Dime cuántos “Remos de contracorriente” tienes guardados y te diré cuánto pesa tu profesión de entrenador.

El éxito es un proceso, no un evento. No hay un ejercicio mágico que haga que tu equipo “lo consiga”. Estás acumulando días de construcción de tu modelo de juego, sistemas, procedimientos tácticos, conceptos,… a través de repeticiones significativas para construir buenos hábitos.

La verdad, como decía A. Machado, es un horizonte que buscamos en compañía de los otros, sin aferrarnos dogmáticamente a la verdad propia: “¿Tu verdad? No. La verdad. / Y ven conmigo a buscarla. / La tuya, guárdatela.” Busquemos una verdad critica sí, pero de respeto y equilibrio pues nadie posee ninguna verdad absoluta. Entre otras cosas porque la verdad absoluta no existe.

Cuando llegué a la edad en que uno es capaz de pensar por sí mismo, me di cuenta de que la educación me había dejado la mente mal organizada y decidí reformarla. Desde entonces la tengo en obras. Y no veo el final. Pero creo que ahora no soportaría el orden.

El FÚTBOLSALA desde mi opinión está relacionado con el arte y no con la ciencia, porque la ciencia depende del maestro y el arte del alumno. Para que aparezca el maestro, primero tiene que aparecer el alumno, porque si yo pudiera enseñar a jugar al balón ya perdería estética natural. Sin olvidarnos, que lo estético no gana. Tenemos que estar dispuestos a hacer las cosas incómodas que conllevan ganar.

Creo que tener una sola manera de hacer como entrenador te facilita las cosas a ti. Tener más de una, facilita las cosas a los jóvenes jugadores aprendices. Nadie duda que la flexibilidad es un valor del aprendizaje. Me convertí en un entrenador mucho mejor el día que entendí que tenía que negociar con una realidad que no podemos controlar por completo.

No importa cuán grande sea el “sistema o los sistemas” de un entrenador, si no te conectas (y SE IDENTIFICA) con tus JUGADORES, ¡tu éxito SIEMPRE será temporal!

En el FÚTBOLSALA, como en la mayoría de los deportes de equipo, se necesita un sistema de relaciones e interacciones permanentes entre los diferentes elementos que intervienen en el juego. Además, estas interacciones deben realizarse de manera alternativa, con cambios permanentes y con el ritmo exigible. Entre otros deben considerarse elementos del juego y, en consecuencia, establecerse los mapas de relaciones entre ellos los siguientes: Jugadores del propio equipo y colaboración entre ellos. Jugadores adversarios a superar Balón de juego a conservar y comunicación eficaz Espacio de juego, a proteger o conquistar, Portería, objetivo final en la consecución de goles, Reglas de juego, a respetar. El conjunto de relaciones se manifiesta en el juego en cooperación directa interacción entre los compañeros del equipo y el juego de oposición del adversario. Variar y utilizar acciones de forma inteligente conduce al triunfo, debiendo evitarse, como norma única, un juego basado en acciones preestablecidas fácilmente controlables por el rival. Los buenos equipos, además de acciones variadas en el plano de la táctica, serán aún mejores en la medida que gocen de alto nivel técnico que, a su vez, será más eficaz con la base de una buena condición física y toda la preparación en su conjunto se optimizará al máximo con factores teóricos, psicológicos y de tecnología aplicada. Este proceso es conocido por los Entrenadores con experiencia y no supone en sí mismo ninguna novedad. Ahora bien, conducir el grupo es igualmente saber elegir entre los contenidos del juego para obtener el máximo rendimiento y es ahí donde radica el éxito. El proceso formativo (de la iniciación a la elite) debe orientar al jugador a adquirir conocimientos amplios y globales para, posteriormente, con el objetivo final de obtener rendimiento y resultados, elegir de lo adquirido lo más adecuado. El jugador en su formación, asimila conocimientos, destrezas y capacidades tácticas que poco a poco manifiesta en el juego, al tiempo que acumula experiencias; en definitiva, se va creando una riqueza táctica en sus comportamientos. Cuanto más amplíe su nivel cualitativo más fácil tendrá el camino para llegar a ser considerado como un jugador de alto nivel. Es a partir de este momento del proceso cuando el entrenador, que va a dirigir excelentes jugadores, tiene que aquellas conductas colectivas puntuales y concretas que equilibren al equipo y que, a su vez, se ejecuten con diferentes variables y un margen de creatividad. Ese es el reto en la alta competición

El FÚTBOLSALA, por tanto, es un sistema determinista ya que, aun siendo sensible al instante, presentan patrones de acción que se repiten, denominados invariables. Es decir, en medio del caos aparente, es posible sustentar regularidades organizativas, se puede diseñar una forma de jugar.

El sistema táctico sirve de estructura referencial para desplazamientos, lo importante son las relaciones e interacciones que se producen durante el juego, el sistema no marca el modelo de juego. La estructura cuando atiende a las capacidades de los jugadores es un elemento facilitador.

Oscar Cano

El FÚTBOLSALA por tanto es un gran misterio, puedes tener la combinación perfecta de talento y el mejor sistema, pero si los jugadores no tienen un sentido de unidad como equipo, tus esfuerzos no darán resultado. El vínculo que une a un equipo puede ser tan frágil, tan esquivo… y la peor parte de este juego es que puedes hacer todo bien y el marcador puede salir mal.

La principal función de la formación continua debería ser dotar a los entrenadores de la capacidad de respuesta creativa para gestionar la ambigüedad e incertidumbre de nuestro deporte y tratar constructivamente con múltiples perspectivas a veces irreconciliables.

La complejidad de todo está en el ¡como! Y para ello no hay recetas mágicas sino diferentes caminos, que se preocupan por la ascendencia del juego. La responsabilidad del jugador es adquirir jugando y la del entrenador es la de guiar comprendiendo.

Pablo Rota

Durante mucho tiempo hemos entrenado para entrenar, en lugar de hacerlo para competir

El entrenamiento debe orientarse exclusivamente a mejorar las condiciones del jugador en la competición. Todo equipo necesita un ancla. Un jugador que mantiene al equipo en tierra durante los altibajos de una temporada. El ancla del equipo mantiene la nave estable durante la tormenta.

Destacar también que el entrenamiento consiste en tratar de tomar las mejores decisiones para el equipo y luego ser responsable del resultado de esas decisiones.

Otra finalidad del entrenamiento es formar al jugador para ser apto para gobernarse así mismo, no un ser apto para ser gobernado por los demás. Porque el entrenador no “genera” el aprendizaje, solamente puede ofrecer las circunstancias óptimas para que este se produzca e incentivar a los jugadores para que se enfrasquen en realizar las acciones que los conducirán a alcanzarlo. Por eso, enseñar es ayudar a aprender.

Cada día estoy más convencido que la transferencia en el Entrenamiento en FÚTBOLSALA se produce en base a Contexto + Relaciones que en base a Objetivos y Conceptos. Las sinergias y su relación con espacios dinámicos. El área del cómo a través de los quiénes cada vez más importante.

La interacción de factores hace que no existan soluciones únicas, la demostración como herramienta es poco eficaz. E incluso interfiere en la medida que hace que el jugador detecte patrones que no son los deseados para acciones posteriores. Estoy seguro de que existe un ejercicio o tarea que ayuda a corregir cualquier error. Al igual que soy de la opinión de que existe una palabra o una frase adecuada para motivar cualquier acción. A veces, solo hay que tocar las teclas adecuada y las cosas comienzan a funcionar.

 “No intento convencer a los jugadores, porque convencer es vencer. La persona se convence a sí misma. Lo que podemos hacer es inspirar, tocar alguna tecla. Esto es generar reflexiones, preguntas o despertar otra visión en los jugadores”

Vigil

Los entrenadores debemos crear un entorno y un conjunto de prácticas que alienten a los jugadores a mejorar. Enseñemos a los jugadores a desempeñarse al más alto nivel de su habilidad. No le demos a la mediocridad un lugar en nuestro programa. Bajar tus estándares para que no tengan que elevar los tuyos es perjudicial para todos. El trabajo en equipo / rendimiento siempre sufrirá. Hagamos que los altos estándares sean la única opción.

Cito con relación a lo anterior expuesto los 5 puntos críticos de Bobby Knight para sus jugadores y entrenadores:

1. Los jugadores deben jugar a su potencial.
2. Los grandes jugadores saben lo que hacen bien
3. Conocen las fortalezas y debilidades de su compañero de equipo
4. Comprenden cómo evitar perder
5. Todos deben “ver y mirar” y “oír y escuchar”

En alta competición, un jugador debe ir más allá de simplemente trabajar duro. Deben entender que jugar DURO es una HABILIDAD. Jugar con un MOTOR Y ALTA ENERGÍA es una HABILIDAD. No tienes que tener talento para jugar DURO. Tienes que estar en buena forma. Es una ELECCIÓN que requiere dureza y disciplina. Una cosa es segura, ¡nunca ganarás siendo SOFT!

No obstante, en un FÚTBOLSALA inundado de tecnología, algoritmos y pantallas… Tal vez sea hora, que también se comience a bucear en la profundidad del lado más HUMANO del jugador: las emociones, los sentimientos, su desarrollo intelectual y social. Necesitamos entrenadores que puedan conectarse y generar entusiasmo e inspirar a las personas a disfrutar del juego.

Si tuviese que dar un sólo consejo a un jugador sería: “Juega con pasión, transmite, saca lo que llevas dentro y disfruta en la competición”. Es genial tener pasión, pero debes dirigir esa energía hacia tu misión. La pasión alimenta la intensidad del jugador, nace de la motivación extrínseca e intrínseca simultáneamente

La actitud, el esfuerzo y la energía no son responsabilidad exclusiva de los jugadores. Están respaldados por un conjunto de características que son creadas y negociadas por jugadores y entrenadores. A veces los entrenadores organizan sesiones individuales brillantes para cambiar el comportamiento. Pero estas sesiones rara vez se repiten, y …

… el cambio de comportamiento no ocurre en 15 minutos. ¡Requiere múltiples 15 minutos!

En el FÚTBOLSALA actual al igual que en el fútbol y cogiendo las palabras de Lillo hemos sobrevalorado el esfuerzo. Los jugadores se han acomodado en un lugar, el del esfuerzo, donde saben que no van a ser criticados. Por eso, ya no se cuestiona el nivel de juego que muestran, sino cuánta entrega ofrece el jugador.

Merce Cervera (2001) dice que el pressing debe estar ligado a la organización y no al esfuerzo. El pressing se hace para correr menos, para economizar esfuerzo, partiendo de la organización. Se trata de que los jugadores ahorren energía para utilizarla cuando tengan el balón.

“Si mantenemos la posesión del balón sin riesgo de perderlo, es porque estamos defendiendo. Si tomamos el balón con el riesgo de perderlo es porque atacamos”

Paco Seirulo

Decía Panzeri: “Lo que ocurre en la cancha… lo deciden las circunstancias y lo decide el imprevisto”.

Hay muchos triunfos que esconden procesos que no se están realizando, pero en la embriaguez del triunfo nadie se atreve a profundizar.

Valoremos el camino y la dignidad con la que lo recorremos. Lo único insustituible son las convicciones. Alejémonos del exitismo… Dime cuántos “Remos de contracorriente” tienes guardados y te diré cuánto pesa tu profesión de entrenador.

Centrar exclusivamente la atención, durante la revisión de un partido, en lo que no hay que hacer en la siguiente ocasión es el modo más seguro de obstaculizar el rendimiento de los jugadores. Debemos diferenciar “mi guía de estrategia operativa de partido”, del “mi plan de actuación del partido”. El principio de adaptabilidad siempre tiene que estar presente.

“Cualquiera
que tenga forma
puede ser definido,
y cualquiera
que pueda ser definido puede ser vencido.”

~ El arte de la Guerra | Obra maestra de Sun Tzu ~

Sé genial en las cosas que pasan mucho durante la competición

Teniendo en cuenta que “primero creemos y luego descreemos”, el éxito de un jugador durante su actuación en una competición depende de la metodología que los prepare para:

  • La anticipación (los jugadores deben conocer las PROBABILIDADES de acción.)
  • La reacción a la imprevisibilidad
  • Llevar la iniciativa.

 “Cuando corrijo y hablo a un jugador quiere decir que me interesa su evolución y su aprendizaje; si un día paro de exigirle, entonces será que no me interesa nada”

Obradovic

Los jugadores pueden aprender mucho de un buen entrenador, pero los entrenadores también pueden aprender mucho de los jugadores. Es habitual entender que los mejores entrenadores son tus compañeros de equipo. Sirva esta reflexión…

Soy jugador de FS me decía un jugador …

Mi trabajo en el campo es ejecutar las responsabilidades dentro de mi rol con …

  • Atención
  • Intensidad
  • Intención

Practico esto todos los días. Me imagino esto todos los días. ¡Es mi narrativa!

Y cuando llegue el día del juego … Tengo un marco de habilidades mentales para ayudarme a ejecutar.

