que llevas dentro y disfruta en la competición”. Es genial tener pasión, pero debes dirigir esa energía hacia tu misión. La pasión alimenta la intensidad del jugador, nace de la motivación extrínseca e intrínseca simultáneamente

La actitud, el esfuerzo y la energía no son responsabilidad exclusiva de los jugadores. Están respaldados por un conjunto de características que son creadas y negociadas por jugadores y entrenadores. A veces los entrenadores organizan sesiones individuales brillantes para cambiar el comportamiento. Pero estas sesiones rara vez se repiten, y …

… el cambio de comportamiento no ocurre en 15 minutos. ¡Requiere múltiples 15 minutos!

En el FÚTBOLSALA actual al igual que en el fútbol y cogiendo las palabras de Lillo hemos sobrevalorado el esfuerzo. Los jugadores se han acomodado en un lugar, el del esfuerzo, donde saben que no van a ser criticados. Por eso, ya no se cuestiona el nivel de juego que muestran, sino cuánta entrega ofrece el jugador.

Merce Cervera (2001) dice que el pressing debe estar ligado a la organización y no al esfuerzo. El pressing se hace para correr menos, para economizar esfuerzo, partiendo de la organización. Se trata de que los jugadores ahorren energía para utilizarla cuando tengan el balón.

“Si mantenemos la posesión del balón sin riesgo de perderlo, es porque estamos defendiendo. Si tomamos el balón con el riesgo de perderlo es porque atacamos”

Paco Seirulo

Decía Panzeri: “Lo que ocurre en la cancha… lo deciden las circunstancias y lo decide el imprevisto”.

Hay muchos triunfos que esconden procesos que no se están realizando, pero en la embriaguez del triunfo nadie se atreve a profundizar.

Valoremos el camino y la dignidad con la que lo recorremos. Lo único insustituible son las convicciones. Alejémonos del exitismo… Dime cuántos “Remos de contracorriente” tienes guardados y te diré cuánto pesa tu profesión de entrenador.

Centrar exclusivamente la atención, durante la revisión de un partido, en lo que no hay que hacer en la siguiente ocasión es el modo más seguro de obstaculizar el rendimiento de los jugadores. Debemos diferenciar “mi guía de estrategia operativa de partido”, del “mi plan de actuación del partido”. El principio de adaptabilidad siempre tiene que estar presente.

“Cualquiera
que tenga forma
puede ser definido,
y cualquiera
que pueda ser definido puede ser vencido.”

~ El arte de la Guerra | Obra maestra de Sun Tzu ~

Sé genial en las cosas que pasan mucho durante la competición

Teniendo en cuenta que “primero creemos y luego descreemos”, el éxito de un jugador durante su actuación en una competición depende de la metodología que los prepare para:

  • La anticipación (los jugadores deben conocer las PROBABILIDADES de acción.)
  • La reacción a la imprevisibilidad
  • Llevar la iniciativa.

 “Cuando corrijo y hablo a un jugador quiere decir que me interesa su evolución y su aprendizaje; si un día paro de exigirle, entonces será que no me interesa nada”

Obradovic

Los jugadores pueden aprender mucho de un buen entrenador, pero los entrenadores también pueden aprender mucho de los jugadores. Es habitual entender que los mejores entrenadores son tus compañeros de equipo. Sirva esta reflexión…

Soy jugador de FS me decía un jugador …

Mi trabajo en el campo es ejecutar las responsabilidades dentro de mi rol con …

  • Atención
  • Intensidad
  • Intención

Practico esto todos los días. Me imagino esto todos los días. ¡Es mi narrativa!

Y cuando llegue el día del juego … Tengo un marco de habilidades mentales para ayudarme a ejecutar.

Y mientras le contestaba:

Me encanta entrenar fútbolsala porque nadie puede quejarse de no recibir el balón. Si quieres comer, tienes que ir a cazar. VARIABILIDAD Y ESPECIFICIDAD | Debes especializarte en lo que eres bueno cuando ya has desarrollado todas tus habilidades. Entrena con alta variabilidad en las acciones para ofrecer mayores demandas perceptivas que te ayuden a solucionar las situaciones en la competición. Al hablarle de sus desplazamientos en la cancha compitiendo, le comenté que no se miden en metros. Se miden en consecuencias. Es por ello que debes entrenar a un nivel que te obligue a fallar. Tendrás que aprender la valiosa habilidad de resolverlo antes de que realmente tengas que hacerlo. Y recuerda, cuando un compañero de equipo comete un error, anímale. Cuando cometas un error, asúmelo.

“Jugar a dar pases, lo hace cualquiera. Entrenar para ganar espacios, alcanzar superioridades y obtener beneficios en el juego es para unos pocos”

Guardiola

Los entrenadores debemos aceptar que la persona siempre es más importante que el jugador. Desarrollar mejores personas debería ser su compromiso número 1. Los deportes tienen una vida muy corta. El desarrollo, las relaciones y la educación durarán para siempre. Ver a los niños aprender, crecer y desarrollarse debe ser lo que los entrenadores se esfuerzan por lograr.

El éxito es un montón de fracasos en el que estás parado

En las escuelas de FSbase se debe educar a nuestros entrenadores sobre si necesitan dar consejos o un objetivo a los jugadores. Comunicar algo no es lo mismo que entenderlo, pero hay diferentes rutas para llegar al mismo objetivo.

 “Nuestra vida es la creación de nuestras mentes, y hacemos gran parte de esa creación con metáforas. Vemos cosas nuevas en términos de cosas que ya entendemos … Con la metáfora equivocada, estamos diluidos. Sin metáfora, somos ciegos”

Jonathan Haidt

Muchos dicen que las utopías son idioteces. Pero en todo caso serán idioteces vitales. Un entrenador que no deja a sus jugadores pensar en utopías y equivocarse es un muy mal entrenador. Creamos tendencias, pero son los jugadores quienes les dan vida al juego.

Nos enseñan sobre la creación de entornos, el cambio de comportamiento, la construcción de relaciones y carácter. Entrenadores: si quieres credibilidad y respeto real de tus jugadores, deben creer que puedes mejorarlos. Cuando te miran a los ojos, necesitan saber que estás en ello por ellos. Todo jugador serio quiere ser entrenado seriamente. ¡Tus grandes jugadores prosperarán con eso!

Leí hace tiempo que la forma más segura de obtener lo que quieres es merecer lo que quieres. Es cierto, pero no solo se trata de merecerlo, sino también de ser audaz …

Un entrenador sabio me dijo una vez: “Revisaré tus programas y te daré feedback si lo deseas. Podemos hablar con ellos. Pero nunca llevaré un bolígrafo rojo a tu entrenamiento”. Esto dio forma a cómo veo el trabajo de los demás. Es su programa, sus jugadores, sus contextos.

Algunos entrenadores hablan sobre la importancia de que los jugadores sean “familia” entre sí. ¡Tal vez! Pero los entrenadores rara vez hablan de cohesión de tareas y modelos mentales compartidos. Raramente hablan de la importancia de que los jugadores compartan pensamientos y experiencias en el juego. ¡Ahí es donde se hace el trabajo en equipo!

“El método estratégico consiste en desafiar todas las hipótesis en vigor con una única pregunta: ¿por qué?”.

El reto de todo entrenador en FSbase es HACER POCAS COSAS, PERO DE CALIDAD.

Importante cuando entrenamos:

  1. tener una idea,
  2. saber por qué y
  3. encontrar el como

¡Deberíamos estar agradecidos ya que estas lecciones son fundamentales para desarrollarnos como entrenadores y personas!