Y mientras le contestaba:

Me encanta entrenar fútbolsala porque nadie puede quejarse de no recibir el balón. Si quieres comer, tienes que ir a cazar. VARIABILIDAD Y ESPECIFICIDAD | Debes especializarte en lo que eres bueno cuando ya has desarrollado todas tus habilidades. Entrena con alta variabilidad en las acciones para ofrecer mayores demandas perceptivas que te ayuden a solucionar las situaciones en la competición. Al hablarle de sus desplazamientos en la cancha compitiendo, le comenté que no se miden en metros. Se miden en consecuencias. Es por ello que debes entrenar a un nivel que te obligue a fallar. Tendrás que aprender la valiosa habilidad de resolverlo antes de que realmente tengas que hacerlo. Y recuerda, cuando un compañero de equipo comete un error, anímale. Cuando cometas un error, asúmelo.

“Jugar a dar pases, lo hace cualquiera. Entrenar para ganar espacios, alcanzar superioridades y obtener beneficios en el juego es para unos pocos”

Guardiola

Los entrenadores debemos aceptar que la persona siempre es más importante que el jugador. Desarrollar mejores personas debería ser su compromiso número 1. Los deportes tienen una vida muy corta. El desarrollo, las relaciones y la educación durarán para siempre. Ver a los niños aprender, crecer y desarrollarse debe ser lo que los entrenadores se esfuerzan por lograr.

El éxito es un montón de fracasos en el que estás parado

En las escuelas de FSbase se debe educar a nuestros entrenadores sobre si necesitan dar consejos o un objetivo a los jugadores. Comunicar algo no es lo mismo que entenderlo, pero hay diferentes rutas para llegar al mismo objetivo.

 “Nuestra vida es la creación de nuestras mentes, y hacemos gran parte de esa creación con metáforas. Vemos cosas nuevas en términos de cosas que ya entendemos … Con la metáfora equivocada, estamos diluidos. Sin metáfora, somos ciegos”

Jonathan Haidt

Muchos dicen que las utopías son idioteces. Pero en todo caso serán idioteces vitales. Un entrenador que no deja a sus jugadores pensar en utopías y equivocarse es un muy mal entrenador. Creamos tendencias, pero son los jugadores quienes les dan vida al juego.

Nos enseñan sobre la creación de entornos, el cambio de comportamiento, la construcción de relaciones y carácter. Entrenadores: si quieres credibilidad y respeto real de tus jugadores, deben creer que puedes mejorarlos. Cuando te miran a los ojos, necesitan saber que estás en ello por ellos. Todo jugador serio quiere ser entrenado seriamente. ¡Tus grandes jugadores prosperarán con eso!

Leí hace tiempo que la forma más segura de obtener lo que quieres es merecer lo que quieres. Es cierto, pero no solo se trata de merecerlo, sino también de ser audaz …

Un entrenador sabio me dijo una vez: “Revisaré tus programas y te daré feedback si lo deseas. Podemos hablar con ellos. Pero nunca llevaré un bolígrafo rojo a tu entrenamiento”. Esto dio forma a cómo veo el trabajo de los demás. Es su programa, sus jugadores, sus contextos.

Algunos entrenadores hablan sobre la importancia de que los jugadores sean “familia” entre sí. ¡Tal vez! Pero los entrenadores rara vez hablan de cohesión de tareas y modelos mentales compartidos. Raramente hablan de la importancia de que los jugadores compartan pensamientos y experiencias en el juego. ¡Ahí es donde se hace el trabajo en equipo!

“El método estratégico consiste en desafiar todas las hipótesis en vigor con una única pregunta: ¿por qué?”.

El reto de todo entrenador en FSbase es HACER POCAS COSAS, PERO DE CALIDAD.

Importante cuando entrenamos:

  1. tener una idea,
  2. saber por qué y
  3. encontrar el como

¡Deberíamos estar agradecidos ya que estas lecciones son fundamentales para desarrollarnos como entrenadores y personas!

“Si no aprenden de la manera que usted enseña, enseñe de la manera en que aprenden”

Ignacio Estrada

Las 7 Cs que todo líder o entrenador debe tener para transmitir confianza:

→ Carácter (personalidad)
→ Coraje (valor)
→ Convicción
→ Conexión
→ Comunicación
→ Credibilidad
→ Cortesía

Lo que todo entrenador necesitamos aprender fuera del juego:

  • Cómo administrar el tiempo
  • Cómo gestionar la energía
  • Cómo crear impacto
  • Cómo construir relaciones
  • Cómo lidiar con el conflicto
  • Cómo enfrentar el fracaso
  • Cómo lidiar con el riesgo
  • Cómo negociar
  • En quién confiar y qué ignorar

Para conocer a tu equipo como individuos, debe mirarlos a los ojos. Y absolutamente debes hacer tiempo para ellos. Los entrenadores podemos usar reuniones individuales casi de la misma manera que los médicos usan las visitas al consultorio — tanto para el diagnóstico como para el tratamiento.

Ideas para generar confianza con los jugadores:

  • Respeta cada rol
  • Haz lo que dices que vas a hacer
  • Mantén altos estándares
  • Modela el comportamiento que esperas de los demás
  • Reconoce tus errores
  • Discute y revisa constantemente las expectativas de rendimiento.

Es preciso entender al jugador en relación con su contexto. Para que un jugador sea capaz de desarrollar un comportamiento con precisión, es necesario que detecte las posibilidades (affordances) de ese problema/situación motriz.  

Tan et al, 2012

La identidad de cualquier equipo debe ser invariable, la idea de juego versátil y el modelo de juego adaptable.

Compartir experiencias y descubrimientos es una necesidad para mejorar nuestro trabajo. Confrontar e intercambiar con otros, ayuda a mejorar la calidad y cantidad de lo nuestro.
El secretismo en este ámbito nos lleva al aislamiento e impide progresar.

Aplicable al mundo del entrenador. No hay recetas mágicas. Nada es garantía de éxito. Lo importante es la solidez y nobleza de los argumentos que nos sustentan.

Gabo Loaiza

Abel Mourelo nos dice que el conocimiento del juego te lo abren las personas con las que vas coincidiendo.

Efectividad es anticipar en lugar de suponer

undefined

Eficacia es hacer las cosas correctas. Hacer las cosas correctas conlleva decidir las cosas correctas. Para poder decidir las cosas correctas, tenemos que saber cuáles son las opciones disponibles. Y ahí fallamos estrepitosamente.

Lo importante no es la frecuencia de nuestros aciertos, sino cuánto obtenemos cuando hemos acertado.

Nassim Nicholas Taleb

Hace tiempo pensaba que los entrenadores efectivos entrenan lo que NECESITAN sus jugadores, no lo que QUIEREN ellos. Que a los grandes entrenadores no les importa que les guste sus entrenamientos a los jugadores. Estos entrenadores con liderazgo hacen que hagan los jugadores lo que es necesario para mejorar el jugador y el equipo. Y aseguran que lo NECESARIO es raramente popular.

¿Pero, cómo hacerles pensar y desarrollar el juego si no sabemos qué tienen en la cabeza y cómo se desarrolla su pensamiento? Con mis jugadores aprendí que la idea a menudo no es hacer pensar al jugador sino saber cómo piensa. Soy de los que creen que hacer preguntas es más eficaz que dar respuestas. Cuando un jugador comete un error en un pase, le pregunto “¿Qué viste?” en lugar de decirle dónde pasar.

Aprender lo que vio el jugador, me permite corregir el error de manera más efectiva. En otras palabras, cuando ignoras que hay más que lo que ves, estás decidiendo a partir de algo que supones, en lugar de decidir a partir de algo que sabes.

El entrenador efectivo hoy, por tanto, es aquél que habla menos → “no abrumarlos con información“, tiene buenas preguntas, escucha más y hace más → sorprendiéndoles con tareas relacionadas con el descubrimiento de la lógica del juego“, guiando a sus jugadores a que conjuntamente construyan respuestas y soluciones al juego.

Parafraseando a Julio Velasco ” lo que si me propongo como entrenador es que el jugador pueda llegar a saber de “fútbolsala” tanto como se yo, ese es el objetivo y no que hagan lo que yo digo, sino que mi jugador sepa de “fútbolsala“, que pueda explicarlo, que tome iniciativas, que pueda tomar lecturas del partido, porque después en los momentos decisivos, el jugador está solo.

Como ocurre a veces en deporte colectivo: Tu entrenador te dice que hagas una cosa, el público y el palco desean otra. Haces esto último y el rival ocupa los espacios que tú debías haber ocupado en el terreno de juego.

Antoni Daimiel

Lo que tengo claro, es que nuestra verdadera efectividad no está determinada por la titulación que tienes o por la cantidad de partidos que ganamos. Proviene: 1º → nivel de confianza que has construido con el equipo. Esto se hace a través de un liderazgo desinteresado. 2º → Personas que impactamos de manera positiva. No se trata de ti, siempre se trata de ellos y conseguir que crean en ti. Cuando uno es abierto, aprende, cambia y mejora.

Aprender es descubrir lo que ya sabes. Actuar es demostrar que lo sabes. Enseñar es recordarles a los demás que saben tanto como tú. Sois todos aprendices, ejecutores, maestros.

Richard Bach

Evidentemente ganar es importante, pero nunca perdamos de vista la razón por la que queremos ser ENTRENADOR. El estilo es la posibilidad de trabajar eficazmente, alrededor de unos determinados valores que ayudan a sentirnos orgullosos e identificados.

Un entrenador ayuda en la medida que proponga objetivos adecuados, realistas y alcanzables para los jugadores; en la medida en que presente las tareas de manera atrayente y motivadora; en la medida que sea capaz de suscitar interés; en que sepa enlazar con lo que ya sabe el jugador, diseñar entrenamientos adecuados y que sepa reconocer el esfuerzo, trabajo y dedicación; en la medida en que el entrenador sepa proporcionar ocasiones de éxito.

Creo que muchos entrenadores de primer nivel, a los cuales conozco, tenemos muchas cosas en común, porque lo más importante no es el sistema de juego. Los sistemas de juego son herramientas, como para el jugador la técnica es una herramienta para jugar. Nosotros, tenemos que hacer jugar al equipo de la mejor manera posible, después si funciona este sistema o el otro, tenemos que usar varios sistemas y usar el que realmente corresponde.

Posiblemente el 70% del trabajo del entrenador es colocar a los jugadores en las situaciones que pueden ser más efectivos, proponiendo combinaciones entre los diferentes jugadores, buscando las de mayor transcendencia.

 Lo importante no son las técnicas que aprendas, sino el brillo que seas capaz de darles.

John Grinder

En una de sus últimas entrevistas Julio Velasco explica “Yo estoy bastante en contra de ideologizar los modos de trabajo, que parecen que son ideologías. Yo enseño a estar en contra de la perfección, porque cuando uno trata de encontrar la perfección va a encontrar, en el camino, siempre frustraciones, porque la perfección es inalcanzable. El deporte lo que enseña es eso, nos medimos con otros imperfectos como nosotros, que son los adversarios y se trata de ser mejores que ellos. No es suficiente hacer las cosas bien, ese es el problema del deporte y que muchos no entienden, porque nunca han hecho deportes competitivos. Uno es médico y si hace su trabajo bien, esta todo bien, uno es ingeniero y lo mismo. Ahora en el deporte no es así, uno hace las cosas bien y se encuentra con uno que hace las cosas un poquito mejor y pierde por un punto o 1-0 o tuvo mala suerte y pegó 3 tiros en los palos y el otro le hizo un gol de contraataque, perdió y punto. Entonces, en la perfección tratamos de hacer lo mejor posible, pero es muy importante establecer prioridades, tratar de desarrollar los puntos decisivos para el crecimiento.  Cuando uno trata de enseñar la perfección, en general inconscientemente crea desazón, crea frustración, crea el estado de ánimo que nunca llegamos que no estamos bien y eso es realmente terrible para un equipo y creo que hay que evitarlo.”

Descubrir el límite de alguna de nuestras capacidades como entrenadores no debería ser experimentado como un fracaso: es un descubrimiento importante sobre nosotros mismos que nos ayuda a conocernos mejor. Y llegar hasta el límite es necesario para intentar ir más allá. Invertirle tiempo para apreciar lo que es poder dar respuestas comprensibles desde la riqueza, la diversidad y el cuestionamiento de lo establecido a problemas complejos.

La simplicidad es la complejidad resuelta. La simplicidad antes de comprender la complejidad es ignorancia. La simplicidad después de comprender la complejidad es genial.

ENTRENADOR: las ideas y modelo que te gustó entrenar, o la forma que tuviste éxito en el entrenamiento en el pasado puede no funcionar con tu próximo equipo. Continúa adaptándote, creciendo y aprendiendo como entrenador. Cada equipo tiene diferentes dinámicas y cada jugador es único. En la tarea de formar equipos hay que buscar jugadores con alguna virtud y no jugadores sin ningún defecto.

– “Lo básico nunca pasa de moda”. – “Lo básico siempre funciona y no es una buena decisión dejar de hacerlo“.

La gran ventaja que tenía la calle: cuidaba a los jugadores diferentes. El diferente tenía mucho prestigio en la calle. En cambio, la academia es muy buena para mejorar a los jugadores medianos, y muy mala para cuidar al diferente.

Jorge Valdano

El pase le ganó la batalla al regate. Y ante la habilidad de regateador, no hay sistema táctico que valga. Hay momentos en que el talento tiene que pedir paso para resolver problemas. No lo puede resolver todo el entrenador durante la semana. No se puede jugar de memoria. Al fútbolsala hay que estudiarlo, pero luego expresarlo cada uno desde sus condiciones naturales. Por ese sobre análisis, por el Big Data, por los algoritmos –lo que se está apoderando de nuestro deporte –, la sensación es que el entrenador tiene cada vez más influencia en el juego, y eso le quita espontaneidad al jugador. Sin olvidar que los equipos de futsal no pueden estar formados por artistas solistas. A menú deben cantar el mismo coro.

Hay que entrenar de forma eficaz con los jugadores que tienes y no entrenar pensando en los jugadores que te gustaría tener. Sin olvidar que no es lo mismo ir a “entrenar”, que ir a “enterrar” parte del potencial existente entre nuestros jugadores.

Los entrenadores no deben ser admirados solo por sus victorias, sino por cómo combatir las excusas. Con lo que tienes y hay, se puede ganar. Esa es la idea.

Julio Velasco

Como expuse en mi anterior entrada del blog, como entrenador tengo la certeza que existe la incertidumbre en el juego. En pocas cosas estoy 100% seguro; lo que significa que siempre estoy buscando una mejor manera de hacer las cosas. La eficiencia es el objetivo en ambos extremos. Y ser eficiente es lograr la máxima productividad con el mínimo esfuerzo desperdiciado. Por tanto, el objetivo número 1 del entrenamiento tiene que ser:
– No perder tiempo (Actividad, descanso, hablar, reír, esforzarse… pero todo fuera de la pérdida de tiempo).

Lo habitual es observar que los entrenadores deciden desarrollar su metodología habitualmente a partir de información escasa y, a menudo, de poca calidad. Esta mala práctica es un problema serio para la mejora de la efectividad y, en concreto, para la mejora de la eficacia.

Como todo lo que conlleva pensar (toma de decisiones), el hábito de anticipar no es innato. Por eso —al igual que hay que aprender a pensar (observar y decidir) — hay que aprender a anticipar.

Los entrenadores efectivos son personas realistas. En lugar de caer en el pesimismo o en el optimismo, simplemente tienen en cuenta la realidad y las opciones existentes en esa realidad. A tener en cuenta lo que realmente puede ocurrir —en lugar de guiarnos por lo que suponemos que va a ocurrir— se le llama «anticipar». Anticipar es actuar siendo conscientes de que algo puede ocurrir para poder prepararnos —por si ocurre— antes de que ocurra.

El fútbol efectivo es cuando ˜dejas de pensar”. Así que tengo que entrenar aquello que quiera hacer para convertirlo en un hábito.

Fran Beltrán

Las situaciones en las que aplicar la buena práctica de anticipar son múltiples, pero hay un caso concreto en el que siempre hay que hacerlo: al interactuar con tus jugadores. Las interacciones entre los jugadores y con el entrenador parecen contener una información más relevante para el resultado de la competición que el mero registro de acciones individuales aisladas.

El trabajo en equipo es una forma de confianza. Es lo que sucede cuando renuncias a la falsa idea de que puedes ir por tu cuenta y comprendes que no alcanzarás tus objetivos individuales sin el apoyo de tu staff y jugadores.

El juego es dialógico. Es la posibilidad que tenemos de habitar los antagónicos. Es una historia de relaciones que permiten entre todos hacer algo nuevo, distinto, diferente a lo que es cada uno por separado.

Francisco Seirul.lo (2017)

Otro tipo de situaciones en las que conviene anticiparse de manera sistemática es en las que no tienes certeza de algo. Este tipo de situaciones son fáciles de reconocer, porque son aquellas en las que —cuando llegan las consecuencias negativas— siempre nos excusamos diciendo «creí que», «pensé que», «me pareció que» y similares.

A veces la diferencia entre un buen entrenador y un gran entrenador durante la dirección del partido en competición es aquella donde el entrenador aprende a mejorar su competencia en ANTICIPARSE en lugar de REACCIONAR.

Si quieres ser un entrenador efectivo, obsesiónate por manejar información «real» — es decir, céntrate en lo que sabes— en lugar de perderte entre «suposiciones», «creencias», «sensaciones», «imaginaciones» y demás «ilusiones».

Cuando vayas a decidir, analiza de qué información dispones y —a continuación— evalúa si esa información son cosas que sabes y entrenaste o cosas que crees/te parece/supones/imaginas, es decir, cosas que ignoras. Y, si no dispones de la información que necesitas, estúdiala y entrénala

A su vez los ENTRENAMIENTOS deben ser efectivos en la capacidad de diseñar sesiones donde existan: Desafío, Exigencia, Cambio, Movilidad, Intensidad, Movilidad, Intensidad y Objetivos definidos.

Destacar que el entrenamiento no se trata de lo inteligente que eres, cuánto sabes, qué tan bueno eres en la pizarra, qué tan bien puedes presentarlo o presentarte. Se trata de lo bueno y efectivo que eres como maestro.

El inconsciente se desarrolla gracias a la experiencia. Entrenar una amplia base de patrones motores, hace que el jugador tenga herramientas para poder interpretar el juego. Es decir, lo que está sucediendo ahora en la competición, nos evoca a lo que ya pasó en el entrenamiento.

Iván Rivilla

Hacer algo bien, a tiempo y con calidad, no es talento, es eficiencia. El talento sólo tiene sentido cuando hay un margen de incertidumbre. Recordamos que MEJORAR LA EJECUCIÓN implica que durante el entrenamiento técnico debe convivir dos exigencias antagónicas: La eficacia mecánica y la ejecución adaptativa.

El sistema nervioso central no sabe nada acerca de los músculos, solo sabe acerca de movimientos.

Hughlings Jackson, 1889

El peor del equipo es el reto del entrenador...

Con respecto a la competición, los entrenadores efectivos tienen un propósito con su comunicación en los partidos. Si constantemente le dices a los jugadores qué hacer durante el juego, lesionas su capacidad de reacción. No se centran en decir tanto como sea posible. Se centran en decir lo poco que sea necesario. Competir es olvidar aquello que instantes atrás existió. No es un mapa, son trayectorias por descubrir.

En la competición, las explicaciones causales han de ser innecesarias, siendo sustituidas por la experiencia directa de la interdependencia mutua de jugadores y sucesos. Las únicas indicaciones del fútbolsala las da el juego mientras se está jugando. Y está en el jugador interpretarlas. De ahí la necesidad de trabajar y entrenar la rapidez perceptiva y toma de decisiones.

Para que el talento no desaparezca cada vez más, tengamos conciencia que no solo se trata de corregir los movimientos incorrectos y los gestos malos ejecutados, sino fortalecer las cosas buenas que los jugadores hacen todo día y evolucionar la “expresión” individual de cada uno.

Rodrigo Vicenzi Casarin

Un Entrenador que juega a “damas” con su equipo durante la competición se caracteriza por tratar a todos por igual en cuanto a capacidades, sabiendo las diferencias entre los jugadores mantiene una filosofía de ineficaz estandarización que inevitablemente conlleva una pérdida del nivel exigible y se aleja de la efectividad.

Los saboteos no nos permiten hacernos responsables de nosotros mismos y, por tanto, nos hace inefectivos. En el fútbolsala la casualidad no existe. Existe la CAUSALIDAD, causa – efecto. Cada momento de un partido es una prueba. Es una competición dentro de la competición. Y sólo puedes afrontarla una vez. Compite ese momento, el contador empieza de 0 en todas las interacciones del juego.

Lo que te hace responsable compitiendo no es lo que proyectes hacer, ni tampoco lo que haces efectivamente, sino reflexionar sobre lo que has hecho.

Si un buen jugador hace siempre lo mismo, posiblemente se convertirá en un mal jugador

 Queremos un entrenador que nos haga responsables y nos coloque en una posición para ganar. Se trata de todo el equipo y de cómo todos podemos ser tan buenos como podemos ser.

LeBron James

Los jugadores TOP tienen una naturaleza competitiva feroz. Son tan competitivos que sus compañeros de equipo no tienen otra opción que subir su nivel de competitividad. Y ser competitivo no es solo ponerle ganas y correr, es tener eficacia en los momentos de máxima presión y dificultad.

Capacidades top del jugador: 1- anticiparse a lo que vaya a ocurrir 2- conducir la iniciativa durante el partido 3- reaccionar ante situaciones imprevistas.

En mi opinión, debemos valorar mucho más la intención que el acierto. Porque la intención es lo que verdaderamente nos mueve, mientas que el acierto depende, muchas veces, de una nimiedad que ni siquiera depende de nosotros. Los ganadores comparten un modelo mental que separa la información relevante de la que no lo es, que reflexiona, que anticipa, que mejora continuamente.

En el fútbolsala la casualidad no existe. Existe la CAUSALIDAD, causa – efecto. Cuando se entiende la relación causa-efecto, el jugador es capaz de aprender de sus propias acciones.

El jugador talentoso es una incógnita que escapa al control, al dibujo de la pizarra y tiene más resistencia a las aplicaciones tácticas. Una variable psicológica característica de los jugadores talentosos es el tiempo de reacción, anticipando jugadas y tomando decisiones claves. Julio García Mera expone “la amenaza constante desgasta más que la acción en sí. Paulo Roberto te atacaba siempre. No dudaba. La amenaza ininterrumpida, genera en el defensor más desgaste psicólogo que la propia calidad del atacante”.

Hay una gran diferencia entre ser rápido y jugar rápido. El conocimiento del juego y scouting es fundamental para convertirse en un gran jugador. Anticiparse y poder jugar rápido requiere tener unas pistas claras acerca de aquello que tiene mayor probabilidad de ocurrir.

Todos los entrenadores hablan de movimiento, de tener que correr mucho. Yo digo que no corran mucho. El fútbol es un juego en el que se juega con el cerebro. Tienes que estar en el lugar adecuado en el momento adecuado, ni antes ni después.

Johann Cruyff

La clave del juego rápido reside en el poder de la anticipación. Otras, la mayoría nace de factores ocasionales y condiciones inesperadas. Anticiparse es ver lo que pasa antes que nadie y actuar en consecuencia es una manera de ser más rápido sin ser más veloz.

Otro elemento del juego anticipativo es el ritmo de juego que se manifiesta cuando se mantienen y con una gran relevancia en ataque y en defensa.

Ritmo de juego: elemento temporal interpretado por los jugadores de un mismo equipo (coordinación motriz del equipo o sincronía del juego). Los grandes jugadores juegan con diferentes velocidades. Son intensos pero mantienen el control si hace falta. Saben que no sólo hay un RITMO de juego.

Los buenos equipos te ganan por velocidad. Los grandes equipos te ganan por los espacios y el ritmo de juego.

Actualmente existe diferentes Tipos de Ritmo de juego → Ritmo 1: tras robo de balón o fallo del ataque Ritmo 2: situaciones de rechaces, ventajas numéricas,.. Ritmo 3: generar ventajas pronto-juego interior o Pivote Ritmo 4: estructura en transición Ritmo 5: juego posicional 6-…

Lo hablaremos en otra entrada del Blog…

No reinventes la rueda … dale un toque básico a lo básico.

Hace poco escribió JM Mulet “Si la ciencia fuera democracia… ¡¡La tierra seguiría siendo plana!! Muchos jugadores y entrenadores son capaces de realizar grandes esfuerzos en lo laboral, académico, deportivo… pero son incapaces de hacer el esfuerzo necesario para cambiar ellos mismos, aunque no se gusten. Su carácter es su zona de confort ante la vida. Fuera hay incerteza. Lo cual me lleva a la conclusión de que, si los entrenadores hablásemos sólo de lo que sabemos, se generaría un inmenso silencio, que podríamos aprovechar para el estudio. Y lo cierto es que, quien no intenta sobrepasar los límites, siempre estará limitado.

¿Qué es la originalidad? Plagio no detectado.

William Ralph Inge (1929)

Muchos jugadores y entrenadores entre los que me incluyo, son capaces de realizar grandes esfuerzos en lo laboral, académico, deportivo… pero son incapaces de hacer el esfuerzo necesario para cambiar ellos mismos, aunque no se gusten. Su carácter es su zona de confort ante la vida. Fuera hay incerteza. Lo cual me lleva a la conclusión de que, si los entrenadores hablásemos sólo de lo que sabemos, se generaría un inmenso silencio, que podríamos aprovechar para el estudio. Y lo cierto es que, quien no intenta sobrepasar los límites, siempre estará limitado.

Leí hace tiempo que plagiar es copiar de unos. Investigar es copiar de varios. Ello da respuesta a que importante es para el fútbolsala la investigación, lo académico, las ciencias del deporte.