“Si no aprenden de la manera que usted enseña, enseñe de la manera en que aprenden”

Ignacio Estrada

Las 7 Cs que todo líder o entrenador debe tener para transmitir confianza:

→ Carácter (personalidad)
→ Coraje (valor)
→ Convicción
→ Conexión
→ Comunicación
→ Credibilidad
→ Cortesía

Lo que todo entrenador necesitamos aprender fuera del juego:

  • Cómo administrar el tiempo
  • Cómo gestionar la energía
  • Cómo crear impacto
  • Cómo construir relaciones
  • Cómo lidiar con el conflicto
  • Cómo enfrentar el fracaso
  • Cómo lidiar con el riesgo
  • Cómo negociar
  • En quién confiar y qué ignorar

Para conocer a tu equipo como individuos, debe mirarlos a los ojos. Y absolutamente debes hacer tiempo para ellos. Los entrenadores podemos usar reuniones individuales casi de la misma manera que los médicos usan las visitas al consultorio — tanto para el diagnóstico como para el tratamiento.

Ideas para generar confianza con los jugadores:

  • Respeta cada rol
  • Haz lo que dices que vas a hacer
  • Mantén altos estándares
  • Modela el comportamiento que esperas de los demás
  • Reconoce tus errores
  • Discute y revisa constantemente las expectativas de rendimiento.

Es preciso entender al jugador en relación con su contexto. Para que un jugador sea capaz de desarrollar un comportamiento con precisión, es necesario que detecte las posibilidades (affordances) de ese problema/situación motriz.  

Tan et al, 2012

La identidad de cualquier equipo debe ser invariable, la idea de juego versátil y el modelo de juego adaptable.

Compartir experiencias y descubrimientos es una necesidad para mejorar nuestro trabajo. Confrontar e intercambiar con otros, ayuda a mejorar la calidad y cantidad de lo nuestro.
El secretismo en este ámbito nos lleva al aislamiento e impide progresar.

Aplicable al mundo del entrenador. No hay recetas mágicas. Nada es garantía de éxito. Lo importante es la solidez y nobleza de los argumentos que nos sustentan.

Gabo Loaiza

Abel Mourelo nos dice que el conocimiento del juego te lo abren las personas con las que vas coincidiendo.

Efectividad es anticipar en lugar de suponer

undefined

Eficacia es hacer las cosas correctas. Hacer las cosas correctas conlleva decidir las cosas correctas. Para poder decidir las cosas correctas, tenemos que saber cuáles son las opciones disponibles. Y ahí fallamos estrepitosamente.

Lo importante no es la frecuencia de nuestros aciertos, sino cuánto obtenemos cuando hemos acertado.

Nassim Nicholas Taleb

Hace tiempo pensaba que los entrenadores efectivos entrenan lo que NECESITAN sus jugadores, no lo que QUIEREN ellos. Que a los grandes entrenadores no les importa que les guste sus entrenamientos a los jugadores. Estos entrenadores con liderazgo hacen que hagan los jugadores lo que es necesario para mejorar el jugador y el equipo. Y aseguran que lo NECESARIO es raramente popular.

¿Pero, cómo hacerles pensar y desarrollar el juego si no sabemos qué tienen en la cabeza y cómo se desarrolla su pensamiento? Con mis jugadores aprendí que la idea a menudo no es hacer pensar al jugador sino saber cómo piensa. Soy de los que creen que hacer preguntas es más eficaz que dar respuestas. Cuando un jugador comete un error en un pase, le pregunto “¿Qué viste?” en lugar de decirle dónde pasar.

Aprender lo que vio el jugador, me permite corregir el error de manera más efectiva. En otras palabras, cuando ignoras que hay más que lo que ves, estás decidiendo a partir de algo que supones, en lugar de decidir a partir de algo que sabes.

El entrenador efectivo hoy, por tanto, es aquél que habla menos → “no abrumarlos con información“, tiene buenas preguntas, escucha más y hace más → sorprendiéndoles con tareas relacionadas con el descubrimiento de la lógica del juego“, guiando a sus jugadores a que conjuntamente construyan respuestas y soluciones al juego.

Parafraseando a Julio Velasco ” lo que si me propongo como entrenador es que el jugador pueda llegar a saber de “fútbolsala” tanto como se yo, ese es el objetivo y no que hagan lo que yo digo, sino que mi jugador sepa de “fútbolsala“, que pueda explicarlo, que tome iniciativas, que pueda tomar lecturas del partido, porque después en los momentos decisivos, el jugador está solo.

Como ocurre a veces en deporte colectivo: Tu entrenador te dice que hagas una cosa, el público y el palco desean otra. Haces esto último y el rival ocupa los espacios que tú debías haber ocupado en el terreno de juego.

Antoni Daimiel

Lo que tengo claro, es que nuestra verdadera efectividad no está determinada por la titulación que tienes o por la cantidad de partidos que ganamos. Proviene: 1º → nivel de confianza que has construido con el equipo. Esto se hace a través de un liderazgo desinteresado. 2º → Personas que impactamos de manera positiva. No se trata de ti, siempre se trata de ellos y conseguir que crean en ti. Cuando uno es abierto, aprende, cambia y mejora.

Aprender es descubrir lo que ya sabes. Actuar es demostrar que lo sabes. Enseñar es recordarles a los demás que saben tanto como tú. Sois todos aprendices, ejecutores, maestros.

Richard Bach

Evidentemente ganar es importante, pero nunca perdamos de vista la razón por la que queremos ser ENTRENADOR. El estilo es la posibilidad de trabajar eficazmente, alrededor de unos determinados valores que ayudan a sentirnos orgullosos e identificados.

Un entrenador ayuda en la medida que proponga objetivos adecuados, realistas y alcanzables para los jugadores; en la medida en que presente las tareas de manera atrayente y motivadora; en la medida que sea capaz de suscitar interés; en que sepa enlazar con lo que ya sabe el jugador, diseñar entrenamientos adecuados y que sepa reconocer el esfuerzo, trabajo y dedicación; en la medida en que el entrenador sepa proporcionar ocasiones de éxito.

Creo que muchos entrenadores de primer nivel, a los cuales conozco, tenemos muchas cosas en común, porque lo más importante no es el sistema de juego. Los sistemas de juego son herramientas, como para el jugador la técnica es una herramienta para jugar. Nosotros, tenemos que hacer jugar al equipo de la mejor manera posible, después si funciona este sistema o el otro, tenemos que usar varios sistemas y usar el que realmente corresponde.

Posiblemente el 70% del trabajo del entrenador es colocar a los jugadores en las situaciones que pueden ser más efectivos, proponiendo combinaciones entre los diferentes jugadores, buscando las de mayor transcendencia.

 Lo importante no son las técnicas que aprendas, sino el brillo que seas capaz de darles.

John Grinder

En una de sus últimas entrevistas Julio Velasco explica “Yo estoy bastante en contra de ideologizar los modos de trabajo, que parecen que son ideologías. Yo enseño a estar en contra de la perfección, porque cuando uno trata de encontrar la perfección va a encontrar, en el camino, siempre frustraciones, porque la perfección es inalcanzable. El deporte lo que enseña es eso, nos medimos con otros imperfectos como nosotros, que son los adversarios y se trata de ser mejores que ellos. No es suficiente hacer las cosas bien, ese es el problema del deporte y que muchos no entienden, porque nunca han hecho deportes competitivos. Uno es médico y si hace su trabajo bien, esta todo bien, uno es ingeniero y lo mismo. Ahora en el deporte no es así, uno hace las cosas bien y se encuentra con uno que hace las cosas un poquito mejor y pierde por un punto o 1-0 o tuvo mala suerte y pegó 3 tiros en los palos y el otro le hizo un gol de contraataque, perdió y punto. Entonces, en la perfección tratamos de hacer lo mejor posible, pero es muy importante establecer prioridades, tratar de desarrollar los puntos decisivos para el crecimiento.  Cuando uno trata de enseñar la perfección, en general inconscientemente crea desazón, crea frustración, crea el estado de ánimo que nunca llegamos que no estamos bien y eso es realmente terrible para un equipo y creo que hay que evitarlo.”

Descubrir el límite de alguna de nuestras capacidades como entrenadores no debería ser experimentado como un fracaso: es un descubrimiento importante sobre nosotros mismos que nos ayuda a conocernos mejor. Y llegar hasta el límite es necesario para intentar ir más allá. Invertirle tiempo para apreciar lo que es poder dar respuestas comprensibles desde la riqueza, la diversidad y el cuestionamiento de lo establecido a problemas complejos.