La lógica del juego nos exige ver el Fútbolsala a través de categorías rígidas y establecer fronteras infranqueables entre orden y caos, cierto y falso, conciencia e incertidumbre, tú y yo. No les demos tanto valor. Son imaginarias, como los meridianos o los husos horarios. Un entrenador no es solo quien da las respuestas, ni aquel que impone su saber, sino quien nos abre la puerta de la lógica y del conocimiento del juego. Un entrenador lo es por lo que sabe, pero sobre todo porque hace posible saber.

Sí tuve claro que había una enorme diferencia entre las dos cosas. Cuando entrenas, en algún momento estás precipitado, siempre termina habiendo algo de urgencia. La enseñanza te permite método, lógica, programar. No hay prisa. Entonces, lo que siempre he sentido es que necesitaba ser menos profesor en los entrenamientos y menos entrenador en las clases.

“Somos muy buenos en encontrar razones para lo que hacemos, pero no tan buenos en hacer aquello para lo que tenemos razones”.

Robert P. Abelson

¿Si me preguntan? ¿Qué es lo más difícil de ser entrenador? Perder, controlar las influencias externas, la muerte de un jugador o sus seres queridos, el tiempo lejos de tu propia familia, sentir que la mayoría de las personas piensan que pueden mejorar mi trabajo, viendo a ciertos jugadores tomar decisiones destructivas….

Otra cuestión es entender que el salario que obtienes en tu trabajo durante un año depende de cuanto te pagan, todos lo necesitamos a corto plazo. El valor que obtienes de tu trabajo durante este año es cuanto has aprendido, todos lo necesitamos a medio plazo. Recuerda: Tu valor profesional es lo que sabes (años + buena praxis profesional).

Así mismo nunca conseguí analizar y ver el fútbolsala sin contemplar las vertientes antropológicas, sociales y filosóficas. Una cosa que no acepto es esa postura de “nací para ganar”. Nadie nace para perder.

El perfeccionismo es adictivo, y las adicciones son peligrosas. Pero ser adicto a la perfección en el fútbolsala no es tan malo. Podría ser, casi casi, una adicción virtuosa. Es preferible a su opuesta, el conformismo, que sería una adicción viciosa. Por ello, hay que avanzar hacia la perfección dando pequeños pasos. Lo malo es que nunca quedaremos totalmente satisfechos. Lo bueno es que cada uno de esos pequeños pasos nos traerá una pequeña satisfacción.

Datos = ruido
Datos + Contexto = Información
Experimentación + Error = Experiencia
Información + Experiencia = Conocimiento
Conocimiento + Humildad = Sabiduría

Los entrenadores haríamos bien en tener estos 3 criterios en primer plano cuando pensamos en nuestra metodología:

  • Participación (¿cómo involucro a los jugadores?)
  • Progresión (¿cómo ayudo a los jugadores a aprender?)
  • Rendimiento (¿cómo ayudo a los jugadores a desarrollar la capacidad de competir?)

    Comprometerse … aprender … competir

Entrenando, tratar de imaginar las mismas habilidades mentales que creo que son importantes para el fútbolsala:

  • Atención (centrada en mi tarea)
  • Intensidad (en el nivel correcto de activación)
  • Intención (con un enfoque positivo)

Teniendo en cuenta formas de dirigir/

  1. Por instrucciones (qué hacer + cómo hacerlo) Indicada para inexpertos o jóvenes jugadores/as.
  2. Por objetivos (qué hacer) idónea para motivados/as
  3. Por valores (1 ideas) Ideal para personas con autonomía

Destaco esta propuesta para nuestra metodología:

  • Entrenador Principal
  • Asistente Técnico
  • Entrenador de Formación
  • Entrenador de Habilidades
  • Entrenador de Minifútbolsala

El entrenamiento no se trata de lo inteligente que eres, cuánto sabes, qué tan bueno eres en la pizarra, qué tan bien puedes presentarlo o presentarte. Se trata de lo bueno y efectivo que eres como maestro.

BUENOS ENTRENADORES …

  • Enseña el juego
  • Anima, inspira y sirve a sus jugadores
  • Celebra los éxitos
  • Encuentra roles para todos sus jugadores
  • Conecta con sus jugadores
  • Muestra respeto a todos sus jugadores.
  • Maximiza las fortalezas del jugador
  • Minimiza las debilidades del jugador
  • Y lidera…

Una de las cosas de las que estoy seguro como entrenador es que existe la incertidumbre en el juego. En pocas cosas estoy 100% seguro; lo que significa que siempre estoy buscando una mejor manera de hacer las cosas. La eficiencia es el objetivo en ambos extremos.

Eficiente: lograr la máxima productividad con el mínimo esfuerzo desperdiciado.

Por tanto, el objetivo número 1 del entrenamiento tiene que ser:
– No perder tiempo (Actividad, descanso, hablar, reír, esforzarse… pero todo fuera de la pérdida de tiempo).

ENTRENADOR: las ideas y modelo que te gustó entrenar, o la forma que tuviste éxito en el entrenamiento en el pasado puede no funcionar con tu próximo equipo. Continúa adaptándote, creciendo y aprendiendo como entrenador. Cada equipo tiene diferentes dinámicas y cada jugador es único.

Concluyo este apartado significando la diferencia entre OBJETIVO y RETO.

Un OBJETIVO no te exige crecer para lograrlo. Con lo que estás siendo, sin necesidad de mejorar, quizá te alcance para conseguirlo. El RETO está todavía lejos de ti, desafiándote a crecer hasta transformarte en la persona capaz de merecerlo.

 La emoción abre la puerta de la mente y la lógica adapta el mensaje al hueco de la entrada.

Chris Anderson

El juego está compuesto por estructuras donde sus intérpretes interactúan y sienten. Estas relaciones se forman en el entrenamiento y en la cancha de juego. Y como se logra sentir, crear sensaciones este juego se puede acercar más al arte que a la ciencia.

Porque cada persona, que al final son personas, siente y transmite emociones de una manera diferente. Es acá cuando el entrenador se vuelve fundamental en poder gestionar emociones y lograr que cada persona logre relacionarse de buena manera.

Acumular horas de entrenamiento sin lograr sentir la idea que quiere transmitir el entrenador, es un fracaso por parte de quien dirige la sesión de entrenamiento. Si la persona no puede emocionarse, no puede aprender más, no conocerá los sentimientos de los otros y no relaciona. Y los jugadores no necesariamente aprenden lo que quieres enseñarle. Aprenden lo que pueden, en base a sus experiencias previas, esquemas mentales y emociones. Allí la complejidad de vincular los procesos de enseñanza y de aprendizaje.

Diseñar espacios propiciando relaciones que produzcan encuentros entre los que juegan como búsqueda principal.

Miguel Chamorro; Fútbol incierto

El fútbolsala no es como un juego de ajedrez en que se mueven piezas por un humano. Son humanos que se mueven dinámicamente para la percepción e interpretación de otros humanos (entrenadores, compañeros, oponentes…). Nuestro objetivo es transformar y aprovechar estos movimientos en interacciones sincronizadas en tiempos-adaptativos de juego a cada juego. Es algo vivo más allá de la cabeza de alguien

El aprendiz de ajedrez mira las piezas. El maestro, los espacios. El aprendiz de fútbolsala mira a compañeros y rivales. El experto, los espacios. Usan los espacios vacíos para encontrar los patrones. El juego está hecho de patrones. Pero sólo unos pocos son capaces de verlos. Quienes los descubren acaban dominando la competición.

La complejidad nace de la interacción de las partes que lo componen, es decir, la complejidad se manifiesta en el sistema mismo.

Barberousse, 2008

Pablo Rota nos ilustra con la lógica de que, la complejidad del todo está en el ¡cómo! Y para ello no hay recetas mágicas sino diferentes caminos, que se preocupan por la ascendencia del juego…… La responsabilidad del jugador es adquirir jugando y la del entrenador es la de guiar comprendiendo. Y si sirve mi opinión, por más vueltas que le doy, sigo pensando que el éxito deportivo depende muchísimo del jugador, mucho de su familia, bastante de sus circunstancias y un poco del entrenador.

La genialidad reside en lo simple y la complejidad sirve para esconder que no eres lo suficientemente bueno, la diferencia entre ser COMPETITIVO (rendir lo suficiente como para superar a un adversario) o ser COMPETENTE (dar tu mejor versión con el fin de superarte a ti mismo). Larry Bird declaraba en su etapa de entrenador “No me gustan los jugadores que no hacen lo que digo, y no me gustan los jugadores que hacen exactamente lo que digo. (El enfoque de los sistemas complejos niega la propia posibilidad de alcanzar un estado completamente ordenado.)

El buen jugador no brilla, brilla el juego que produce ese jugador, a veces brillan por él jugadores menos jugador que aquel que hace brillar el juego.

Dante Panzeri

Los acontecimientos esenciales y reales del juego no pueden ser comprados con conceptos artificiales. Lillo, manifiesta lo importante que es que el jugador aspire a la máxima cultura táctica, tratando de que el deportista sepa manejarse en todo tipo de situaciones: “Esto permite que el jugador pueda abrir posibilidades, abrir caminos(Marina). La idea no es hacer pensar al futbolista sino saber cómo piensa, nos ilustra otra vez Iván Revilla.

Las interacciones entre los jugadores son interacciones, no son acciones. Siempre se dice: “Esto es una acción del juego”. No, no es una acción: es una interacción. Porque cuando yo hago una cosa sobre ti cambio cosas tuyas y tu cambias cosas mías.

Rodrigo Vicenzi Casarin expone → más que hombre libre, tercer hombre, tipos de superioridad, tenemos que estudiar la intención, la interacción y la coordinación de los jugadores, porque muchas veces pueden trascender todo lo conceptual fabricado. El punto cero del fútbol (fútbolsala) es la pelota. Cada vez que la pelota se mueve, las relaciones cambian. No son triángulos, diamantes con medidas iguales, son jugadores que transforman tiempo/espacio. El juego tiene más que ver con Reorganización que organización y Reajustes que ajustes. Por último, nos aclara → Hablamos tanto sobre estilos, ideas, sistemas tácticos, números y muy poco sobre coordinar, interactuar y mecanizar. La diferencia no está en mirar, está en ver e interpretar. 

El timing de la actividad grupal es una de las partes más importantes del fútbolsala, así como lo es en el Jazz. Un equipo formado por solistas, sin la estructura de una meta común, puede que consiga anuncios televisivos, pero no va a ganar campeonatos

 Aquello que se aprende y no se vuelve a utilizar con posterioridad, se olvida. Y aquello que se aprende por mera repetición sin saber darle un sentido útil y práctico, también”. —- “El aprendizaje debe ir de la mano de la significación y este aparece en el momento que el jugador ve transferencia entre una situación de entrenamiento y su aplicabilidad en el partido. —- “No nos interesa tanto controlar una ejecución técnica específica, sino que el jugador ofrezca una solución motriz al problema de juego que se ha dado. 

Iván Rivilla -30 hábitos para ser un entrenador de fútbol más efectivo

“Un modelo de juego es un proceso vivo” he leído. No puedo estar más de acuerdo. Al igual que una tarea de un entrenamiento… El mayor error es empezar algo y acabarlo según teníamos previsto antes de empezar…. En el camino surgen cambios y hay que adaptarse a ellos. Según Frade, es en el entrenamiento que se crea la competición y no al revés, pues entrenando los principios de determinada forma y sabiendo coordinar eso, se produce una determinada forma de competir.

La cultura no es solo un cartel genial en la pared del vestuario o un correo electrónico bien escrito a tu equipo. Cultura son los comportamientos, las decisiones y los hábitos que todo tu equipo tiene a diario. Tu cultura (buena o mala) se vive y se demuestra diariamente.

Lo más importante no es el número de horas que entrenas sino el número de horas que tu mente está en los entrenamientos.

– Kobe Bryant

“Simon Clifford quiso averiguar por qué el fútbol brasileño había progresado espectacularmente a partir de los años cincuenta. Descubrió cosas previsibles: la pasión, la tradición, la pobreza… pero descubrió algo más. Una actividad que explicaba muchas de sus habilidades: el fútbol sala. Emilio Miranda, de la Universidad de São Paulo: Los grandes jugadores no vienen de la playa. Vienen del fútbol sala. Hay una razón matemática. Los jugadores de sala tocan seis veces más el balón por minuto, adquieren más velocidad para planear la jugada y mejor control en un espacio tan reducido, según la Universidad de Liverpool”: Página 94 del libro “Objetivo: Generar talento”, escrito por José Antonio Marina. Siempre hay que leer a José Antonio Marina.

No reinventes la rueda … dale un toque básico a lo básico.

“La tarea es el canal de comunicación directo con el deportista para interactuar, modificar esquemas motrices, cognitivos, condicionales, comportamientos, es decir conformar el proceso de optimización del deportista”.

(Serres,en Seirul.lo Vargas, 2017 p196)

Los jugadores deben entrenar con intención. Esto no solo significa entrenar con intensidad … significa entrenar con enfoque. Significa entrenar con un objetivo o dos en mente. Significa entrenar con un ojo crítico sobre lo que están haciendo, cómo lo están haciendo y cómo pueden hacerlo mejor. La mentalidad es todo…

→ Tengo que ir a entrenar vs Tengo la oportunidad de ir a entrenar

Si quieres sacar un 10 en cada entrenamiento, te frustrarás. Debes conseguir casi siempre la mejor nota que ese día puedas obtener. No hay una tabla analítica que mida la entrega de un jugador. No hay métrica para definir el liderazgo en el vestuario. No se puede cuantificar un buen compañero de equipo.

7 MANERAS DE MOSTRAR QUE ERES ENTRENABLE:

  1. Actitud de gratitud (cómo te preparas cuando NADIE te está mirando determinará cómo te comportas cuando TODOS te estén mirando).
  2. Buen lenguaje corporal (Aquí es donde el lenguaje corporal de un jugador es tan importante. ¡Encarnando a quienes quieren ser, pueden CONVERTIRSE en quienes quieren ser!)
  3. Contacto visual respetuoso
  4. Haz cosas sin que te lo pidan (La diferencia entre un jugador grande, uno bueno y uno mediocre está en lo duro que entrenan cuando el entrenador no mira)
  5. Haz lo que se supone que debes hacer (Cuando juegas a fútbolsala tienes que ser capaz de reaccionar a las decisiones que hacen tus compañeros. Tienes que ser capaz de coordinar tus acciones con las suyas y debes comprender en qué momento tienes que hacerte cargo de la acción y cuando tienes que dar un paso atrás – interactuar)
  6. Escucha cuando alguien está hablando (No seas el jugador que siempre tiene una respuesta o algo que decir cuando te critican o corrigen)
  7. Haz preguntas que beneficien al equipo

Mi lema como entrenador: “sé el entrenador para el que te gustaría jugar”.

Mi deseo para los jugadores: “ser el jugador que te gustaría entrenar”.

No podemos llevar a nadie más lejos de lo que hemos sido nosotros mismos.

Un famoso líder empresarial comentó una vez: “las narices de todos deben apuntar en la misma dirección“. Para que esto suceda realmente, puede ser que un líder tenga en cuenta el caleidoscopio de las diferencias individuales que tienden a apuntar esas narices en una multitud de direcciones.

Como sabemos, hay muchos momentos del juego posibles:

  • Probables
  • Imaginables
  • Imaginados
  • Soñados
  • Deseados
  • Deseables.

Y el Fútbolsala que existe actualmente tiene algo de todos ellos.

Muchos creemos que el lugar al que lleva el camino más cómodo, probablemente no es el más interesante. Con toda seguridad, recorrer ese camino no tiene ningún interés.

James P. Carse nos deja estas interesantes valoraciones con respecto al juego:

  • “La sorpresa hace que el juego finito termine; es la razón para que el juego infinito continúe”.
  • “Los jugadores finitos son serios; los jugadores infinitos son juguetones”.
  • “Se juega un juego finito con el propósito de ganar, un juego infinito con el propósito de continuar el juego”.

Desde mi atalaya, creo que el lenguaje del fútbolsala solo se manifiesta cuando los jugadores expresan una invención.

El fútbolsala es un juego que te golpeará. Mucho está fuera de tu control. Es por eso que la paciencia se debe enseñar, aprender y trabajar. Y, por tanto, también las habilidades mentales como la atención, la intensidad y la intención deben enseñarse, aprenderse y trabajarse. Los jugadores deben ser apasionados por la mentalidad competitiva.

No obstante, centrémonos es los jugadores que expresan una invención, porque el juego cambia en cada espacio del 40×20 metros y cada 15 segundos, y curiosamente siempre buscamos lo que permanece. Y nos aferramos a ello como si fuera lo esencial. Como si no fuéramos parte del juego y no estuviésemos cambiando, nosotros también.

El conocimiento no es poder cuando se trata de entrenamiento … es potencial. El conocimiento desarrollado en un programa, presentado de manera efectiva y luego aceptado por los jugadores para desafiar y mejorar constantemente el rendimiento es poder.

El fútbolsala es un juego de errores. Quién mejor los tolera es quién normalmente compite mejor, y quién al final, aprovecha mejor sus virtudes en competición.

Todos los entrenadores hemos sido ladrones de ideas. Ideas que luego las adaptas a tu realidad. Al final, se trata de darle tu toque personal a todo lo que has aprendido y vas aprendiendo”

✍️Julen Lopetegui

El fútbolsala es complejo en su concepción, en su fondo y sencillo en su forma, nunca simple ni banal. El entrenamiento tiene su razón de ser y jugar desde la capacidad para interpretar lo que uno tiene delante y ejecutar desde la iniciativa que nace de una percepción y cognición adecuada es determinante para poder hacer del propio juego algo que facilite la interrelación y la intra-relación de quienes juegan. La incertidumbre es un elemento más del entrenamiento y del juego y es necesario que aparezca para que a partir del error, se fragüe el acierto.

Ruedas de pase, circuitos, rondos condicionados, partidos a varias porterías, todo ello es parte del entrenamiento actual y el jugador tiene problemas con un elemento definitorio en el juego, la direccionalidad. Cuando tiene que dirigir el juego hacia adelante y moverse en consecuencia, tiene graves problemas de ubicación porque no se ha entrenado en condiciones, no percibe todas las posibilidades que el movimiento de sus compañeros ofrece y no detecta los caminos que de manera invisible se van marcando. Al final, por hacer entrenamientos sofisticados acabamos realizando aquello de lo que huimos, entrenamientos cada vez más analíticos.

Cuanto más cómodos estén los equipos en la cancha de entrenamiento, más vulnerables se volverán durante los partidos. La incorporación de la interrupción, la incertidumbre y la adversidad en el entrenamiento permite a los equipos adaptarse más rápido que los oponentes a las condiciones / circunstancias que puedan aparecer.

Por mucho que los entrenadores necesitemos organizar actividades innovadoras para ayudar a los jugadores a optimizar su aprendizaje, los jugadores tienen la responsabilidad de ser aprendices activos. Los jugadores necesitan entrenar con intención … necesitan tener la capacidad de reflejarse a sí mismos mientras entrenan …

El único entrenamiento para aprender a jugar es precisamente el juego. El problema es que cada vez se entrena más y se juega menos. Nos encanta a los adultos organizar, planificar y programar entrenamientos de todo tipo y nos asusta que los niños jueguen en libertad.

 “el fútbol está lleno de entrenadores que, en lugar de formar, deforman. Había algunos que incluso prohibían regatear a los niños y sólo permitían el pase …. es como si, tras cortar un ala al pájaro, luego pretendan que vuele.” Laureano Ruíz

EN LA PIZARRA ESTA TODO, MENOS LO QUE VA A OCURRIR COMPITIENDO… POSIBLEMENTE. Lo cierto, es que cuando el FS de pizarra esté ya en condiciones de incorporar la inteligencia artificial, ocuparemos el papel de motivadores y líderes de grupo. Indispensable para entrenador y jugador. La fatiga del entrenador se llama pesimismo. Es una intoxicación grave, mortal en todos los casos cuando trata de remediarla en la pizarra.

El aprendizaje no se provoca por la repetición de las mismas situaciones sino por secuencias de situaciones que provoquen el desarrollo de procesos de interacción entre los sistemas (que conforman al jugador)”, (Seirul-lo, 2002)

Romper las rutinas sirve para abrirse a la lógica del juego, pero también es cierto que las rutinas son necesarias para aferrarse a la lógica del juego. Y es que la improvisación requiere una base rítmica y armónica que permita crear contrastes. 

Lo que tiene de bueno la rutina son los descubrimientos que uno hace cuando la rompe.

Leí hace poco tiempo este Tweet “Sus resultados son una medida rezagada de sus hábitos. Su estado físico es una medida rezagada de sus hábitos alimenticios y de entrenamiento. Su conocimiento es una medida rezagada de sus hábitos de aprendizaje. Su patrimonio neto es una medida rezagada de sus hábitos financieros. Obtienes lo que repites”.

Creo desde mi experiencia que un gran entrenamiento incluye ayudar a los jugadores a ver oportunidades en cada acción de juego (jugada). ¿La clave? No es lo que miran … es cómo se sienten acerca de lo que miran. Para algunos espacios significa libertad, para otros miedos. Para algunos, una presión alta significa recompensa, para otros el riesgo … ¡ver es subjetivo! El entrenamiento tradicional no responde al funcionamiento del cerebro las redes neuronales funcionan con la asociación de ideas, no con temas estancos.

Una de nuestras responsabilidades es dotar al jugador de espacios donde ellos puedan desarrollar sus habilidades. El juego es de los jugadores y los entrenadores les damos tantas opciones de espacio ya hechas y diseñadas, que nos olvidamos de hacer que los jugadores, con sus tiempos, transformen los espacios, en criterios de intervención e interacción.

¿Cómo priorizamos como entrenadores el espacio para jugadores que piensan y juegan con diferente intencionalidad táctica?

La mente del jugador según Iván Rivilla opera en 2 dimensiones.

  • Consciente
  • Inconsciente

Cualquier método de entrenamiento por más bueno o malo que sea, cuando el jugador se somete al estrés, la parte inconsciente asume el mando. No se trata de jugar al fútbolsala, si no entender el juego.

Más que sistemas tácticos, el fútbolsala es un juego de espacios. Dicho de otra manera, hay que enseñarles a los jugadores a ocupar espacios y desocupar en función de diversas situaciones y variantes que el juego nos va plantear. ESPACIOS.

El nivel más alto de competencia del jugador se da cuando es capaz de resolver problemas del juego de forma inconsciente que de manera autónoma decide por ellos, este grado de complejidad se da con el bagaje de situaciones conscientes que el jugador ha experimentado. Este nivel de destreza lo alcanzarán jugadores que han vivenciado tantas veces situaciones conscientes, que el inconsciente de forma autónoma decide por ellos. Iván Rivilla

Por tanto, los jugadores deben aprenden a pensar en la cancha de juego en todo momento. Esto no es pensar en palabras sino ‘pensar en acción’. Estar buscando estímulos y leyendo pistas relacionadas con el espacio, el movimiento, los jugadores y el balón. Los mejores jugadores pueden dejar la cancha de juego más cansados mentalmente que físicamente fatigados. Esto se debe a que se involucran en el aprendizaje activo y la práctica deliberada … ¡se esfuerzan por internalizar los puntos clave de mejora que recogen mientras entrenan!

La capacidad de percibir o pensar de manera diferente es más importante que el conocimiento adquirido. David Bohm.

Dado que nadie puede enseñar lo que no sabe, la enseñanza y el entrenamiento de fútbolsala deben caminar de la mano con la reflexión, el estudio y la formación de los formadores.

No se entrena un músculo, una jugada, un ejercicio. Lo que se está́ entrenando a través de distintos recursos es el cerebro Todo está comandado por el cerebro, por lo tanto, debemos hacer entrenamientos que lo estimulen a mejorar y tomar decisiones permanentemente. El cerebro no reconoce los músculos individuales que trabajan de forma aislada, reconoce los movimientos y las cadenas o patrones de movimiento.

Las condiciones de entrenamiento han mejorado de manera extraordinaria en la última década, el conocimiento del juego gracias a su estudio y a la aplicación de ciencias y disciplinas complementarias asociadas al fútbolsala han proporcionado grandes posibilidades de dinamización de los procesos de aprendizaje y su evolución hacia niveles de complejidad superiores. Pero la realidad nos indica que la cantidad de posibilidades no es directamente proporcional a la calidad de los resultados obtenidos. No se trabaja mejor por disponer de más y mejores recursos y eso, que podría demostrarlo cualquier estudio concienzudo al respecto, se encarga de mostrárnoslo cada fin de semana la propia exposición del juego como deporte de competición.

¿Qué está ocurriendo? Sencillamente, hemos confundido la posibilidad de mejorar con la sobreutilización de contenidos que no favorecen el juego en sí mismo. Nos hemos olvidado de jugar en los entrenamientos y ello lleva a que no juguemos en los partidos. Todo esto es fácilmente comprobable en cualquier partido que se pueda ver FSbase, desde cadetes hasta segunda división B podemos constatar que las jugadas han sustituido al juego y a pesar de que muchos de los elementos que completan el fútbolsala han sido progresivamente mejorados, el juego en sí ha ido mermando sus potenciales evoluciones. Álex Couto (Recesión en el fútbol formativo)

El objetivo número 1 del entrenamiento tiene que ser:
– No perder tiempo

Actividad, descanso, hablar, reír, esforzarse… pero todo fuera de la pérdida de tiempo.

¿Qué hace un ENTRENADOR?

  • Conocer a su equipo
  • Identificar conocimientos
  • Valora actitudes
  • Reconocer relaciones

Establecer lo que necesita su equipo En base a eso, TOMAR DE DECISIONES.

¡Pero, no se juega bien! Básicamente porque no se decide correctamente. Esta es la clave de la evolución del fútbolsala, sobre todo en los últimos eslabones del proceso de formación. Decidir en consonancia con la dinámica del juego. La jugada no se construye, se genera. Nace y evoluciona de manera exclusiva en cada momento del partido a partir de los movimientos de los jugadores sin balón en relación a la propuesta defensiva del equipo oponente para facilitar la evolución y la transmisión del medio, el balón, a través de la gestión adecuada de las variables más importantes en liza, el tiempo disponible para ejecutar, el tiempo disponible para ocupar el espacio necesario para dar continuidad al juego y la acción técnica de quien posee el balón.