La simplicidad es la complejidad resuelta. La simplicidad antes de comprender la complejidad es ignorancia. La simplicidad después de comprender la complejidad es genial.

ENTRENADOR: las ideas y modelo que te gustó entrenar, o la forma que tuviste éxito en el entrenamiento en el pasado puede no funcionar con tu próximo equipo. Continúa adaptándote, creciendo y aprendiendo como entrenador. Cada equipo tiene diferentes dinámicas y cada jugador es único. En la tarea de formar equipos hay que buscar jugadores con alguna virtud y no jugadores sin ningún defecto.

– “Lo básico nunca pasa de moda”. – “Lo básico siempre funciona y no es una buena decisión dejar de hacerlo“.

La gran ventaja que tenía la calle: cuidaba a los jugadores diferentes. El diferente tenía mucho prestigio en la calle. En cambio, la academia es muy buena para mejorar a los jugadores medianos, y muy mala para cuidar al diferente.

Jorge Valdano

El pase le ganó la batalla al regate. Y ante la habilidad de regateador, no hay sistema táctico que valga. Hay momentos en que el talento tiene que pedir paso para resolver problemas. No lo puede resolver todo el entrenador durante la semana. No se puede jugar de memoria. Al fútbolsala hay que estudiarlo, pero luego expresarlo cada uno desde sus condiciones naturales. Por ese sobre análisis, por el Big Data, por los algoritmos –lo que se está apoderando de nuestro deporte –, la sensación es que el entrenador tiene cada vez más influencia en el juego, y eso le quita espontaneidad al jugador. Sin olvidar que los equipos de futsal no pueden estar formados por artistas solistas. A menú deben cantar el mismo coro.

Hay que entrenar de forma eficaz con los jugadores que tienes y no entrenar pensando en los jugadores que te gustaría tener. Sin olvidar que no es lo mismo ir a “entrenar”, que ir a “enterrar” parte del potencial existente entre nuestros jugadores.

Los entrenadores no deben ser admirados solo por sus victorias, sino por cómo combatir las excusas. Con lo que tienes y hay, se puede ganar. Esa es la idea.

Julio Velasco

Como expuse en mi anterior entrada del blog, como entrenador tengo la certeza que existe la incertidumbre en el juego. En pocas cosas estoy 100% seguro; lo que significa que siempre estoy buscando una mejor manera de hacer las cosas. La eficiencia es el objetivo en ambos extremos. Y ser eficiente es lograr la máxima productividad con el mínimo esfuerzo desperdiciado. Por tanto, el objetivo número 1 del entrenamiento tiene que ser:
– No perder tiempo (Actividad, descanso, hablar, reír, esforzarse… pero todo fuera de la pérdida de tiempo).

Lo habitual es observar que los entrenadores deciden desarrollar su metodología habitualmente a partir de información escasa y, a menudo, de poca calidad. Esta mala práctica es un problema serio para la mejora de la efectividad y, en concreto, para la mejora de la eficacia.

Como todo lo que conlleva pensar (toma de decisiones), el hábito de anticipar no es innato. Por eso —al igual que hay que aprender a pensar (observar y decidir) — hay que aprender a anticipar.

Los entrenadores efectivos son personas realistas. En lugar de caer en el pesimismo o en el optimismo, simplemente tienen en cuenta la realidad y las opciones existentes en esa realidad. A tener en cuenta lo que realmente puede ocurrir —en lugar de guiarnos por lo que suponemos que va a ocurrir— se le llama «anticipar». Anticipar es actuar siendo conscientes de que algo puede ocurrir para poder prepararnos —por si ocurre— antes de que ocurra.

El fútbol efectivo es cuando ˜dejas de pensar”. Así que tengo que entrenar aquello que quiera hacer para convertirlo en un hábito.

Fran Beltrán

Las situaciones en las que aplicar la buena práctica de anticipar son múltiples, pero hay un caso concreto en el que siempre hay que hacerlo: al interactuar con tus jugadores. Las interacciones entre los jugadores y con el entrenador parecen contener una información más relevante para el resultado de la competición que el mero registro de acciones individuales aisladas.

El trabajo en equipo es una forma de confianza. Es lo que sucede cuando renuncias a la falsa idea de que puedes ir por tu cuenta y comprendes que no alcanzarás tus objetivos individuales sin el apoyo de tu staff y jugadores.

El juego es dialógico. Es la posibilidad que tenemos de habitar los antagónicos. Es una historia de relaciones que permiten entre todos hacer algo nuevo, distinto, diferente a lo que es cada uno por separado.

Francisco Seirul.lo (2017)

Otro tipo de situaciones en las que conviene anticiparse de manera sistemática es en las que no tienes certeza de algo. Este tipo de situaciones son fáciles de reconocer, porque son aquellas en las que —cuando llegan las consecuencias negativas— siempre nos excusamos diciendo «creí que», «pensé que», «me pareció que» y similares.

A veces la diferencia entre un buen entrenador y un gran entrenador durante la dirección del partido en competición es aquella donde el entrenador aprende a mejorar su competencia en ANTICIPARSE en lugar de REACCIONAR.

Si quieres ser un entrenador efectivo, obsesiónate por manejar información «real» — es decir, céntrate en lo que sabes— en lugar de perderte entre «suposiciones», «creencias», «sensaciones», «imaginaciones» y demás «ilusiones».

Cuando vayas a decidir, analiza de qué información dispones y —a continuación— evalúa si esa información son cosas que sabes y entrenaste o cosas que crees/te parece/supones/imaginas, es decir, cosas que ignoras. Y, si no dispones de la información que necesitas, estúdiala y entrénala

A su vez los ENTRENAMIENTOS deben ser efectivos en la capacidad de diseñar sesiones donde existan: Desafío, Exigencia, Cambio, Movilidad, Intensidad, Movilidad, Intensidad y Objetivos definidos.

Destacar que el entrenamiento no se trata de lo inteligente que eres, cuánto sabes, qué tan bueno eres en la pizarra, qué tan bien puedes presentarlo o presentarte. Se trata de lo bueno y efectivo que eres como maestro.

El inconsciente se desarrolla gracias a la experiencia. Entrenar una amplia base de patrones motores, hace que el jugador tenga herramientas para poder interpretar el juego. Es decir, lo que está sucediendo ahora en la competición, nos evoca a lo que ya pasó en el entrenamiento.

Iván Rivilla

Hacer algo bien, a tiempo y con calidad, no es talento, es eficiencia. El talento sólo tiene sentido cuando hay un margen de incertidumbre. Recordamos que MEJORAR LA EJECUCIÓN implica que durante el entrenamiento técnico debe convivir dos exigencias antagónicas: La eficacia mecánica y la ejecución adaptativa.

El sistema nervioso central no sabe nada acerca de los músculos, solo sabe acerca de movimientos.

Hughlings Jackson, 1889

El peor del equipo es el reto del entrenador...

Con respecto a la competición, los entrenadores efectivos tienen un propósito con su comunicación en los partidos. Si constantemente le dices a los jugadores qué hacer durante el juego, lesionas su capacidad de reacción. No se centran en decir tanto como sea posible. Se centran en decir lo poco que sea necesario. Competir es olvidar aquello que instantes atrás existió. No es un mapa, son trayectorias por descubrir.

En la competición, las explicaciones causales han de ser innecesarias, siendo sustituidas por la experiencia directa de la interdependencia mutua de jugadores y sucesos. Las únicas indicaciones del fútbolsala las da el juego mientras se está jugando. Y está en el jugador interpretarlas. De ahí la necesidad de trabajar y entrenar la rapidez perceptiva y toma de decisiones.

Para que el talento no desaparezca cada vez más, tengamos conciencia que no solo se trata de corregir los movimientos incorrectos y los gestos malos ejecutados, sino fortalecer las cosas buenas que los jugadores hacen todo día y evolucionar la “expresión” individual de cada uno.