Aquí se muere el fútbolsala. Aquí nacen jugadas que analíticamente se preparan como parte del plan estratégico y que pretenden imponer estilo y rendimiento ante la defensa adversaria. Y lo que ocurre es que si la jugada sale, la dinámica de las interacciones colectivas se multiplican pero si la jugada no sale, lo que viene después es la nada porque el tiempo que pretendemos dinamizar se ralentiza, los movimientos de quienes tienen que ofrecer soluciones no se acomodan a la realidad de la exigencia del momento y la tendencia del rival a cerrar espacios nos lleva a perder la iniciativa y quitarnos el balón de encima para no quedar expuestos en zonas de influencia defensiva. Álex Couto (Recesión en el fútbol formativo)

“Lo importante no son los sistemas. Lo importante son los detalles de técnica y táctica individual. Somos mejores entrenadores cuando enseñamos a jugar, más que cuando enseñamos sistemas.” Pedro Martínez

Tres 3 pilares FS⚽️

▪️ Conocimiento 🧠
➝ Proceso de formación inacabado, siempre podemos conocer +

▪️ Experiencia 🛠
➝ Aprendemos al estar involucrados en una experiencia y recordando cómo nos sentimos

▪️ Creatividad💡
➝ Capacidad para generar 1 comportamiento novedoso y funcional

Algo que he aprendido como entrenador: a menudo, la mejor manera de ayudar a un jugador no es bombardearlos con tareas de entrenamiento, sino más bien darles su tiempo, atención, energía y buscar su perspectiva. Trabajo constante para pasar del monólogo al diálogo.

Entrenador, es muy importante conocer profundamente a todos los jugadores que entrenamos: de dónde son, su recorrido, como aprenden, lo que los motiva, lo que los perturba, su situación familiar. De lo contrario, corremos el riesgo de gritar, cuando debemos susurrar, corremos el riesgo de hablar, cuando deberíamos escribir o corremos el riesgo de ser negativos, cuando deberíamos ser positivos, corremos el riesgo de hablar en grupo, cuando deberíamos hacerlo individualmente.
Antes de entrenar al jugador, lidiamos con un hombre.”

“Hay muchos músicos que tocan bárbaro y no saben interpretar las partituras. Me importa a nivel social que el jugador estudie y se forme, pero la inteligencia en el deporte es específica para resolver los problemas del juego. Hay jugadores que apenas hablan bien y son sensacionales” – Julio Velasco

Aprender es hacer. El aprendizaje continuo exige cuestionarse, no asumir nada, dudar, escuchar, poner en marcha acciones e iniciativas asumiendo el riesgo de lo nuevo, sin magnificar el fracaso, pero aprendiendo con humildad lo que nos enseña. Y volver a comenzar.

Preguntas útiles que los entrenadores pueden hacer a los jugadores: ¿Cómo es tu mejor juego? Si tuvieras una gran mentalidad hoy, ¿qué verían los demás? ¿Qué diría tu fanático número uno que es genial sobre tu juego? ¿Qué fuerza tuya puedes usar en la adversidad? ¿Qué te gusta del juego?

Los obstáculos se hacen pequeños cuando te centras en las soluciones, y no en los problemas.

“Siempre hay consecuencias en tus acciones …”
“Si quieres ser un buen un defensor. Primero entrena una mentalidad de trabajo. Tener un gran diálogo interno, mantener un lenguaje corporal excepcional … tener una mentalidad impenetrable. Al hacerlo, consigues darte la mejor oportunidad de posicionarte correctamente, defender cruces y colocarte en líneas de pases y así poder dominar saltos defensivos y 1vs1 “

Cuidado con lo que creemos que sabemos (y en realidad no sabemos), nos desvía la mirada, nos desconecta de la realidad.

Antídoto: dudar, humildad frente lo conocido, cuestionarse sin tener la solución, una mirada crítica, sorprenderse frente lo pequeño, dejar espacio para lo nuevo.

Eres un entrenador de base con poco tiempo con jugadores; deja que tus jugadores desarrollen sus actividades; guíalos a través de preguntas:

– ¿Cómo va a beneficiar este juego a tu fútbolsala?
– ¿Puedes hacerlo más difícil?

Párate a un lado … permanece en silencio, haz preguntas, desafíalos…

El control del proceso formativo pasa por el control del proceso de entrenamiento y este pasa por jugar más y por intervenir e incidir menos. Aprender los conceptos debidamente y trasladarlos en función del nivel de los jugadores para no crear dudas ni conflictos y sobre todo no confundir términos. (No es lo mismo un partido condicionado que una situación simuladora preferencial que un partido en el que pretendemos que los jugadores hagan lo que nosotros percibimos y no lo que ellos identifican dentro del propio juego). Álex Couto (Recesión en el fútbol formativo)

Al entrar en un partido importante, es necesario que los entrenadores se pregunten: “¿Qué piensan mis jugadores sobre este partido? ¿Cuál es su narrativa, su historia interna, sus sentimientos? ¿Qué tienen que hacer para ayudarlos a experimentar pensamientos útiles? y sentimientos de preparación?

Antes se jugaba mejor porque se jugaba. Hoy se juega peor porque se hacen jugadas descontextualizadas con el fútbolsala que se practica. Está en nuestra mano la solución, de la misma manera que somos causantes del problema. Álex Couto (Recesión en el fútbol formativo)

En las ultimas horas del 2019…

“Nunca es tarde para ser quienes queremos ser. No hay límite en el tiempo, puedes empezar cuando quieras. Puedes cambiar o seguir siendo el mismo. No hay reglas. Podemos aprovechar oportunidades o echar todo a perder. Espero que hagas lo mejor”. Scott Fitzgerald

En las ultimas horas del 2019… (hablo con la autoridad del fracaso)

Hoy es un día de esos que se visitan como importantes.
En estas horas se intersecciona el pasado y el futuro.
Dualidad que se concreta con el balance entre lo recordado y los nuevos planes.
Brindis por lo que está por llegar y por lo vivido.
Por los que están y por los que se fueron.
Por lo que se soñó y llegó; por lo que no se soñó y también llegó.

Momentos de intencionarnos con fuerza sobre lo que deseamos empezar a partir de mañana: estudiar otro idioma, ir al gym, decirle cuanto le queremos, tener más tiempo libre para nosotros, empezar a escribir ese libro, salir más con los amigos, comer menos,
… Y un largo etcétera .
Ya llegará el tiempo de primavera y pondrá todo de nuevo en su lugar .

Hoy es día de estrenar la agenda nueva, todavía sin tachones, … y de repasar la agenda del pasado para no olvidar enviar buenos deseos a tod@s.

Día de estar agradecido por lo que nos llenó y por lo que fuimos capaces de vaciar.
Día de estar agradecido por lo que hemos soñado y que se hará realidad y por lo que seremos capaces de eliminar, de despedir, de apartar de nosotros … Por los nuevos ” adiós ” .

Desde Madrid, acompañando mis oídos por las canciones Tributo a Sabina, fantásticamente interpretado por diferentes artistas que han colaborado en este álbum,
os doy las gracias con el corazón

por las veces que en este año habéis paseado por este blog vuestro
y con todas mis fuerzas os deseo un NUEVO AÑO
pleno de alegría y sentido del humor, con mucha salud y sueños .


¡ FELIZ 2020 !

La casualidad es complicada de entrenar.

81605083_2745310432159129_1792880230235373568_n

Quizás el fútbolsala. sea eso que ocurre mientras nos empeñamos en hacer tácticas y más tácticas… Algunos entrenadores creo que se equivocan. El fútbolsala no es una sucesión de jugadas, sino una sucesión de situaciones complejas. No se trata de buscar la jugada que dé resultados sino la jugada con variantes correspondientes que te ayuden a aprender el juego, el fútbolsala.

Este post, es tan sólo una nota de provocación.
Al leerlo, espero que encuentres entre sus líneas el por qué…

Este sábado fui invitado al I clinic para entrenadores de fútbol sala, evento gestionado por FUTSALCOACH y FOOTBALL PLANET y desarrollado en un excelente escenario como el salón de actos del Colegio Claret de Madrid. Asistieron más de 80 personas. Mi participación consistía en cerrar el evento, con una conferencia en la que debía hablar de la casualidad es complicada de entrenar. Comencé con la creencia de que un cambio de la cultura de nuestro deporte nunca podrá hacerse realidad si no modificamos primero los hábitos conversacionales. Si no existen personas que digan cosas diferentes y que sean escuchadas por personas diferentes, el cambio no se producirá. Creer todo lo que te digan sólo te llevará a juzgar lo que no conoces, ni sabes.

Estamos ante un juego colectivo en el que hay interacción con el resto, el otro me condiciona y yo condiciono al otro. Entre todos condicionamos al entorno y el entorno nos condiciona a nosotros. Todos somos seres condicionados y al mismo tiempo, condicionadores.

No construyamos certezas que nos hagan creer que no existe la incertidumbre.

Estas reflexiones de Lillo reflejan la auténtica idiosincrasia de los deportes de interacción. El entrenamiento debe ser facilitador de la adquisición de mecanismos motrices, perceptivos… Que permitan al jugador adaptarse a los cambios: ANTICIPACIÓN, IMPREVISIBILIDAD, VARIABILIDAD Y ADAPTABILIDAD con su EJECUCIÓN.

Desde el punto de vista de alto rendimiento, un equipo no se construye de atrás para adelante, ni a través de una columna vertebral, sino que se va creando así mismo a través de la complejidad de las distintas redes de relaciones que hay entre sus jugadores. Además, tampoco existe un cinco ideal, sino que hay óptimas relaciones entre ellos que van actualizándose en el tiempo, a través de fluctuaciones/variaciones que provocan la aparición de nuevas interacciones y la extinción de otras.

El sistema es una organización estructural y por encima están los comportamientos. El equipo está asumiendo comportamientos, adquiriendo automatismos. Entendiendo, que el sistema no es tan importante. Cuando trabajamos un modelo de juego necesitamos que el equipo sea capaz de adaptarse.

 El que solo busca la salida no entiende el laberinto y, aunque la encuentre, saldrá sin haberlo entendidoJosé Bergamín

Ahora que llega a su fin este año: entrenadores, CREAMOS EN LOS PROCESOS, en el placer eterno de intentarlo, en ‘recorrer el camino sin pisar la flor’. Entrenar es transmitir una idea, el método de trabajo debe ser basado en ciencia y explicado científicamente y conectar con el Modelo de Juego. A nivel profesional se trata de comprender el entrenamiento para interpretar el juego. Se trata de no perder el tiempo.

Larry Bird expuso en su momento “No me gustan los jugadores que no hacen lo que digo, y no me gustan los jugadores que hacen exactamente lo que digo “. (El enfoque de los sistemas complejos niega la propia posibilidad de alcanzar un estado completamente ordenado.). Por su parte Seirul-lo argumenta “El individuo es como un holograma que contiene toda información y potencialidad del equipo a que pertenece. Una total integración del individuo en el juego-equipo y todas alternativas del juego-equipo en el individuo”.

El concepto de organización no tiene nada que ver con la alienación o prisión mental. En primer lugar, busca una dinámica funcional-fluida que solo puede lograrse mediante la cooperación y la libertad creativa-responsable de todos involucrados. Cada jugador, además de su naturaleza única, desarrolla, combinando sus experiencias anteriores y actuales, nuevos diseños que pueden influir en su juego y el juego de sus compañeros. Y nosotros no enseñamos nada, ellos son los que aprenden o no aprenden de cada trabajo y juego.

Un modelo de juego es, en fin, un marco fijo y móvil al mismo tiempo. Es una partitura que se modifica a diario a causa del rival, lo experimentado y la evolución de las propias ideas” Debemos tener claro cómo queremos llegar, siendo conscientes de que habrá que hacer sacrificios. Si lo que te mueve a hacer una tarea no es la tarea en sí sino conseguir algo gracias a ella, si eso que persigues no llega cada vez te será más difícil repetirla.

MEJORAR es un proceso INCÓMODO y DOLOROSO que exige práctica, energía y atención, cometer errores, mostrarse torpe, vulnerable y ridículo a veces. ESE ES SU PRECIO. Si fuera gratis todos mejoraríamos, pero son pocos los que están dispuestos a pagar el peaje que exige transformarse.

Existe un proverbio chino que dice “el momento elegido por el azar vale siempre más que el momento elegido por nosotros mismos”. Y aunque el azar (casualidad – imprevisibilidad) esté presente en la competición, el destino de nuestro resultado no es una cuestión de casualidades sino de elecciones.

El fútbolsala es un sistema determinista ya que, aun siendo sensible al instante, presentan patrones de acción que se repiten, denominados invariables. Es decir, en medio del caos aparente, es posible sustentar regularidades organizativas, se puede diseñar una forma de jugar.

Por tanto, los entrenadores debemos empezar siendo exigentes con nosotros mismos:

SABER A DÓNDE/CÓMO queremos llegar, conociendo:  Azar = 1 /  Preparación

El entrenamiento requiere de:

  • Análisis deporte
  • Establecer nivel de forma deportiva
  • Objetivos
  • Periodización
  • Programación (objetivos esp.)
  • Diseño y realización
  • Control

Hoy sabemos que la disciplina se mide en horas de trabajo, la concentración debe medirse en minutos y la superioridad en una competición se mide en instantes. Lo cierto, es que SIN DATOS solo somos otra persona con una opinión.

Si eres un innovador con talento recuerda que tu peor enemigo son las personas con poder con el síndrome de Procusto, los que al verse superados por la muestra de talento de otros intentan boicotear sus iniciativas, ocultarlos o silenciarlos. Si es necesario deshacerse de ellos.

Dudar no es síntoma de debilidad. La duda es más atrevida que la certeza. Y más creativa, también. “No sé trata de convencer al otro ni de ver quién tiene la mejor idea. Se trata de enriquecer cada idea, de enriquecerse uno mismo con lo que otros han vivido” comenta – Julián Gómez

Confucio nos propone “Hay tres caminos para alcanzar la sabiduría: la imitación, es lo mas sencillo; la reflexión, el mas noble; y la experiencia, el más amargo”. Un sabio me dijo que analizar fútbolsala es analizar personas y su relación con el fútbolsala. Fijaos si es complejo analizar gente y encima le metes la complejidad del fútbolsala de por medio. Es que, aunque te pases años analizando a un equipo, son personas y en cada partido actúan de forma distinta (porque tienen distinto momento de forma, distinta motivación, distinta moral, etc.).

Hoy podemos ver en el deporte de equipos el concepto de la pirámide invertida El arte de la gestión es formar (hacer coaching) y preparar a los equipos para que todo el mundo se vuelva cada vez más autónomo y responsable…los héroes son quienes están en la primera línea…

“Todo debe hacerse lo más simple posible, pero no más simple“. – Albert Einstein

La simplicidad es el resultado final de un trabajo largo y arduo, no el punto de partida.

El único objetivo de saber más como entrenador es para seleccionar mejor lo que conocemos y hacerlo más fácil.

Simplificando, el fútbolsala consiste básicamente a nivel colectivo, en dos cosas. Primero: cuando tienes el balón, debes ser capaz de pasarlo correctamente. Segundo: cuando te pasan el balón, debes ser capaz de controlarlo. Y curiosamente, podemos decir que el mayor esfuerzo en la cancha de fútbolsala 40×20 es correr diez veces el contrataque sin que te la pasen hasta que el pasador aprende a pasarla.

En otro aspecto del juego, buscando esa simplicidad eduquemos al jugador que desmarcarse no es relacionarse para el que tiene el balón, sino para el que lo va a recibir. El fútbolsala ofensivo del futuro va a depender de que los jugadores sepan desarrollar este criterio: la mayoría de los jugadores se desmarcan para el que tiene el balón. Pocos se desmarcan para el que va a recibir. Por tanto, dejemos de repetir el ejercicio, busquemos ejercicios que repitan el gesto.

“En el fútbol base hay que convencer a los jugadores que las LINEAS DE PASE tienen muy poca duración. Tienen caducidad” Mikel Etxarri

La DISTANCIA no se mide en metros, sino en posibilidad de RELACIÓN. Estando cerca se puede estar lejos. Estando lejos se puede estar cerca… Si te quedas cerca de tu compañero, cuando te pase la pelota, el rival que lo marca a él, te ataca a ti.

La importancia de jugar con los ritmos. El concepto de jugar con ACELERACIONES-DECELERACIONES y la importancia del lenguaje corporal. “Si deceleramos, la defensa se relajará, ahí es el mejor momento para REATACAR”. Correr más o menos es la consecuencia de jugar de una manera u otra, pero jamás será la causa de ganar, empatar o perder”

La forma del genio es la simplicidad.

El juego es un horizonte sin caminos obligatorios“. Rodrigo Vicenzi

Entrenar es cambiar y competir es repetir. No entrenas para no fallar. Lo haces para corregir rápido. Si no fallas, no corriges. Si no corriges, no progresas. Compites para acertar. No me importa si jugamos rápido. No me importa si jugamos lento. Me importa si jugamos siendo Eficientes.

Buscamos la efectividad de las sesiones de entrenamiento. Tanto cuando se da como cuando no, entrenador y jugadores se regulan entre sí combinando razón y sentimientos. Por ello es básico definir en un equipo cuál es la calidad de las relaciones afectivas que se entablan en él. Una de las mejores cosas que todo entrenador podemos aprender a hacer, es decir lo correcto, de la manera correcta, en el momento correcto. 

Retos de entrenamiento:

  • Eficiencia: capacidad de lograr algo con la menor pérdida de tiempo y esfuerzo
  • Optimización: hacer el mejor y más efectivo uso de los recursos

La dificultad no siempre está en saber “lo que hay que hacer” (seguramente hay muchas maneras), sino en el “cómo hacerlo” (teniendo en cuenta aspectos de tipos psicosocial y no únicamente biológicos).

El que entrena para alcanzar su mejor versión (mirada fija al frente, velocidad punta, esfuerzo hasta el final y además lo disfruta) vs el que entrena para ganar al compañero y pasárselo bien (miradas continuas hacia el compañero en los momentos de más esfuerzo, no da el máximo).

Un equipo es un cúmulo de coincidencias – Laia Palau

Un partido de fútbolsala o una sesión de entrenamiento son sinónimos de adaptación y reorganización, de convivencia y de vida colectiva. Relaciones ¡

La nueva asignatura que tendría que darse en los cursos sería la EXIGENCIA IDÓNEA. ¿De qué va? Pregunta a los que entrenan. Nunca sacas 10. Inventamos muchos conceptos, pero creamos pocos criterios. Doscientos conceptos hablados, valen menos que cinco criterios ejercitados. Ejemplo, esto para ti son conceptos o criterios:

  • INTENSIDAD DESDE EL INICIO
  • JUGAR MÁS EN CAMPO RIVAL
  • DOMINAR EL SEGUNDO BALÓN
  • LATERALES MUY ALTOS
  • CERO QUEJAS
  • CIRCULACIÓN DEL BALÓN

Recuerdo oír en un clínic: “El fútbolsala es un juego de 5 contra 5 que se juega en una cancha de juego de menos de 20 cm: el espacio que hay entre tus orejas”. Opino lo mismo, el fútbolsala nace en la cabeza, no en el cuerpo. Miguel Ángel decía que pintaba con la mente, no con sus manos. Por eso se requiere jugadores inteligentes

Entrenar con distintas configuraciones de juego, en figuras geométricas genera contextos más adecuados para el jugador de fútbolsala. Fomenta: Diagonalidad, Jugar de cara, 3er Hombre, orientación corporal adecuada, triangulaciones, asociación Impar, ayudas constantes. Etc.

Victimismo vs Protagonismo

Aprendes cuando eres capaz de acertar regularmente bajo presión. En la alta competición, quien no soporta la exigencia, no merece el éxito. Para ser un competidor duro, debes entrenarte para sentirte cómodo con la incomodidad. La habilidad más difícil de enseñar a un jugador es hablar. Hablar viene primero del conocimiento y segundo de la confianza. Enséñeles qué decir diciéndoles por qué lo decimos. Hablar es una de las cosas más desinteresadas que un jugador puede hacer por su compañero de equipo. Hablar en defensa genera confianza. Hablar en ataque elimina algunos errores.

Todo jugador tiene el derecho de recibir la máxima cualidad del entrenador, esto nos da el derecho de pedir lo máximo a cambio. MESSINA

Ángel Aceña expone que los profesionales debemos intentar poner al alcance de los jugadores todos nuestros conocimientos y experiencia para su mejora y optimización. Ahora bien, dentro del 24/7, 3 horas día se controlan por nosotros, las restantes 21 horas …. implicación y compromiso individual!!!

Hace mucho escuché eso de “esfuerzo y ganas es el mínimo que debe dar un jugador” Hoy, a veces eres el malo por exigirlo…

Jugadores que:

Ven en la corrección de su entrenador una oportunidad, no una manía

  • Valoran en la recomendación del entrenador su preocupación, no el reproche

Descubren en la conversación con su entrenador su cercanía e interés, no una persecución

Postdata: ojalá la pasión no nos haga pensar en círculos, y aceptemos que tenemos ciertas limitaciones y que querer llegar a la perfección no son buenas compañeras de viajes… Y reconozcamos que la faceta más difícil de un entrenador es la comunicación, saber adaptar su orgullo y el mensaje de lo que quiere decir a 12/15 jugadores de la plantilla y manejar los egos.

Un buen entrenador es quien hace, no lo que quiere, sino lo que debe hacer.

 

 

 

 

Nada de lo que escribo es original. Tomo de cualquier lugar o pensamiento que resuene con inspiración o alimente mi imaginación. En cualquier caso, recuerdo siempre lo que dijo Jean-Luc Godard: “No es de donde sacas las cosas, es donde las llevas”. ————

Si algo me ha enseñado entrenar es entender que no puede darme capacidades que no tengo y a poner el foco en lo controlable. Salirnos de ahí solo genera frustración. Decir “No lo sé” o “no puedo controlarlo” y sobre todo sentirlo… nos hace mejores, en el fútbolsala y en la vida.

Crear una idea para tratar de controlar algo incontrolable, mediante proceso mecanizado, invisiblemente rígido, es muy diferente de estimular un contexto auto-dinamizado. 

Para saber Futbolsala no basta con aprender… Hoy es necesario desaprender y a veces, re-aprender. Para aprender se necesita inteligencia, para desaprender valor y honestidad. Cuanto más tiempo estás en esta profesión, más comprendes que no sabes nada. Siempre estás viendo cosas nuevas. Al darte cuenta de que lo que hiciste se queda viejo, debes cambiar. Y un entrenador que no cambia es un entrenador en peligro.

Futbolsala es PERCIBIR y DECIDIR. Un gesto técnico correcto, difícilmente puede ocultar una decisión equivocada. La experiencia es clave. Y como dijo Aniekee Tochukwu, “nadie te puede enseñar lo que no puedes percibir. Curiosamente soy de los que creen que los grandes misterios del deporte siguen siendo descubiertos por los grandes deportistas.

“Enfrentarse con valentía a un rival más fuerte es la lección para cuya enseñanza el deporte, como institución cultural, fue inventado”

  • Coetzee 

El protagonismo del jugador tiene que ser la base del aprendizaje para aprender a aprender.

El aprendizaje es resultado de lo que el jugador hace y piensa y solo de lo que el jugador hace y piensa. El entrenador solo puede promover el aprendizaje influyendo sobre lo que el jugador hace y piensa. Los jugadores deben adaptarse a su entrenador, PERO los entrenadores deben tener una mentalidad abierta sobre sus jugadores. Cada año y equipo trae nuevos desafíos y una nueva dinámica. Debemos estar dispuestos a cambiar y adaptar su intencionalidad táctica. Tienes que entrenar a los jugadores que tienes, no a los jugadores que desearías tener.

En las sesiones magistrales del profesor Paco Seirul·lo, director del área de metodología del entrenamiento en el Barça, siempre se escucha una frase que retumba en las aulas: “Debéis esforzaros en construir un proyecto que permita a los jugadores que se enamoren del juego, que digan: esto es lo más bonito que hago en mi vida. No que se diviertan; que se enamoren, que es distinto”. Por lo tanto, lo importante no es el método, sino la forma de trasmitir y vivir cada una de las tareas. Entrenar con energía y pasión para jugar con energía y pasión. Por ello, uno de los desafíos más importantes para el entrenador es saber transmitir su idea de juego acompañada por la emotividad con la que trabaja en los entrenamientos con esto, el MdJ se irá fortaleciendo día con día.

  • IDENTIDAD: QUIÉN eres => Invariable
    IDEA DE JUEGO: QUÉ intenciones OF(3) / DF(3) => Versátil
    MODELO DE JUEGO (MdJ): CÓMO llevarlo a cabo => Adaptable 

“Se necesita un gran conocimiento para darte cuenta de tu propia ignorancia, aunque muchos prefieran pagar por entretenerse que por instruirse” (Robert Savage)

Paco Seirul·lo tambien asegura que las condiciones en las que se practican las tareas de entrenamiento, son las que determinan la virtual eficacia de los estímulos propuestos por el entrenador en la práctica, pues es lo que conduce a la autoconfiguracion de la estructura funcional del deportista.

Recordemos que la disciplina se mide en horas de trabajo, la concentración debe medirse en minutos y la superioridad en una competición se mide en instantes.

 

Tampoco debemos olvidar en el aprendizaje que no existe ninguna forma de rendimiento deportivo que se desarrolle sin el componente y el efecto recíproco de la coordinación (dependiente del aprendizaje) y de la condición física (dependiente de la adaptación) (Domínguez, 2009).