Rodrigo Vicenzi Casarin

Un Entrenador que juega a “damas” con su equipo durante la competición se caracteriza por tratar a todos por igual en cuanto a capacidades, sabiendo las diferencias entre los jugadores mantiene una filosofía de ineficaz estandarización que inevitablemente conlleva una pérdida del nivel exigible y se aleja de la efectividad.

Los saboteos no nos permiten hacernos responsables de nosotros mismos y, por tanto, nos hace inefectivos. En el fútbolsala la casualidad no existe. Existe la CAUSALIDAD, causa – efecto. Cada momento de un partido es una prueba. Es una competición dentro de la competición. Y sólo puedes afrontarla una vez. Compite ese momento, el contador empieza de 0 en todas las interacciones del juego.

Lo que te hace responsable compitiendo no es lo que proyectes hacer, ni tampoco lo que haces efectivamente, sino reflexionar sobre lo que has hecho.

Si un buen jugador hace siempre lo mismo, posiblemente se convertirá en un mal jugador

 Queremos un entrenador que nos haga responsables y nos coloque en una posición para ganar. Se trata de todo el equipo y de cómo todos podemos ser tan buenos como podemos ser.

LeBron James

Los jugadores TOP tienen una naturaleza competitiva feroz. Son tan competitivos que sus compañeros de equipo no tienen otra opción que subir su nivel de competitividad. Y ser competitivo no es solo ponerle ganas y correr, es tener eficacia en los momentos de máxima presión y dificultad.

Capacidades top del jugador: 1- anticiparse a lo que vaya a ocurrir 2- conducir la iniciativa durante el partido 3- reaccionar ante situaciones imprevistas.

En mi opinión, debemos valorar mucho más la intención que el acierto. Porque la intención es lo que verdaderamente nos mueve, mientas que el acierto depende, muchas veces, de una nimiedad que ni siquiera depende de nosotros. Los ganadores comparten un modelo mental que separa la información relevante de la que no lo es, que reflexiona, que anticipa, que mejora continuamente.

En el fútbolsala la casualidad no existe. Existe la CAUSALIDAD, causa – efecto. Cuando se entiende la relación causa-efecto, el jugador es capaz de aprender de sus propias acciones.

El jugador talentoso es una incógnita que escapa al control, al dibujo de la pizarra y tiene más resistencia a las aplicaciones tácticas. Una variable psicológica característica de los jugadores talentosos es el tiempo de reacción, anticipando jugadas y tomando decisiones claves. Julio García Mera expone “la amenaza constante desgasta más que la acción en sí. Paulo Roberto te atacaba siempre. No dudaba. La amenaza ininterrumpida, genera en el defensor más desgaste psicólogo que la propia calidad del atacante”.

Hay una gran diferencia entre ser rápido y jugar rápido. El conocimiento del juego y scouting es fundamental para convertirse en un gran jugador. Anticiparse y poder jugar rápido requiere tener unas pistas claras acerca de aquello que tiene mayor probabilidad de ocurrir.

Todos los entrenadores hablan de movimiento, de tener que correr mucho. Yo digo que no corran mucho. El fútbol es un juego en el que se juega con el cerebro. Tienes que estar en el lugar adecuado en el momento adecuado, ni antes ni después.

Johann Cruyff

La clave del juego rápido reside en el poder de la anticipación. Otras, la mayoría nace de factores ocasionales y condiciones inesperadas. Anticiparse es ver lo que pasa antes que nadie y actuar en consecuencia es una manera de ser más rápido sin ser más veloz.

Otro elemento del juego anticipativo es el ritmo de juego que se manifiesta cuando se mantienen y con una gran relevancia en ataque y en defensa.

Ritmo de juego: elemento temporal interpretado por los jugadores de un mismo equipo (coordinación motriz del equipo o sincronía del juego). Los grandes jugadores juegan con diferentes velocidades. Son intensos pero mantienen el control si hace falta. Saben que no sólo hay un RITMO de juego.

Los buenos equipos te ganan por velocidad. Los grandes equipos te ganan por los espacios y el ritmo de juego.

Actualmente existe diferentes Tipos de Ritmo de juego → Ritmo 1: tras robo de balón o fallo del ataque Ritmo 2: situaciones de rechaces, ventajas numéricas,.. Ritmo 3: generar ventajas pronto-juego interior o Pivote Ritmo 4: estructura en transición Ritmo 5: juego posicional 6-…

Lo hablaremos en otra entrada del Blog…

No reinventes la rueda … dale un toque básico a lo básico.

Hace poco escribió JM Mulet “Si la ciencia fuera democracia… ¡¡La tierra seguiría siendo plana!! Muchos jugadores y entrenadores son capaces de realizar grandes esfuerzos en lo laboral, académico, deportivo… pero son incapaces de hacer el esfuerzo necesario para cambiar ellos mismos, aunque no se gusten. Su carácter es su zona de confort ante la vida. Fuera hay incerteza. Lo cual me lleva a la conclusión de que, si los entrenadores hablásemos sólo de lo que sabemos, se generaría un inmenso silencio, que podríamos aprovechar para el estudio. Y lo cierto es que, quien no intenta sobrepasar los límites, siempre estará limitado.

¿Qué es la originalidad? Plagio no detectado.

William Ralph Inge (1929)

Muchos jugadores y entrenadores entre los que me incluyo, son capaces de realizar grandes esfuerzos en lo laboral, académico, deportivo… pero son incapaces de hacer el esfuerzo necesario para cambiar ellos mismos, aunque no se gusten. Su carácter es su zona de confort ante la vida. Fuera hay incerteza. Lo cual me lleva a la conclusión de que, si los entrenadores hablásemos sólo de lo que sabemos, se generaría un inmenso silencio, que podríamos aprovechar para el estudio. Y lo cierto es que, quien no intenta sobrepasar los límites, siempre estará limitado.

Leí hace tiempo que plagiar es copiar de unos. Investigar es copiar de varios. Ello da respuesta a que importante es para el fútbolsala la investigación, lo académico, las ciencias del deporte.

La lógica del juego nos exige ver el Fútbolsala a través de categorías rígidas y establecer fronteras infranqueables entre orden y caos, cierto y falso, conciencia e incertidumbre, tú y yo. No les demos tanto valor. Son imaginarias, como los meridianos o los husos horarios. Un entrenador no es solo quien da las respuestas, ni aquel que impone su saber, sino quien nos abre la puerta de la lógica y del conocimiento del juego. Un entrenador lo es por lo que sabe, pero sobre todo porque hace posible saber.

Sí tuve claro que había una enorme diferencia entre las dos cosas. Cuando entrenas, en algún momento estás precipitado, siempre termina habiendo algo de urgencia. La enseñanza te permite método, lógica, programar. No hay prisa. Entonces, lo que siempre he sentido es que necesitaba ser menos profesor en los entrenamientos y menos entrenador en las clases.

“Somos muy buenos en encontrar razones para lo que hacemos, pero no tan buenos en hacer aquello para lo que tenemos razones”.

Robert P. Abelson

¿Si me preguntan? ¿Qué es lo más difícil de ser entrenador? Perder, controlar las influencias externas, la muerte de un jugador o sus seres queridos, el tiempo lejos de tu propia familia, sentir que la mayoría de las personas piensan que pueden mejorar mi trabajo, viendo a ciertos jugadores tomar decisiones destructivas….

Otra cuestión es entender que el salario que obtienes en tu trabajo durante un año depende de cuanto te pagan, todos lo necesitamos a corto plazo. El valor que obtienes de tu trabajo durante este año es cuanto has aprendido, todos lo necesitamos a medio plazo. Recuerda: Tu valor profesional es lo que sabes (años + buena praxis profesional).

Así mismo nunca conseguí analizar y ver el fútbolsala sin contemplar las vertientes antropológicas, sociales y filosóficas. Una cosa que no acepto es esa postura de “nací para ganar”. Nadie nace para perder.

El perfeccionismo es adictivo, y las adicciones son peligrosas. Pero ser adicto a la perfección en el fútbolsala no es tan malo. Podría ser, casi casi, una adicción virtuosa. Es preferible a su opuesta, el conformismo, que sería una adicción viciosa. Por ello, hay que avanzar hacia la perfección dando pequeños pasos. Lo malo es que nunca quedaremos totalmente satisfechos. Lo bueno es que cada uno de esos pequeños pasos nos traerá una pequeña satisfacción.

Datos = ruido
Datos + Contexto = Información
Experimentación + Error = Experiencia
Información + Experiencia = Conocimiento
Conocimiento + Humildad = Sabiduría

Los entrenadores haríamos bien en tener estos 3 criterios en primer plano cuando pensamos en nuestra metodología:

  • Participación (¿cómo involucro a los jugadores?)
  • Progresión (¿cómo ayudo a los jugadores a aprender?)
  • Rendimiento (¿cómo ayudo a los jugadores a desarrollar la capacidad de competir?)

    Comprometerse … aprender … competir

Entrenando, tratar de imaginar las mismas habilidades mentales que creo que son importantes para el fútbolsala:

  • Atención (centrada en mi tarea)
  • Intensidad (en el nivel correcto de activación)
  • Intención (con un enfoque positivo)

Teniendo en cuenta formas de dirigir/

  1. Por instrucciones (qué hacer + cómo hacerlo) Indicada para inexpertos o jóvenes jugadores/as.
  2. Por objetivos (qué hacer) idónea para motivados/as
  3. Por valores (1 ideas) Ideal para personas con autonomía

Destaco esta propuesta para nuestra metodología:

  • Entrenador Principal
  • Asistente Técnico
  • Entrenador de Formación
  • Entrenador de Habilidades
  • Entrenador de Minifútbolsala

El entrenamiento no se trata de lo inteligente que eres, cuánto sabes, qué tan bueno eres en la pizarra, qué tan bien puedes presentarlo o presentarte. Se trata de lo bueno y efectivo que eres como maestro.

BUENOS ENTRENADORES …

  • Enseña el juego
  • Anima, inspira y sirve a sus jugadores
  • Celebra los éxitos
  • Encuentra roles para todos sus jugadores
  • Conecta con sus jugadores
  • Muestra respeto a todos sus jugadores.
  • Maximiza las fortalezas del jugador
  • Minimiza las debilidades del jugador
  • Y lidera…

Una de las cosas de las que estoy seguro como entrenador es que existe la incertidumbre en el juego. En pocas cosas estoy 100% seguro; lo que significa que siempre estoy buscando una mejor manera de hacer las cosas. La eficiencia es el objetivo en ambos extremos.

Eficiente: lograr la máxima productividad con el mínimo esfuerzo desperdiciado.

Por tanto, el objetivo número 1 del entrenamiento tiene que ser:
– No perder tiempo (Actividad, descanso, hablar, reír, esforzarse… pero todo fuera de la pérdida de tiempo).

ENTRENADOR: las ideas y modelo que te gustó entrenar, o la forma que tuviste éxito en el entrenamiento en el pasado puede no funcionar con tu próximo equipo. Continúa adaptándote, creciendo y aprendiendo como entrenador. Cada equipo tiene diferentes dinámicas y cada jugador es único.

Concluyo este apartado significando la diferencia entre OBJETIVO y RETO.

Un OBJETIVO no te exige crecer para lograrlo. Con lo que estás siendo, sin necesidad de mejorar, quizá te alcance para conseguirlo. El RETO está todavía lejos de ti, desafiándote a crecer hasta transformarte en la persona capaz de merecerlo.

 La emoción abre la puerta de la mente y la lógica adapta el mensaje al hueco de la entrada.

Chris Anderson

El juego está compuesto por estructuras donde sus intérpretes interactúan y sienten. Estas relaciones se forman en el entrenamiento y en la cancha de juego. Y como se logra sentir, crear sensaciones este juego se puede acercar más al arte que a la ciencia.

Porque cada persona, que al final son personas, siente y transmite emociones de una manera diferente. Es acá cuando el entrenador se vuelve fundamental en poder gestionar emociones y lograr que cada persona logre relacionarse de buena manera.

Acumular horas de entrenamiento sin lograr sentir la idea que quiere transmitir el entrenador, es un fracaso por parte de quien dirige la sesión de entrenamiento. Si la persona no puede emocionarse, no puede aprender más, no conocerá los sentimientos de los otros y no relaciona. Y los jugadores no necesariamente aprenden lo que quieres enseñarle. Aprenden lo que pueden, en base a sus experiencias previas, esquemas mentales y emociones. Allí la complejidad de vincular los procesos de enseñanza y de aprendizaje.

Diseñar espacios propiciando relaciones que produzcan encuentros entre los que juegan como búsqueda principal.

Miguel Chamorro; Fútbol incierto

El fútbolsala no es como un juego de ajedrez en que se mueven piezas por un humano. Son humanos que se mueven dinámicamente para la percepción e interpretación de otros humanos (entrenadores, compañeros, oponentes…). Nuestro objetivo es transformar y aprovechar estos movimientos en interacciones sincronizadas en tiempos-adaptativos de juego a cada juego. Es algo vivo más allá de la cabeza de alguien

El aprendiz de ajedrez mira las piezas. El maestro, los espacios. El aprendiz de fútbolsala mira a compañeros y rivales. El experto, los espacios. Usan los espacios vacíos para encontrar los patrones. El juego está hecho de patrones. Pero sólo unos pocos son capaces de verlos. Quienes los descubren acaban dominando la competición.

La complejidad nace de la interacción de las partes que lo componen, es decir, la complejidad se manifiesta en el sistema mismo.

Barberousse, 2008

Pablo Rota nos ilustra con la lógica de que, la complejidad del todo está en el ¡cómo! Y para ello no hay recetas mágicas sino diferentes caminos, que se preocupan por la ascendencia del juego…… La responsabilidad del jugador es adquirir jugando y la del entrenador es la de guiar comprendiendo. Y si sirve mi opinión, por más vueltas que le doy, sigo pensando que el éxito deportivo depende muchísimo del jugador, mucho de su familia, bastante de sus circunstancias y un poco del entrenador.

La genialidad reside en lo simple y la complejidad sirve para esconder que no eres lo suficientemente bueno, la diferencia entre ser COMPETITIVO (rendir lo suficiente como para superar a un adversario) o ser COMPETENTE (dar tu mejor versión con el fin de superarte a ti mismo). Larry Bird declaraba en su etapa de entrenador “No me gustan los jugadores que no hacen lo que digo, y no me gustan los jugadores que hacen exactamente lo que digo. (El enfoque de los sistemas complejos niega la propia posibilidad de alcanzar un estado completamente ordenado.)

El buen jugador no brilla, brilla el juego que produce ese jugador, a veces brillan por él jugadores menos jugador que aquel que hace brillar el juego.

Dante Panzeri

Los acontecimientos esenciales y reales del juego no pueden ser comprados con conceptos artificiales. Lillo, manifiesta lo importante que es que el jugador aspire a la máxima cultura táctica, tratando de que el deportista sepa manejarse en todo tipo de situaciones: “Esto permite que el jugador pueda abrir posibilidades, abrir caminos(Marina). La idea no es hacer pensar al futbolista sino saber cómo piensa, nos ilustra otra vez Iván Revilla.

Las interacciones entre los jugadores son interacciones, no son acciones. Siempre se dice: “Esto es una acción del juego”. No, no es una acción: es una interacción. Porque cuando yo hago una cosa sobre ti cambio cosas tuyas y tu cambias cosas mías.

Rodrigo Vicenzi Casarin expone → más que hombre libre, tercer hombre, tipos de superioridad, tenemos que estudiar la intención, la interacción y la coordinación de los jugadores, porque muchas veces pueden trascender todo lo conceptual fabricado. El punto cero del fútbol (fútbolsala) es la pelota. Cada vez que la pelota se mueve, las relaciones cambian. No son triángulos, diamantes con medidas iguales, son jugadores que transforman tiempo/espacio. El juego tiene más que ver con Reorganización que organización y Reajustes que ajustes. Por último, nos aclara → Hablamos tanto sobre estilos, ideas, sistemas tácticos, números y muy poco sobre coordinar, interactuar y mecanizar. La diferencia no está en mirar, está en ver e interpretar. 