Otro apunte que quisiera destacar: de observar lo simple y lineal hemos de pasar a observar lo complejo: todo tiene que ver con todo y no sucede nada que no pueda suceder, pero las interacciones entre los jugadores son interacciones, no son acciones. Siempre oímos decir: esto es una acción del juego. No, no es una acción: es una interacción. Porque cuando yo hago una cosa sobre ti cambio cosas tuyas, y tu cambias cosas mías.

En el fútbolsala, las oportunidades de acción surgen de la complementariedad de las relaciones de los jugadores sobre la cancha de juego y, todo ello, en un entramado dinámico (Echezarra et al, 2004).

Un entrenador no solo es quien da respuestas, ni aquel que impone su saber, sino quien nos abre la puerta de la lógica y del conocimiento del juego. Un entrenador lo es por lo que sabe, pero sobre todo porque hace posible saber.

“Lo complejo es mucho más fértil que lo simple. Lo simple está sometido al principio de entropía, va siempre del orden al desorden. Lo complejo en cambio es capaz de generar orden a partir del caos”.
Antonio Escohotado

 

Las Tareas de Entrenamiento y sus Procesos Emergentes
✍🏽 Nuestro deporte es abierto y complejo y los Sistemas Complejos son un sistema formado por partes INTERCONECTADAS o interdependientes, a partir de las cuales EMERGE un comportamiento colectivo con propiedades distintas a las que se tienen por separado”nuestro objetivo de estudio es la organización viva y, por tanto, nuestro interés no se centrará en las propiedades de los componentes, sino en los procesos y relaciones entre los procesos realizados entre componentes.

Abordar el entrenamiento desde una visión compleja privilegia los vínculos, las relaciones entre los elementos teniendo en cuenta el entorno, por lo que es un punto de partida para la observación del juego y el diagnóstico de su método.

Cuando se proponga un ejercicio, la atención del entrenador debe destinarse a mejorar la interpretación personal que cada jugador realiza de los acontecimientos ambientales que le rodean. Si el jugador está más pendiente de entender la tarea que de jugar al fútbolsala es que algo estamos haciendo mal. Diseñar situaciones de repetición en el contexto de ejercicios que obliguen a diversificar las condiciones de ejecución, aproximándose a la situación de juego.

“la ciencia del juego es intuición exacta del momento oportuno” (Vernes, 1996)

Por ello, cómo entrenadores debemos conseguir que las tareas provoquen muchas veces el problema a resolver (objetivo). La calidad de la tarea reside en que ésto suceda con el menor número de normas/reglas/restricciones posibles.

¿Por qué? La experiencia me dice que cuantas más normas/reglas necesitamos para provocar comportamientos, menos tiempo pasa el jugador “pensando en el juego” y más “pensando en las normas/reglas”. Lo cuál reduce el aprendizaje real y la transferencia a la competición

Objetivos: 1- Fomentar autonomía y creatividad en el jugador a la hora de resolver problemas mientras JUEGA. 2- Diseñar tareas con varias soluciones a problemas provocados con pocas normas. Así, la carga cognitiva va enfocada a RESOLVER pero siempre en un mismo escenario: el juego

Por eso diseñar bien es tan difícil. Nuestro ego nos hace presentar tareas dónde: o el jugador se equivoca poco, cuando el error es nuestro arma más potente a la hora de aprender; o el jugador se equivoca mucho en contextos diferentes donde los errores se dispersan.

Repetir con repetir. No olvidemos que si repetimos elementos específicos de nuestro juego debemos siempre  variar el enfoque. Porque si sigo haciendo lo mismo una y otra vez, eventualmente el rival lo interpretará y te sorprenderá. Leí una cita sutil al respecto de Damian Farrow “cuando el entrenamiento diario se vuelve tedioso y aburrido, los jugadores se comportan como vacas vivas. Entran todos los días, se ordeñan y salen. Hay muy poca participación del jugador en el proceso”.

La única certeza en este juego es la incertidumbre. Por lo tanto, la “práctica perfecta” no es conos coordinados por colores o cero errores, es aprender a vivir y sobresalir en el caos de la competencia. El desafío es desarrollar jugadores que se adapten al cambio en lugar de depender de la rutina. En lugar de entrenarnos en la incertidumbre, el hábitat natural por el que discurre la competición, nos aferramos a lo que no existe: la seguridad. Nada resulta + dañino para una competición que la previsibilidad, pues ataca la esperanza de ser sorprendido (la incertidumbre es necesaria).

¿Entendemos la variabilidad? La variabilidad no es una adición descuidada de disturbios a un movimiento o habilidad. Al igual que la habilidad original, debe tener un propósito y, eventualmente, consolidarse en la entrega subconsciente de esa habilidad cuando se le solicite.

Mis mentores me mostraron a través de sus acciones que los entrenadores facilitan el aprendizaje no con sus instrucciones, sino con sus sesiones bien diseñadas. Los entrenadores no enseñan creatividad sino que la nutren. Fui testigo de cómo jugaban al ajedrez con sus jugadores mientras los empoderaban para ser más que peones.

También, usar el lenguaje correcto es muy importante al transmitir ideas / conceptos. No importa cuánto sepa, si no puede comunicar sus pensamientos, es mejor que no sepa nada. Creo que demostrar y atraer la atención de los jugadores a ejemplos, con explicaciones (preguntas guiadas, etc.) es más importante que un lenguaje específico. El lenguaje puede cambiar de un entorno a otro; la acción y el razonamiento / lógica / concepto detrás de él no lo harán.

Cada jugador debe tener una idea de cómo funciona el conjunto y un buen entrenador deberá saber transmitir esta idea general para que el jugador sepa dónde encaja, cuál es su contribución y qué relación tiene con aquellos con los que interactúa. En aprendizajes de tareas que requieren de un cambio conceptual, el método de descubrimiento puede ser más efectivo siempre y cuando esté pautado y guiado por el entrenador, lo que se denomina “descubrimiento guiado”.

Provocar que el jugador eficaz sea aquel que es capaz de identificar en cada tarea las modificaciones del entorno de competición y adaptar su actividad motriz a las condiciones a las que se ve sometido. Nunca tienes tanto talento que puedes ignorar los fundamentos. Una vez que “lo haya logrado”, aún necesita trabajar en sus fortalezas y evaluar críticamente su juego para convertir sus debilidades en fortalezas. ¡El proceso termina cuando terminan los deportes!

Si jugamos a que los jugadores tengan que leer y reaccionar no puedes dar 10 opciones diferentes, con 3 opciones es bastante. Hay que llegar al punto en que jueguen sin que se note que están pensando. Es clave en momentos concretos del juego no parar el balón. Recibir y saber ya si hay que controlar el balón, pasar, regatear, conducir o chutar. Los jugadores que más mejoran tienen: autoconciencia para comprender su debilidad y la humildad para aceptar y hacer algo al respecto.

“Los jugadores inteligentes anticipan. Los jugadores poco inteligentes reaccionan. Siempre. Si piensas más rápido, siempre eres más rápido en el campo. Si reaccionas, siempre llegas demasiado tarde. Sepa lo que va a pasar, no lo que ya sucedió”.

  • Peter Bosz (Guardian, 2017)

Empezamos a que aprendan el juego sin balón. Y los primeros ejercicios son de lectura del defensor y contacto. Ya llegará la ocupación de los espacios. Primero: APRENDER A LEER AL DEFENSOR.

Otro apunte, a mis jugadores les decía que tener una mentalidad competitiva y mayor esfuerzo en la cancha de juego es correr diez veces el contraataque sin que te la pasen hasta que el pasador aprende a pasarla. No se debe enseñar el PASE difícil, menos explicarlo. Lo que se debe saber es que en las acciones de juego el rival genera el espacio a través de sus movimientos. Aparece solo. Aprovéchalo.

A la mayoría de los jugadores les gusta más tener un balón en sus pies que defender, pero quizá el problema sea que, como entrenadores, no sabemos motivarles para que vean la defensa como una oportunidad de recuperar el ansiado balón… Si en algo debemos profundizar es en el trabajo defensivo. Para mejorar el ataque, es necesario que en los entrenamientos se den situaciones que permitan la CREATIVIDAD. Esto se consigue con defensas que busquen forzar errores… Que PERMITAN QUE PASEN COSAS¡

Los equipos exitosos continúan buscando un equilibrio entre ser efectivos en el contraataque y recuperar el balón rápidamente para defender / prevenir el contraataque. Se enfocan en ser efectivos en los 2/3 segundos posteriores a la victoria o pérdida del balón.

Respecto a la toma decisional, gira en torno a una serie de preceptos: el balón (poseedor), los compañeros (ayudas), el espacio/rival y, por último, en qué lugar de la cancha de juego nos encontramos, independientemente del modelo de juego o la estructura plasmada en la cancha de juego. FútbolSala no es una sucesión de jugadas (…)

➝ ¿Dónde está ⚽️?, y en qué situación?
➝ ¿Dónde están los oponentes?
➝ ¿Y nuestros compañeros?
➝ Distancia entre ⚽️, oponentes, compañeros (…)

• Y cuando ⚽️ cambia de sitio, es una nueva situación…

Los equipos cuyos jugadores se ordenan con base al balón son mucho más complejos que aquellos donde sus jugadores sólo actúan en una zona determinada de juego que el entrenador considera que es su zona de acción exclusiva.

Concluyendo, un buen entrenador es quien hace, no lo que quiere, sino lo que debe hacer. Os transmito unas pautas de unos de mi referentes del aprendizaje de los deportes de equipo Gabo Laiza y de otros entrenadores…

  • Es fácil obtener ventajas en Futbolsala, lo difícil es saber aprovecharlas. El dominio del espacio en todas sus vertientes es una capacidad fundamental para el juego. Toda actividad táctica se articula a partir de las ubicaciones de los jugadores en espacios concretos y sobre distancias o espacios a recorrer. (J. Antón)
  • Que el jugador tenga la capacidad y libertad de decidir. Y debe saber qué quiere provocar el entrenador con cada situación.
  • Involucrar ofensiva y defensivamente a la mayoría de los jugadores.
  • Potenciar virtudes de los jugadores no solo iniciales, sino guiar a la optimizan de cualidades que creemos que en el futuro pueden y deben tener.
  • Crear sentimiento de pertenencia a un grupo, a una idea de juego y a una filosofía: al espíritu colectivo, a la presión intensa y al repliegue rápido… LA LOCURA.
  • No esperar el error del rival, tratar de ser nosotros los responsables de que los oponentes yerren.
  • Incorporar conceptos de táctica colectiva no estructurados, semi-estructurados y estructurados, de manera que el jugador alcance una cultura y bagaje del futbolsala amplios.
  • El modelo de juego, no es el posicionamiento de los jugadores sino la forma en que se relacionan entre sí.
  • Incorporar hábitos en el jugador que vayan en relación con nuestra idea del juego: generosidad, valentía, alegría, solidaridad, esfuerzo,..
  • No negociar 1×1 en buenas disposiciones: si es una buena decisión la premiamos, sea el segundo 5 o en el segundo 24
  • Aprovechar los 40 x 20 m de cancha de juego para ser un incordio y no relajarnos nunca: ofensiva y defensivamente. CORRER. NO PARARSE. O AL OPONENTE.
  • Si quieres aumentar la velocidad del juego de tu equipo, tendrás que desarrollar mentes más rápidas que pies más rápidos.
  • Que todos los jugadores se sientan protagonistas
  • Diferenciar los comportamientos, normas, principios y conductas en función de las fases del juego: contraataque, transición ofensiva, ataque posicional, balance defensivo, transición defensiva y defensa posicional. Sin olvidar las ABP.
  • Incorporar conceptos que el jugador adquiere como propios y le permitan no estar parado en ningún momento, facilitando acciones del jugador con balón, acciones propias o facilitadoras de recepción y control del balón.

La manifestación táctica del fútbolsala no cabe en una foto, en un fotograma o en un vídeo de 1 minuto. Lo trascendente no se ve tan fácilmente y lo que no importa brilla con una luz que no merece. Aculturación de análisis y analistas en medios y en foros que no transmiten lo que deberían.

Hay una idea errónea sobre el trabajo en equipo. El trabajo en equipo es la capacidad de tener diferentes pensamientos sobre las cosas; es la capacidad de discutir y ponerse de pie y decir en voz alta y fuerte lo que sientes. Pero al final, también es la capacidad de adaptarse a lo que es mejor para el equipo, porque el gran liderazgo implica tres cosas: la capacidad de darse cuenta de cuándo estás equivocado, la voluntad de aprender de ella y el deseo de cambiar de rumbo si es necesario.

En todos los años de investigación, el objetivo nunca ha cambiado. “¿Cómo puedo agregar a lo que ya he aprendido y seguir ampliando el espectro del conocimiento?” No tenemos respuestas, solo interrogaciones: Rafael Pol se pregunta“¿Por qué se entrena la técnica en ausencia de fatiga? ¿Por qué entrenar la táctica intentando eliminar la fatiga? ¿Por qué valorar la resistencia de forma aislada al juego? ¿Estamos entrenando la técnica para el minuto 1?”. La propuesta es seducir a los jugadores y que recuperen la pasión y vuelvan así al juego intencional. Y dejar el pasar por pasar para que con el pase pasen cosas.

Empuja, …