El timing de la actividad grupal es una de las partes más importantes del fútbolsala, así como lo es en el Jazz. Un equipo formado por solistas, sin la estructura de una meta común, puede que consiga anuncios televisivos, pero no va a ganar campeonatos

 Aquello que se aprende y no se vuelve a utilizar con posterioridad, se olvida. Y aquello que se aprende por mera repetición sin saber darle un sentido útil y práctico, también”. —- “El aprendizaje debe ir de la mano de la significación y este aparece en el momento que el jugador ve transferencia entre una situación de entrenamiento y su aplicabilidad en el partido. —- “No nos interesa tanto controlar una ejecución técnica específica, sino que el jugador ofrezca una solución motriz al problema de juego que se ha dado. 

Iván Rivilla -30 hábitos para ser un entrenador de fútbol más efectivo

“Un modelo de juego es un proceso vivo” he leído. No puedo estar más de acuerdo. Al igual que una tarea de un entrenamiento… El mayor error es empezar algo y acabarlo según teníamos previsto antes de empezar…. En el camino surgen cambios y hay que adaptarse a ellos. Según Frade, es en el entrenamiento que se crea la competición y no al revés, pues entrenando los principios de determinada forma y sabiendo coordinar eso, se produce una determinada forma de competir.

La cultura no es solo un cartel genial en la pared del vestuario o un correo electrónico bien escrito a tu equipo. Cultura son los comportamientos, las decisiones y los hábitos que todo tu equipo tiene a diario. Tu cultura (buena o mala) se vive y se demuestra diariamente.

Lo más importante no es el número de horas que entrenas sino el número de horas que tu mente está en los entrenamientos.

– Kobe Bryant

“Simon Clifford quiso averiguar por qué el fútbol brasileño había progresado espectacularmente a partir de los años cincuenta. Descubrió cosas previsibles: la pasión, la tradición, la pobreza… pero descubrió algo más. Una actividad que explicaba muchas de sus habilidades: el fútbol sala. Emilio Miranda, de la Universidad de São Paulo: Los grandes jugadores no vienen de la playa. Vienen del fútbol sala. Hay una razón matemática. Los jugadores de sala tocan seis veces más el balón por minuto, adquieren más velocidad para planear la jugada y mejor control en un espacio tan reducido, según la Universidad de Liverpool”: Página 94 del libro “Objetivo: Generar talento”, escrito por José Antonio Marina. Siempre hay que leer a José Antonio Marina.

No reinventes la rueda … dale un toque básico a lo básico.

“La tarea es el canal de comunicación directo con el deportista para interactuar, modificar esquemas motrices, cognitivos, condicionales, comportamientos, es decir conformar el proceso de optimización del deportista”.

(Serres,en Seirul.lo Vargas, 2017 p196)

Los jugadores deben entrenar con intención. Esto no solo significa entrenar con intensidad … significa entrenar con enfoque. Significa entrenar con un objetivo o dos en mente. Significa entrenar con un ojo crítico sobre lo que están haciendo, cómo lo están haciendo y cómo pueden hacerlo mejor. La mentalidad es todo…

→ Tengo que ir a entrenar vs Tengo la oportunidad de ir a entrenar

Si quieres sacar un 10 en cada entrenamiento, te frustrarás. Debes conseguir casi siempre la mejor nota que ese día puedas obtener. No hay una tabla analítica que mida la entrega de un jugador. No hay métrica para definir el liderazgo en el vestuario. No se puede cuantificar un buen compañero de equipo.

7 MANERAS DE MOSTRAR QUE ERES ENTRENABLE:

  1. Actitud de gratitud (cómo te preparas cuando NADIE te está mirando determinará cómo te comportas cuando TODOS te estén mirando).
  2. Buen lenguaje corporal (Aquí es donde el lenguaje corporal de un jugador es tan importante. ¡Encarnando a quienes quieren ser, pueden CONVERTIRSE en quienes quieren ser!)
  3. Contacto visual respetuoso
  4. Haz cosas sin que te lo pidan (La diferencia entre un jugador grande, uno bueno y uno mediocre está en lo duro que entrenan cuando el entrenador no mira)
  5. Haz lo que se supone que debes hacer (Cuando juegas a fútbolsala tienes que ser capaz de reaccionar a las decisiones que hacen tus compañeros. Tienes que ser capaz de coordinar tus acciones con las suyas y debes comprender en qué momento tienes que hacerte cargo de la acción y cuando tienes que dar un paso atrás – interactuar)
  6. Escucha cuando alguien está hablando (No seas el jugador que siempre tiene una respuesta o algo que decir cuando te critican o corrigen)
  7. Haz preguntas que beneficien al equipo

Mi lema como entrenador: “sé el entrenador para el que te gustaría jugar”.

Mi deseo para los jugadores: “ser el jugador que te gustaría entrenar”.

No podemos llevar a nadie más lejos de lo que hemos sido nosotros mismos.

Un famoso líder empresarial comentó una vez: “las narices de todos deben apuntar en la misma dirección“. Para que esto suceda realmente, puede ser que un líder tenga en cuenta el caleidoscopio de las diferencias individuales que tienden a apuntar esas narices en una multitud de direcciones.

Como sabemos, hay muchos momentos del juego posibles:

  • Probables
  • Imaginables
  • Imaginados
  • Soñados
  • Deseados
  • Deseables.

Y el Fútbolsala que existe actualmente tiene algo de todos ellos.

Muchos creemos que el lugar al que lleva el camino más cómodo, probablemente no es el más interesante. Con toda seguridad, recorrer ese camino no tiene ningún interés.

James P. Carse nos deja estas interesantes valoraciones con respecto al juego:

  • “La sorpresa hace que el juego finito termine; es la razón para que el juego infinito continúe”.
  • “Los jugadores finitos son serios; los jugadores infinitos son juguetones”.
  • “Se juega un juego finito con el propósito de ganar, un juego infinito con el propósito de continuar el juego”.

Desde mi atalaya, creo que el lenguaje del fútbolsala solo se manifiesta cuando los jugadores expresan una invención.

El fútbolsala es un juego que te golpeará. Mucho está fuera de tu control. Es por eso que la paciencia se debe enseñar, aprender y trabajar. Y, por tanto, también las habilidades mentales como la atención, la intensidad y la intención deben enseñarse, aprenderse y trabajarse. Los jugadores deben ser apasionados por la mentalidad competitiva.

No obstante, centrémonos es los jugadores que expresan una invención, porque el juego cambia en cada espacio del 40×20 metros y cada 15 segundos, y curiosamente siempre buscamos lo que permanece. Y nos aferramos a ello como si fuera lo esencial. Como si no fuéramos parte del juego y no estuviésemos cambiando, nosotros también.

El conocimiento no es poder cuando se trata de entrenamiento … es potencial. El conocimiento desarrollado en un programa, presentado de manera efectiva y luego aceptado por los jugadores para desafiar y mejorar constantemente el rendimiento es poder.

El fútbolsala es un juego de errores. Quién mejor los tolera es quién normalmente compite mejor, y quién al final, aprovecha mejor sus virtudes en competición.

Todos los entrenadores hemos sido ladrones de ideas. Ideas que luego las adaptas a tu realidad. Al final, se trata de darle tu toque personal a todo lo que has aprendido y vas aprendiendo”

✍️Julen Lopetegui

El fútbolsala es complejo en su concepción, en su fondo y sencillo en su forma, nunca simple ni banal. El entrenamiento tiene su razón de ser y jugar desde la capacidad para interpretar lo que uno tiene delante y ejecutar desde la iniciativa que nace de una percepción y cognición adecuada es determinante para poder hacer del propio juego algo que facilite la interrelación y la intra-relación de quienes juegan. La incertidumbre es un elemento más del entrenamiento y del juego y es necesario que aparezca para que a partir del error, se fragüe el acierto.

Ruedas de pase, circuitos, rondos condicionados, partidos a varias porterías, todo ello es parte del entrenamiento actual y el jugador tiene problemas con un elemento definitorio en el juego, la direccionalidad. Cuando tiene que dirigir el juego hacia adelante y moverse en consecuencia, tiene graves problemas de ubicación porque no se ha entrenado en condiciones, no percibe todas las posibilidades que el movimiento de sus compañeros ofrece y no detecta los caminos que de manera invisible se van marcando. Al final, por hacer entrenamientos sofisticados acabamos realizando aquello de lo que huimos, entrenamientos cada vez más analíticos.

Cuanto más cómodos estén los equipos en la cancha de entrenamiento, más vulnerables se volverán durante los partidos. La incorporación de la interrupción, la incertidumbre y la adversidad en el entrenamiento permite a los equipos adaptarse más rápido que los oponentes a las condiciones / circunstancias que puedan aparecer.

Por mucho que los entrenadores necesitemos organizar actividades innovadoras para ayudar a los jugadores a optimizar su aprendizaje, los jugadores tienen la responsabilidad de ser aprendices activos. Los jugadores necesitan entrenar con intención … necesitan tener la capacidad de reflejarse a sí mismos mientras entrenan …

El único entrenamiento para aprender a jugar es precisamente el juego. El problema es que cada vez se entrena más y se juega menos. Nos encanta a los adultos organizar, planificar y programar entrenamientos de todo tipo y nos asusta que los niños jueguen en libertad.

 “el fútbol está lleno de entrenadores que, en lugar de formar, deforman. Había algunos que incluso prohibían regatear a los niños y sólo permitían el pase …. es como si, tras cortar un ala al pájaro, luego pretendan que vuele.” Laureano Ruíz

EN LA PIZARRA ESTA TODO, MENOS LO QUE VA A OCURRIR COMPITIENDO… POSIBLEMENTE. Lo cierto, es que cuando el FS de pizarra esté ya en condiciones de incorporar la inteligencia artificial, ocuparemos el papel de motivadores y líderes de grupo. Indispensable para entrenador y jugador. La fatiga del entrenador se llama pesimismo. Es una intoxicación grave, mortal en todos los casos cuando trata de remediarla en la pizarra.

El aprendizaje no se provoca por la repetición de las mismas situaciones sino por secuencias de situaciones que provoquen el desarrollo de procesos de interacción entre los sistemas (que conforman al jugador)”, (Seirul-lo, 2002)

Romper las rutinas sirve para abrirse a la lógica del juego, pero también es cierto que las rutinas son necesarias para aferrarse a la lógica del juego. Y es que la improvisación requiere una base rítmica y armónica que permita crear contrastes. 

Lo que tiene de bueno la rutina son los descubrimientos que uno hace cuando la rompe.

Leí hace poco tiempo este Tweet “Sus resultados son una medida rezagada de sus hábitos. Su estado físico es una medida rezagada de sus hábitos alimenticios y de entrenamiento. Su conocimiento es una medida rezagada de sus hábitos de aprendizaje. Su patrimonio neto es una medida rezagada de sus hábitos financieros. Obtienes lo que repites”.

Creo desde mi experiencia que un gran entrenamiento incluye ayudar a los jugadores a ver oportunidades en cada acción de juego (jugada). ¿La clave? No es lo que miran … es cómo se sienten acerca de lo que miran. Para algunos espacios significa libertad, para otros miedos. Para algunos, una presión alta significa recompensa, para otros el riesgo … ¡ver es subjetivo! El entrenamiento tradicional no responde al funcionamiento del cerebro las redes neuronales funcionan con la asociación de ideas, no con temas estancos.

Una de nuestras responsabilidades es dotar al jugador de espacios donde ellos puedan desarrollar sus habilidades. El juego es de los jugadores y los entrenadores les damos tantas opciones de espacio ya hechas y diseñadas, que nos olvidamos de hacer que los jugadores, con sus tiempos, transformen los espacios, en criterios de intervención e interacción.

¿Cómo priorizamos como entrenadores el espacio para jugadores que piensan y juegan con diferente intencionalidad táctica?

La mente del jugador según Iván Rivilla opera en 2 dimensiones.

  • Consciente
  • Inconsciente

Cualquier método de entrenamiento por más bueno o malo que sea, cuando el jugador se somete al estrés, la parte inconsciente asume el mando. No se trata de jugar al fútbolsala, si no entender el juego.

Más que sistemas tácticos, el fútbolsala es un juego de espacios. Dicho de otra manera, hay que enseñarles a los jugadores a ocupar espacios y desocupar en función de diversas situaciones y variantes que el juego nos va plantear. ESPACIOS.

El nivel más alto de competencia del jugador se da cuando es capaz de resolver problemas del juego de forma inconsciente que de manera autónoma decide por ellos, este grado de complejidad se da con el bagaje de situaciones conscientes que el jugador ha experimentado. Este nivel de destreza lo alcanzarán jugadores que han vivenciado tantas veces situaciones conscientes, que el inconsciente de forma autónoma decide por ellos. Iván Rivilla

Por tanto, los jugadores deben aprenden a pensar en la cancha de juego en todo momento. Esto no es pensar en palabras sino ‘pensar en acción’. Estar buscando estímulos y leyendo pistas relacionadas con el espacio, el movimiento, los jugadores y el balón. Los mejores jugadores pueden dejar la cancha de juego más cansados mentalmente que físicamente fatigados. Esto se debe a que se involucran en el aprendizaje activo y la práctica deliberada … ¡se esfuerzan por internalizar los puntos clave de mejora que recogen mientras entrenan!

La capacidad de percibir o pensar de manera diferente es más importante que el conocimiento adquirido. David Bohm.

Dado que nadie puede enseñar lo que no sabe, la enseñanza y el entrenamiento de fútbolsala deben caminar de la mano con la reflexión, el estudio y la formación de los formadores.

No se entrena un músculo, una jugada, un ejercicio. Lo que se está́ entrenando a través de distintos recursos es el cerebro Todo está comandado por el cerebro, por lo tanto, debemos hacer entrenamientos que lo estimulen a mejorar y tomar decisiones permanentemente. El cerebro no reconoce los músculos individuales que trabajan de forma aislada, reconoce los movimientos y las cadenas o patrones de movimiento.

Las condiciones de entrenamiento han mejorado de manera extraordinaria en la última década, el conocimiento del juego gracias a su estudio y a la aplicación de ciencias y disciplinas complementarias asociadas al fútbolsala han proporcionado grandes posibilidades de dinamización de los procesos de aprendizaje y su evolución hacia niveles de complejidad superiores. Pero la realidad nos indica que la cantidad de posibilidades no es directamente proporcional a la calidad de los resultados obtenidos. No se trabaja mejor por disponer de más y mejores recursos y eso, que podría demostrarlo cualquier estudio concienzudo al respecto, se encarga de mostrárnoslo cada fin de semana la propia exposición del juego como deporte de competición.

¿Qué está ocurriendo? Sencillamente, hemos confundido la posibilidad de mejorar con la sobreutilización de contenidos que no favorecen el juego en sí mismo. Nos hemos olvidado de jugar en los entrenamientos y ello lleva a que no juguemos en los partidos. Todo esto es fácilmente comprobable en cualquier partido que se pueda ver FSbase, desde cadetes hasta segunda división B podemos constatar que las jugadas han sustituido al juego y a pesar de que muchos de los elementos que completan el fútbolsala han sido progresivamente mejorados, el juego en sí ha ido mermando sus potenciales evoluciones. Álex Couto (Recesión en el fútbol formativo)

El objetivo número 1 del entrenamiento tiene que ser:
– No perder tiempo

Actividad, descanso, hablar, reír, esforzarse… pero todo fuera de la pérdida de tiempo.

¿Qué hace un ENTRENADOR?

  • Conocer a su equipo
  • Identificar conocimientos
  • Valora actitudes
  • Reconocer relaciones

Establecer lo que necesita su equipo En base a eso, TOMAR DE DECISIONES.

¡Pero, no se juega bien! Básicamente porque no se decide correctamente. Esta es la clave de la evolución del fútbolsala, sobre todo en los últimos eslabones del proceso de formación. Decidir en consonancia con la dinámica del juego. La jugada no se construye, se genera. Nace y evoluciona de manera exclusiva en cada momento del partido a partir de los movimientos de los jugadores sin balón en relación a la propuesta defensiva del equipo oponente para facilitar la evolución y la transmisión del medio, el balón, a través de la gestión adecuada de las variables más importantes en liza, el tiempo disponible para ejecutar, el tiempo disponible para ocupar el espacio necesario para dar continuidad al juego y la acción técnica de quien posee el balón.

Aquí se muere el fútbolsala. Aquí nacen jugadas que analíticamente se preparan como parte del plan estratégico y que pretenden imponer estilo y rendimiento ante la defensa adversaria. Y lo que ocurre es que si la jugada sale, la dinámica de las interacciones colectivas se multiplican pero si la jugada no sale, lo que viene después es la nada porque el tiempo que pretendemos dinamizar se ralentiza, los movimientos de quienes tienen que ofrecer soluciones no se acomodan a la realidad de la exigencia del momento y la tendencia del rival a cerrar espacios nos lleva a perder la iniciativa y quitarnos el balón de encima para no quedar expuestos en zonas de influencia defensiva. Álex Couto (Recesión en el fútbol formativo)

“Lo importante no son los sistemas. Lo importante son los detalles de técnica y táctica individual. Somos mejores entrenadores cuando enseñamos a jugar, más que cuando enseñamos sistemas.” Pedro Martínez

Tres 3 pilares FS⚽️

▪️ Conocimiento 🧠
➝ Proceso de formación inacabado, siempre podemos conocer +

▪️ Experiencia 🛠
➝ Aprendemos al estar involucrados en una experiencia y recordando cómo nos sentimos

▪️ Creatividad💡
➝ Capacidad para generar 1 comportamiento novedoso y funcional

Algo que he aprendido como entrenador: a menudo, la mejor manera de ayudar a un jugador no es bombardearlos con tareas de entrenamiento, sino más bien darles su tiempo, atención, energía y buscar su perspectiva. Trabajo constante para pasar del monólogo al diálogo.

Entrenador, es muy importante conocer profundamente a todos los jugadores que entrenamos: de dónde son, su recorrido, como aprenden, lo que los motiva, lo que los perturba, su situación familiar. De lo contrario, corremos el riesgo de gritar, cuando debemos susurrar, corremos el riesgo de hablar, cuando deberíamos escribir o corremos el riesgo de ser negativos, cuando deberíamos ser positivos, corremos el riesgo de hablar en grupo, cuando deberíamos hacerlo individualmente.
Antes de entrenar al jugador, lidiamos con un hombre.”

“Hay muchos músicos que tocan bárbaro y no saben interpretar las partituras. Me importa a nivel social que el jugador estudie y se forme, pero la inteligencia en el deporte es específica para resolver los problemas del juego. Hay jugadores que apenas hablan bien y son sensacionales” – Julio Velasco

Aprender es hacer. El aprendizaje continuo exige cuestionarse, no asumir nada, dudar, escuchar, poner en marcha acciones e iniciativas asumiendo el riesgo de lo nuevo, sin magnificar el fracaso, pero aprendiendo con humildad lo que nos enseña. Y volver a comenzar.

Preguntas útiles que los entrenadores pueden hacer a los jugadores: ¿Cómo es tu mejor juego? Si tuvieras una gran mentalidad hoy, ¿qué verían los demás? ¿Qué diría tu fanático número uno que es genial sobre tu juego? ¿Qué fuerza tuya puedes usar en la adversidad? ¿Qué te gusta del juego?

Los obstáculos se hacen pequeños cuando te centras en las soluciones, y no en los problemas.

“Siempre hay consecuencias en tus acciones …”
“Si quieres ser un buen un defensor. Primero entrena una mentalidad de trabajo. Tener un gran diálogo interno, mantener un lenguaje corporal excepcional … tener una mentalidad impenetrable. Al hacerlo, consigues darte la mejor oportunidad de posicionarte correctamente, defender cruces y colocarte en líneas de pases y así poder dominar saltos defensivos y 1vs1 “

Cuidado con lo que creemos que sabemos (y en realidad no sabemos), nos desvía la mirada, nos desconecta de la realidad.

Antídoto: dudar, humildad frente lo conocido, cuestionarse sin tener la solución, una mirada crítica, sorprenderse frente lo pequeño, dejar espacio para lo nuevo.

Eres un entrenador de base con poco tiempo con jugadores; deja que tus jugadores desarrollen sus actividades; guíalos a través de preguntas:

– ¿Cómo va a beneficiar este juego a tu fútbolsala?
– ¿Puedes hacerlo más difícil?

Párate a un lado … permanece en silencio, haz preguntas, desafíalos…

El control del proceso formativo pasa por el control del proceso de entrenamiento y este pasa por jugar más y por intervenir e incidir menos. Aprender los conceptos debidamente y trasladarlos en función del nivel de los jugadores para no crear dudas ni conflictos y sobre todo no confundir términos. (No es lo mismo un partido condicionado que una situación simuladora preferencial que un partido en el que pretendemos que los jugadores hagan lo que nosotros percibimos y no lo que ellos identifican dentro del propio juego). Álex Couto (Recesión en el fútbol formativo)

Al entrar en un partido importante, es necesario que los entrenadores se pregunten: “¿Qué piensan mis jugadores sobre este partido? ¿Cuál es su narrativa, su historia interna, sus sentimientos? ¿Qué tienen que hacer para ayudarlos a experimentar pensamientos útiles? y sentimientos de preparación?

Antes se jugaba mejor porque se jugaba. Hoy se juega peor porque se hacen jugadas descontextualizadas con el fútbolsala que se practica. Está en nuestra mano la solución, de la misma manera que somos causantes del problema. Álex Couto (Recesión en el fútbol formativo)

En las ultimas horas del 2019…

“Nunca es tarde para ser quienes queremos ser. No hay límite en el tiempo, puedes empezar cuando quieras. Puedes cambiar o seguir siendo el mismo. No hay reglas. Podemos aprovechar oportunidades o echar todo a perder. Espero que hagas lo mejor”. Scott Fitzgerald

En las ultimas horas del 2019… (hablo con la autoridad del fracaso)

Hoy es un día de esos que se visitan como importantes.
En estas horas se intersecciona el pasado y el futuro.
Dualidad que se concreta con el balance entre lo recordado y los nuevos planes.
Brindis por lo que está por llegar y por lo vivido.
Por los que están y por los que se fueron.
Por lo que se soñó y llegó; por lo que no se soñó y también llegó.

Momentos de intencionarnos con fuerza sobre lo que deseamos empezar a partir de mañana: estudiar otro idioma, ir al gym, decirle cuanto le queremos, tener más tiempo libre para nosotros, empezar a escribir ese libro, salir más con los amigos, comer menos,
… Y un largo etcétera .
Ya llegará el tiempo de primavera y pondrá todo de nuevo en su lugar .

Hoy es día de estrenar la agenda nueva, todavía sin tachones, … y de repasar la agenda del pasado para no olvidar enviar buenos deseos a tod@s.

Día de estar agradecido por lo que nos llenó y por lo que fuimos capaces de vaciar.
Día de estar agradecido por lo que hemos soñado y que se hará realidad y por lo que seremos capaces de eliminar, de despedir, de apartar de nosotros … Por los nuevos ” adiós ” .

Desde Madrid, acompañando mis oídos por las canciones Tributo a Sabina, fantásticamente interpretado por diferentes artistas que han colaborado en este álbum,
os doy las gracias con el corazón

por las veces que en este año habéis paseado por este blog vuestro
y con todas mis fuerzas os deseo un NUEVO AÑO
pleno de alegría y sentido del humor, con mucha salud y sueños .


¡ FELIZ 2020 !